Review Immortals: Fenyx Rising

Presentado oficialmente en primera instancia el año 2019 bajo el nombre de God and Monsters y basado en la mitología griega, Ubisoft Quebec –mismo equipo de Assasins Creed Odyssey– ha logrado crear un juego que atina perfectamente en todos los componentes básicos para hacer un juego entretenido, con bastante exigencia y con un mundo abierto que sorprende, se trata de Immortals: Fenyx Rising, el que ya se transforma en una de las sorpresas de fin de año.

Título
Immortals: Fenyx Rising
Consola
Nintendo Switch
Desarrollador
Ubisoft Quebec
Fecha de lanzamiento
3 de diciembre de 2020

Zeus y Prometeo son los encargados de narrar la historia de Fenyx

La historia parte con Zeus manteniendo captivo a Prometeo, pues este ha robado el fuego, pero poco a poco la historia va cambiando, pues es Tifón el titán que se ha escapado de las manos de Zeus –quien lo mantenía captivo en Tártaros–, y ambos dioses hacen una apuesta, donde Prometeo asegura a Zeus que un humano puede ser la salvación. Así empieza la historia de Fenyx, quien es el o la encargada (según elijamos el sexo del personaje) de liberar a los 4 dioses para salvarnos de la amenaza de Tifón. Todo esto narrado por los mismos dos personajes del principio, quienes con su sentido del humor, hacen muy agradable el progresar en el juego.

Immortals empieza con una escena donde se nos cuenta la historia de Fenyx, y desde ahí nuestro personaje principal empieza la aventura en la Isla Dorada, pues su familia ha sido convertida en piedra y Fenyx el o la última sobreviviente de su clan, más tarde averiguaremos por qué.

En su aventura, Fenyx tiene que primero que nada, conseguir armas, armadura, materiales y distintos objetos que nos harán más fuertes, nos permitirán hacer pociones curativas, de stamina, disparar flechas, hacer doble saltos en el aire y hasta volar.

Todo esto está contado con un humor que hace que la aventura sea muy entretenida, y muy fiel a la realidad, pues las menciones a personajes como Hermes, Hefesto, Afrotida, Ícaro, Dédalo, Hera y hasta la guerra de Troya son referenciadas en el juego y narrada por Zeus y Prometeo en su propio estilo.

Parecidos con Breath of the Wild pero con su propio encanto

Una de las críticas más importantes que se le hacían antes de salir al juego era que su parecido con Breath of the Wild era muy evidente, pero puedo decir con confianza que si bien muchos de los puntos básicos son los mismos, ambos juegos no se sienten parecidos.

De partida nos encontramos con distintas misiones que saldar y que nos serán avisadas en la pantalla principal en la parte superior izquierda, con un sistema de navegación por mapas que está súper bien logrado, pues es bastante intuitivo. Todas estas misiones pueden ser un poco monótonas al principio, pues nos demoramos bastante en ir de un lugar a otro, pero a medida que avanzamos nos encontramos con la velocidad de Hermes o las alas de Dédalo para planear que hacen esto mucho más simple, y realmente el juego da mucho que hacer en su mundo abierto.

Por ejemplo, podemos encontrarnos con muchos animales, los cuales si nos acercamos agachados, podremos domar, dándonos acceso permanente a este tipo de monturas cuando lo necesitemos, pues solo tendremos que mantener presionado X para llamarlas. Esto puede ser muy útil cuando estamos acorralados de enemigos en el mapa y necesitamos salir rápido del problema, o cuando queramos ir de un lugar a otro sin gastar demasiado tiempo.

Lo que si puede ser un poco molesto es el sistema de stamina que tenemos en el juego, pues tenemos un límite de cuanto podemos escalar, correr o volar antes que se nos agote, lanzándonos al vacío o haciéndonos caminar muy lento, algo que puede fastidiarnos en algún punto. De todos modos, podemos ir incrementando nuestra resistencia conforme recolectemos rayos de Zeus de los distintos cofres dorados de las Cámaras del Tártaro.

Dicho lo anterior, si bien el sistema de juego en mundo abierto tiene algunas limitaciones visuales comparado con versiones de otras plataformas, la experiencia es muy amena, las misiones son bastantes y las posibilidades de personalización del personaje son también bastante únicas, las vistas son placenteras y tenemos demasiados lugares por recorrer pudiendo perdernos por horas solo buscando distintas frutas, hongos, recolectando cofres pequeños y montando animales.

Un sistema de combate bien logrado

Desde el principio, se nos advierte que los enemigos a derrotar en la Isla Dorada son bastantes, y el juego no defrauda en este aspecto, pues apenas iniciado podemos encontrarnos con nuestras primeras armas, las cuales irán cambiando con el tiempo.

No solo animales son los que tendremos que derrotar, pues si bien puede que solo veamos osos, lobos y jabalíes en un principio, luego podremos ver como se les unen cíclopes, arpías, cancerberos, y hasta algunas criaturas míticas como Medusa o Hidra son las que tendrán que hacernos frente para poder derrotarnos.

Al principio se nos darán a conocer nuestras dos principales armas, la espada de Aquiles y un hacha, las que podremos mejorar con el uso de los materiales que consigamos en batalla y monedas de Caronte que conseguiremos en desafíos de Ulises, rompecabezas y cofres aleatorios.

El sistema es intuitivo, y con solo presionar los botones R y ZR podremos usar hasta 2 armas a la vez en combate, con un sistema de combos que incluso nos recompensará si es que acertamos una seguidilla de ataques sin tomar daño. También podemos lanzarles rocas con magnetos, lanzar flechas en fuego o acercarnos sigilosamente para realizar ataques certeros que harán mucho más daño de lo normal.

Por si fuera poco, tenemos incluso al posibilidad de hacer esquives perfectos a los ataques de los enemigos presionando el botón Y, lo que nos abrirá una ventana para atacar sin preocupaciones por un tiempo limitado y así derrotar más rápidamente a nuestros enemigos.

Los enemigos finales pueden ser un verdadero desafío dependiendo de la dificultad en la que estemos jugando, así que es recomendable estar siempre pendiente de las mejores que podemos hacer a las armas o habilidades divinas para no pasar zozobras con algunas batallas como la de Aquiles al principio, que es bastante desafiante.

Hay mucho que hacer en la Isla Dorada

Como mencioné anteriormente, el sistema principal de juego es el de lograr misiones haciendo uso de nuestro mapa para poder avanzar en la historia y derrotar a Tifón, pero hay mucho que hacer además de eso.

Por ejemplo, podemos ir en busca de las decenas de cofres dorados que tenemos en la Isla Dorada que nos pueden dar armaduras y armas, y que necesitarán de nuestra astucia para poder ser abiertos, pues no solo podremos obtenerlos mediante combate directo, si no que tendremos que resolver también algunos puzzles interesantes. También tenemos distintos desafíos como hacer carreras de Ulises que consisten en ir de un lugar a otro muy rápido, tocar la lira o simplemente resolver rompecabezas de 4 piezas.

Hay algunos cofres que son más difíciles de acceder y menos entretenidos, como por ejemplo aquellos que involucran tocar la lira como mencioné antes, pues muchas veces memorizar las melodías se hace tedioso y necesitaremos de una buena memoria, o bien usar nuestro teléfono para reproducir algunas melodías, pero los demás son mejores y mucho más divertidos de logar conseguir.

Los cofres de los puzles de las mazmorras –que en este juego se llaman Cámaras del Tártato– presentes en la isla son muy variados, y se agradece, pues podemos en un momento estar levantando piedras con un magneto de un lugar a otro, y en el próximo minuto estar disparando flechas de Ulises en el fuego para poder encender las llamas de un fuego difícil de acceder con un flechazo normal. Eso sí, podemos llegar a marearnos con la cantidad de cámaras a las que podemos acceder y todos los puzles que debemos sortear.

Si no eres un jugador con paciencia y que va a mirar con detalles toda la extensión de las mazmorras, puedes llegar a sufrir con el juego, pues la verdad la primera parte del mismo está llena de puzles, hay que encender cálices de fuego, llevar bolas a su lugar de posada, encender luces y activar mecanismos, todos ellos con una mezcla de plataformas que elevan su dificultad. Así que a armarse de paciencia.

También podemos recolectar Monedas de Caronte, las que nos permitirán desarrollar nuevas habilidades –esto es muy importante de subrayar–, y hasta podemos recolectar ambrosía que nos permitirá aumentar nuestra barra de salud para que no tengamos tantos problemas para derrotar a nuestros enemigos.

Como consejo, cuando nos quedemos sin cosas que descubrir en el mapa, podemos hacer un viaje rápido a algún lugar alto del mapa como el Salón de los dioses y desde ahí activar la visión de Lince manteniendo apretado el joystick derecho para poder descubrir más lugares, pues el juego nos avisará que están ahí mediante un sonido o vibración para que presionemos ZR.

Gráficamente placentero en Nintendo Switch

Como mencioné antes, esta unidad de review ha sido desarrollada específicamente para Nintendo Switch, y me agrada decir que si bien tiene limitaciones gráficas comparándolo con sus hermanos de PlayStation o PC, el juego funciona muy bien.

No pudimos notar ninguna caída de frames demasiado exagerada, que pudiera convertir nuestra experiencia en una desagradable, y si bien en algunos momentos podemos tener algún que otro bajón, solo es por fragmentos de segundo.

Eso sí, la versión de Switch es menos viva que la de PC, y se nota en los mapas, donde tenemos bastante más niebla a la hora de explorar lugares nuevos.

Veredicto

Immortals: Fenyx Rising salió al mercado con un manto de dudas debido a su naturaleza de juego muy parecida a Breath of the Wild, y la verdad es que en nuestra experiencia, la comparación es injusta, pues Nintendo es una empresa con muchos mas desarrolladores y presupuesto que Ubisoft Quebec. Ahora bien, si eres fanático de dicho juego, Fenyx Rising no te defraudará tampoco.

Lo que si nos ofrece el juego es un mundo abierto con mucho, mucho contenido que explorar, rivales que vencer, animales que domar, objetos que recolectar y mazmorras que sortear, en una experiencia de lo más placentera.

Con un sistema de combate parecido a Assasins Creed Odyssey, una narración que es de los puntos más altos del juego gracias a Zeus y Prometeo, el juego no solo nos logra enganchar, si no que al mismo tiempo nos enseña de mitología griega y de criaturas míticas.

Dicho lo anterior, no podemos hacer más que recomendar completamente el juego, pues entre más lo jugamos, más ganas nos dan de seguir explorando, conseguir rayos de Zeus, ambrosía, monedas de Caronte y vencer enemigos. En resumen, tenemos horas y horas de entretención que hacen que el juego valga totalmente la pena su precio.

Immortals: Fenyx Rising está disponible desde este 3 de diciembre para Nintendo Switch, PC, PlayStation 4, PlayStation 5, Stadia, Xbox One y Xbox Series X con un precio de USD $59.99.


Más noticias
Review Fibra óptica hogar de WOM