Review Watch Dogs: Legion

Introducción

Cómo olvidar aquella E3 del año 2012, en donde todos vimos ese gameplay de la primera entrega de Watch Dogs. Lo que se vio, sin dudas, nos dejó a todos asombrados: un tremendo mundo abierto ambientado en la ciudad de Chicago, en donde teníamos control de prácticamente todo, y por supuesto, como guinda de la torta, unos asombrosos gráficos que prometían ser el nuevo estándar en la industria.

Por supuesto, todos sabemos lo que ocurrió. El juego sufrió de un downgrade gráfico tremendo, y la jugabilidad e historia, que si bien no eran malas, ciertamente no era lo mejor de lo mejor. De todas maneras, el juego fue un relativo éxito. Por algo obtuvimos una segunda entrega (Watch Dogs 2), y ahora también una tercera, que viene a expandir aún más el universo de esta saga.

Lo que nos convoca hoy es esta tercera entrega: Watch Dogs Legion, que esta vez se ambienta en la ciudad de Londres, con una trama que, aunque totalmente ficticia, igual te hace pensar si es que realmente puede ocurrir en la vida real.

Sin nada más que agregar, comencemos:

Título
Watch Dogs: Legion
Plataforma
Playstation 4, Playstation 5, Xbox One, Xbox Series X/S y PC
Desarrollador
Ubisoft Toronto
Fecha de lanzamiento
29 de octubre de 2020

Historia

Partamos de inmediato con la trama e historia — sin spoilers, por supuesto.

Watch Dogs: Legion continúa con la historia del grupo hacktivista DedSec, esta vez en su filial del Reino Unido. En esta oportunidad, eso sí, no tenemos un personaje principal, sino que podemos utilizar literalmente cualquier NPC que esté en la calle (sobre esto hablaré más adelante, en la sección de gameplay), por lo que la historia avanza independiente del personaje que estemos utilizando.

La trama es bastante interesante. Básicamente, consiste en la lucha de DedSec por liberar a Londres de un grupo paramilitar — Albion — que tomó el control de la seguridad de la ciudad, en reemplazo de los policías. ¿El motivo? Un atentado terrorista que supuestamente DedSec cometió, y que los segundos no pudieron prevenir ni controlar, a pesar de toda la tecnología disponible.

Es ciertamente un mundo distópico, en donde la tecnología y el estricto control de las autoridades pasan a llevar las libertades personales. No lo niego, el impacto de la trama es tal, que a veces uno tiende a preguntarse si es que es algo que realmente podría pasar en verdad.

Dejando ese pequeño desvío de lado, Watch Dogs: Legion cumple con dejarte interesado en la trama desde un principio, sin embargo, no creo que lo hace tan bien a la hora de retenerte.

Las misiones son algo aburridas, pues muchas son de un formato bastante similar: ir hasta un lugar específico del mapa, infiltrarte, quizás pelear con alguien, conseguir información, y luego escapar. Me habría gustado algo más de variedad en ese aspecto.

Ahora, es cierto que todas las misiones las puedes hacer de distintas maneras. ¿Quieres pasar completamente desapercibido?, ¿Infiltrar un pequeño robot araña para que tu personaje no entre al reciento?, ¿O eres más de acción? La elección es tuya. De nuevo, esto es algo que tocaré más a fondo en la sección de gameplay, pero creo que esta es una de las principales bondades de este juego.

También hay misiones secundarias, que nos sirven para ir revelando aún más la trama detrás de esta historia, o bien, si necesitas hacer algo de dinero extra para comprar cosas cosméticas, puedes hacer de repartidor de encomiendas.

En cuanto a personajes, tenemos altos y bajos. Por un lado, tú no generas ningún tipo vínculo con tu propio personaje — porque básicamente puedes usar a cualquier persona que camine por la calle —. Ahora, Ubisoft compensa esto con permitir al jugador activar un modo “perma-death”, el cual hace que cualquier miembro que muera no pueda volver a ser utilizado. Como podrán imaginarse, no es algo que sea realmente efectivo como para que creemos un vínculo con este, pero algo es algo.

Se puede decir que el personaje principal es el grupo, DedSec. Hay algunos miembros notables, que te van ayudando o guiando a medida que avanza la historia, como Bagley — un sistema de inteligencia artificial — y Sabine, una de las dirigentas de DedSec en Londres. Pero fuera de eso, no es como que uno le “agarre cariño” a los personajes, y en ese aspecto, creo que es uno de los puntos más bajos de este juego.

Creo que me estoy alargando un poco. Pasemos ahora a ver cómo es la dinámica de este juego.

Gameplay

Comencemos de inmediato con los personajes que podemos utilizar, que es probablemente lo más entretenido e interesante de este juego. Literalmente, podemos utilizar a cualquier persona que se encuentre caminando por las calles de Londres.

Ahora, obviamente no es llegar y seleccionar a cualquier persona. Hay que reclutarlos para DedSec, y para que eso ocurra, debemos hacer alguna misión o tarea que ellos nos pidan.

Naturalmente, existe una gran variedad de personajes con distintas habilidades y herramientas. Esto es importante, pues esa variedad es la que nos permite jugar las distintas misiones de varias maneras. Muchas veces me pasó que no podía avanzar en una porque se ponía muy complicado, por lo que resolvía retirarme del lugar y cambiar a un personaje que sea más adecuado (con mejores armas, o mejor sigilo, etcétera).

La idea es tener varios operatives reclutados, porque algunos tienen habilidades “pasivas”, como por ejemplo, hacer que el resto pase menos tiempo en la cárcel, en el hospital, etcétera. Y sí, cada vez que te “matan” o te arrestan, pierdes la posibilidad de utilizar ese personaje durante una determinada cantidad de tiempo. Incluso hay algunos que mueren para siempre.

Hay varias herramientas disponibles para utilizar, como un robot-araña o un sistema que nos hace temporalmente invisibles, ideal para poder infiltrarnos en algún lugar sin ser detectados.

Por supuesto, la temática central del juego se da en torno al hackeo. Prácticamente todo es hackeable: autos, drones, cámaras de seguridad, los teléfonos de otras personas, y un largo etcétera.

Esto, junto a las distintas habilidades y herramientas de los personajes, hacen posible que las misiones y tareas del juego puedan ser abordadas de distintas maneras. Lo mejor de todo es que todos estos hacks y herramientas pueden ser mejoradas, por lo que a medida que vamos progresando en el juego, se expanden aún más las posibilidades.

Ahora, es importante mencionar que todos estos cambios que realicemos solamente se pueden hacer mientras no estemos en una misión — o mejor dicho, dentro del área que involucra una misión o una zona prohibida. Así que si quieres hacer un cambio de estrategia en mitad de la misión, no podrás hacerlo a menos de que mueras o te salgas del área.

Por último, y volviendo al tema de los personajes, en un principio no podrás reclutar a todas las personas que vayas encontrando en la calle. De hecho, muchas veces te puede aparecer que no es posible reclutarlo porque la persona odia a DedSec o porque trabaja para los grupos antagónicos.

Lo bueno es que a medida que uno avanza en la historia, uno puede ir cambiando la percepción de la ciudadanía con respecto a DedSec. ¿Cómo?, bueno, esto nos lleva a la siguiente sección de esta review: la ciudad.

Recorriendo Londres

La capital de Inglaterra y el Reino Unido será nuestro campo de juego en esta oportunidad, ofreciéndonos una gran cantidad de espacio para recorrer, y cómo no, incluyendo las clásicas locaciones de esta ciudad, como el Big Ben, la Torre de Londres, Piccadilly Circus, etcétera.

Londres es una ciudad extremadamente grande, y obviamente el juego solamente recoge la zona céntrica — Central London — como el entorno jugable. Aún así, el mapa es grande, y uno se tarda sus buenos minutos en recorrerla de punta a punta en vehículo.

La ciudad en sí creo que está muy bien conseguida. La ambientación del juego le otorga un carácter moderno, propia de la temática del mismo, pero a la vez descuidada, lleno de basura y de rayados, característica presente por el (des)gobierno de Albion en la ciudad. Además, está llena de vida, con varios peatones y vehículos circulando a la vez.

El Londres de Watch Dogs: Legion está divido en 8 municipios, obviamente todos inspirados en los de la vida real. Como se podrán imaginar, esta división está hecha para que nosotros podamos volver a tomar el control (o más bien, hacer que Albion pierda el control) de la ciudad.

¿Se acuerdan cuando les dije que nosotros podemos ir cambiando la percepción de la ciudadanía con respecto a DedSec? Bueno, a medida que vamos “capturando” los municipios, la gente va mejorando su actitud con nosotros. Para hacer esto, hay que eliminar los principales puntos de publicidad de Albion — usualmente ubicados en lugares icónicos, como en el Palacio de Buckingham —, ayudar a las personas que estén bajo arresto, conseguir evidencia en contra de Albion, etcétera.

Para recorrer la ciudad, podemos optar por hacerlo a pie, en vehículo, o utilizando un viaje rápido.

El sistema de viaje rápido me parece muy bien pensado, pues aprovecha el metro como los puntos a donde podemos viajar. Las estaciones del tube están distribuidas por toda la ciudad, e incluso algunas mantienen su nombre original, aunque, eso sí, solamente podemos acceder hasta el área de los torniquetes de cada una.

En cuanto al transporte vehícular, aquí tenemos a disposición cualquier vehículo que transite por la calle, y bueno, si queremos, también podemos usar un drone de carga que a veces pasa por el cielo.

En este juego es muy fácil manejar, obviamente no es ningún tipo de simulador, pero no es mi favorito dentro del segmento de los juegos de mundo abierto. Si queremos, está la opción de activar un piloto automático si es que tenemos un punto marcado en el mapa.

Para cerrar este apartado, hablemos sobre el movimiento de nuestro personaje.

Cada vez que inicio Watch Dogs: Legion, no puedo dejar de pensar en los Assassin’s Creed anteriores a Origins. Porque sí, el sistema de controles es extremadamente similar a los que venían en esos juegos, con la única diferencia de que aquí no hay parkour. Para mí es un agrado, pues estoy acostumbrado a esos controles.

Aquí tenemos la opción de caminar o correr, así como también agacharnos para poder avanzar con mayor sigilo. Mi único problema, es que por algún motivo el personaje no puede saltar (solamente cuando hay que pasar algún obstáculo).

Gráficas y rendimiento

Nosotros estamos probando Watch Dogs: Legion en su versión de PS4, y como se podrán imaginar, no se ve tan bien.

Por supuesto, esto era algo esperable. Este juego ya está hecho para la nueva generación de consolas, por lo que obviamente los esfuerzos de Ubisoft van a estar para optimizar sus nuevas entregas con mejores texturas, gráficas, y general, una mejor calidad visual.

De todas maneras, el juego en PS4 se ve decente, pero no está ni cerca de cómo se puede llegar a ver en las nuevas consolas de Sony y Microsoft, así como también en PC. Además, si cuentas con estas consolas, o con un PC/laptop con una tarjeta gráfica RTX de Nvidia (o su equivalente de AMD), puedes activar Ray Tracing, mejorando aún más la calidad visual del juego.

A estas alturas, también es de esperar que los tiempos de carga sean algo lentos, sin embargo, no los encontré tan exagerados en este juego. De nuevo, con un SSD en parte esto se soluciona, algo que solamente encontrarás en PC y en las nuevas consolas.

Al menos el juego es estable en PS4. Muy pocas veces note bajadas en los cuadros por segundo, y estas ocurrían en momentos donde hay mucha acción. Esto es destacable, considerando que el mapa es relativamente grande, y siempre hay muchas cosas pasando al mismo tiempo (peatones, vehículos, drones circulando, etcétera).

Tampoco me encontré con muchos bugs, y el único “grave” que hay, es que el juego se crashea cada vez que quiero ir al menú principal.

¿Vale la pena?

La verdad es que no sabía que esperar para este juego. Por un lado, encontraba llamativo el concepto de poder utilizar a cualquier persona que va por la calle (y que además estaría ambientado en Londres), pero por otro, no me gustaron tanto las otras dos entregas. En suma, creo que eran algo bajas, pero a la vez, estaba interesado.

El juego definitivamente superó mis expectativas, y lo digo especialmente por la jugabilidad. Es muy entretenido jugarlo, esto gracias a la gran cantidad de personajes que podemos utilizar con sus variadas habilidades y herramientas. Me entretuve bastante probando las distintas maneras con las que podía abordar una misión, o simplemente haciendo un poco de caos en las calles londinenses.

Si bien la narrativa no es de las mejores, creo que la trama y la ambientación están muy bien conseguidas, especialmente Londres, que lleva aun más allá ese particular look de la ciudad que mezcla lo moderno con lo más clásico de la era victoriana, agregándole un toque más distópico — más cyberpunk, con calles muy descuidadas, con rayados, con gente capturada como rehenes por parte de la policía, y por supuesto, todo mezclado con los últimos avances en tecnología.

¿Lo recomiendo? Si quieres pasar un buen rato mientras juegas, claro que sí, totalmente recomendado. Sin embargo, si ya estás considerando comprar — o si ya lo hiciste — una Playstation 5 o una Xbox Series X/S, te recomiendo a que esperes a que te llegue la consola, porque honestamente no pagaría los 60 dólares por el juego completo en la ahora old-gen.

Creo que este juego se puede disfrutar aún más con la mejor experiencia gráfica que te ofrecen estas nuevas consolas o PC, porque en verdad se ve maravilloso, además que obviamente obtendrán el beneficio de tener mejores tiempos de carga, y una experiencia de juego más fluida, gracias al mayor framerate soportado por estas consolas.

Más noticias
Review Assassin’s Creed Valhalla