¿Qué son los paneles Mini LED y Micro LED?

En Pisapapeles ya hemos explicado algunos de los distintos tipos de paneles que existen en el mercado. De hecho, tenemos una guía en la que se describieron las distintas opciones que existen en la industria móvil (algunos de los cuales obviamente también aplican para televisores, monitores, y otros). Si bien esta guía ya tiene su buena cantidad de años, sigue estando vigente aún.

Hace unos cuantos meses atrás también comentamos sobre las tecnologías que usa Samsung en sus televisores, particularmente sobre Crystal UHD y QLED, que en el fondo son como variaciones de un panel LED. Por supuesto, quedan totalmente invitados a leer esas guías.

Lo que nos convoca hoy son los dos nombres “nuevos” en el mercado de los paneles: Mini y Micro LED, que durante los últimos años han ido cobrando relevancia gracias a que están permitiendo que las pantallas LED se acerquen al nivel de colores, contrastes y brillos que ofrecen los paneles del tipo OLED, que sin dudas son lo mejor que hay si es que queremos obtener la máxima calidad de imagen en nuestro monitor, teléfono o televisor.

¿Qué son?, ¿Cómo se diferencian?, ¿Cuáles son sus ventajas y desventajas? Eso lo veremos el presente artículo. Comencemos:

Sobre los paneles LED

Actualmente, los paneles del tipo LED son los más comunes que puedes encontrar en smartphones, televisores, monitores y otros dispositivos. Se trata de una variación de las conocidísimas pantallas LCD, que en vez de contar con un sistema de retroiluminación basado en pequeñas “lamparitas” fluorescentes, utilizan LEDs para retroiluminar la pantalla.

La gracia de los paneles LED es que son más eficientes energéticamente, son más delgados, y tienen una mejor gama de colores para reproducir en comparación a las LCD.

Sin embargo, con la irrupción de los paneles OLED, el panorama cambió bastante para las pantallas LED, principalmente porque estos paneles son capaces de ofrecer, en general, una mejor calidad de imagen, especialmente en temas de contraste y tonos negros.

La única ventaja que mantienen las pantallas LED por sobre las OLED, es que estas siguen siendo significativamente más baratas de producir, y por ello siempre las vemos en teléfonos/televisores/monitores de gama baja o media, mientras que las OLED usualmente van para los “buque insignia” de cada marca.

Aunque como casi todas las cosas vinculadas a la tecnología de consumo, los paneles LED se han ido refinando con el paso de los años, especialmente con el fin de poder mejorar la calidad de los colores que son capaces de entregar. Así es como vimos la aparición de las pantallas IPS, o también los tremendos paneles que Apple estuvo poniendo en sus teléfonos hasta el iPhone 11. Ahora último, lo más “reciente” en pantallas LED, son los Mini y Micro LED.

Mini LED

Probablemente hayas escuchado el término Mini LED hace muy poco, esto porque es la tecnología que ocupa la pantalla del recientemente presentado iPad Pro con procesador M1 (para el modelo de 12.9 pulgadas). Además, Samsung y LG también ya han mostrado sus primeras camadas de televisores con estos paneles.

La explicación de este tipo de pantalla es bastante sencilla: es lo mismo que un panel LED convencional, con la diferencia de que los diodos que utiliza para la retroiluminación de los pixeles son mucho más chicos — alrededor de 4 a 5 veces más pequeño.

Las ventajas de usar LEDs más pequeños es que se puede conseguir un mejor contraste, colores más intensos, un mayor nivel de brillo, y por sobretodo, mejora la calidad de los tonos negros, esto gracias a que el atenuado local (local dimming) puede trabajar de manera más “precisa” para reducir el nivel de brillo de los pixeles que se ubiquen en lugares que necesiten colores más oscuros.

Micro LED

Si bien tienen nombres relativamente similares, los paneles Micro LED se parecen más a los OLED que a los Mini LED, en el sentido de que estos no requieren de retroiluminación, ya que los mismos píxeles tienen un componente que emite la luz.

La diferencia entre estos dos está en que los paneles OLED utilizan un diodo orgánico — vale decir, que depende unos compuestos orgánicos que, ante un estímulo eléctrico, emiten luz —, mientras que los Micro LED son totalmente inorgánicos. ¿Qué ventaja supone esto? Principalmente, que estos no deberían generar esas “quemaduras” típicas que vemos en las pantallas OLED y sus derivados después de un tiempo de uso.

Además, tiene los mismos (y algunos mejores) beneficios que los OLED: una tremenda capacidad de brillo máximo, una excelente reproducción de colores, y obviamente, negros completamente puros. Ahora bien, su principal desventaja es que son bastante complicados de fabricar, y por ello, son significativamente más caros.

Por el momento, los dos principales exponentes del Micro LED son Samsung y Sony, quienes ya cuentan con pantallas de este tipo, aunque están enfocadas para su uso comercial. Eso sí, el primero ya presentó hace poco su primera gama de televisores Micro LED, en tamaños de 76, 88, 99 y 110 pulgadas, aunque su precio se equipara con los de un auto deportivo o de lujo — sobre los USD $100.000 para el modelo de 110 pulgadas.

Así que por lo visto, aún falta bastante tiempo para que esta tecnología se masifique, y llegue a precios más asequibles. Pero a medida que hayan más avances tecnológicos en esta área, y más fabricantes que sumen a la producción de estos paneles, poco a poco deberíamos ir viendo una disminución en sus valores.

Más noticias
Spotify presenta su nueva plataforma de audio interactivo: Greenroom