La venta de wearables disminuyó en el tercer trimestre del año

Un nuevo informe acerca de la venta de los wearables es dado a conocer por parte de la gente de Canalys, y en este caso se trata de las unidades comercializadas en el tercer trimestre del presente año.

En el siguiente gráfico puede verse la distribución actual de manera resumida:

Desglosando un poco ese gráfico, podemos comentarte que las distribuciones de wearables a nivel mundial en este trimestre disminuyeron un 2% para situarse en un total de 17.3 millones de unidades.

Apple es quien vuelve a ocupar el primer puesto menester a sus nuevos Apple Watch Series 3, impulsada principalmente con aquella unidad con conectividad 4G LTE. Es así como la firma de Cupertino comercializó 3.9 millones de relojes inteligentes para apoderarse del 23% del público en general.

Si bien Xiaomi y Fitbit obtuvieron buenos números al repartirse 3.6 y 3.5 millones de bandas inteligentes respectivamente, sus ventas no fueron suficientes para detener la tendencia a la baja si comparamos al mercado de wearables como un todo. La firma china ahora posee el 21% del pastel para este tipo de dispositivos, mientras que Fitbit le pisa los talones con el 20%.

De manera complementaria, Huawei acapara el 6% del mercado y Samsung le sigue con un 5%, mientras que las restantes marcas conforman la sección “otros” con un 25%.

Además, desde Canalys remarcan que hoy en día las marcas se centran más en el diseño y ciertas características claves a la hora de elaborar un nuevo reloj o banda inteligente. También esperan que para el trimestre próximo los números mejoren de la mano de nuevos wearables a presentarse con características focalizadas en la salud y en una mayor duración de la batería.

Veremos si con eso basta, puesto que lo cierto es que si bien son un accesorio interesante por así decirlo, no se presentan como una propuesta lo suficientemente independiente de nuestro smartphone ni con las funciones atrayentes para llegar a más personas de manera masiva.

Fuente: Canalys
Más noticias
Spotify experimenta con sus propias Historias porque… ¿por qué no?