fbpx

Eduardo Morones, VP de HTC para Latinoamérica: “Somos una compañía boutique”

La historia de Pedro y El Lobo es la que puede sintetizar mejor la relación que HTC ha tenido con Latinoamérica en los últimos años. Que viene, que no viene, que si llega y luego desaparece sin dejar rastro alguno. Muchos podrán estar decepcionados, pero eso no impide que la taiwanesa lo intente una vez más al sur del mundo.

El momento económico que vive la empresa no es el mejor, y tampoco lo es su participación de mercado en algunos países clave, por lo que queda la sensación de que explorar fuera de la zona de confort era un paso necesario — quizás algo tardío — para una empresa que necesita mejorar sus resultados y así espantar los malos augurios que analistas de mercado y de tecnología ven venir a sus oficinas centrales.

El hombre detrás de este nuevo intento es Eduardo Morones. Con pasado en Motorola, es alguien que sabe en primera persona cómo es lidiar con una empresa en constante cambio. “Hoy funcionamos como una start-up”, comenta relajado al recordar sus inicios en este desafío que comenzó en México, y que hoy lo trae a Chile para intentar convencer al mercado que esta vez sí es “la vez”.

“Decidimos meterle foco a cuatro países en latinoamérica: México, Colombia, Perú y Chile. Lo hicimos vía un operador, que es América Móvil, para poder hacer bien las cosas. No podríamos haber elegido un mejor partner considerando que tiene el 60% del mercado”, comenta.

Y si 2015 fue un año de presentación y de volverlo a intentar, Morones asegura que 2016 es “un año de consolidación, y nos van a ver muy competitivos con nuestro portafolio. No seremos el producto más barato, pero sí estaremos muy fuerte en valor. Siempre se ha reconocido que la integración de Android en HTC es de las mejores. Nos consideramos una compañía boutique que estará enfocando sus esfuerzos en digital, en punto de venta, en relaciones públicas, y en ser competitivos”, asegura.

HTC One A9

— Cuando hablas de fabricante Boutique yo entiendo que es un producto de poco alcance, ofrecido como algo muy premium, a un precio exclusivo pero que no necesariamente busca competir con productos equivalentes. ¿Acaso HTC nuevamente está entregándose de antemano en la competencia con el resto de las marcas hasta la llegada de su próximo buque insignia?

A lo que me refiero con Boutique es que verás en el portafolio entre dos y cuatro productos de nuestra marca de forma consistente en punto de venta. Uno o dos serán de la familia Desire, uno de los que hoy es el Desire 626s, que no es de entrada sino que está un nivel arriba y te dará una gran experiencia con una buena pantalla, cámara, velocidad 4G, y pronto vendrá la evolución con un diferenciado que es el tema de los colores y algo más juvenil.

Luego viene la familia One donde ya tenemos dos productos, el M9 y el A9. Todos estos con un diferenciado que no lo tiene nadie, que es el tema de protección de accidentes, que si se moja o se te cae te lo cambiamos gratis. Esa es nuestra propuesta.

— Si Desire 626s es el que está un paso por encima del modelo de entrada, ¿para Mobile World Congress llega el equipo que tome ese lugar?

Al revés. En MWC vamos a ir uno más arriba. Vamos a estar jugando entre los $100 y $150 dólares, luego entre $150 y $200 dólares, después uno arriba de los $300 dólares y otro arriba de los $500 dólares. Donde Samsung está jugando en 10 segmentos, nosotros estaremos en 3 o 4 segmentos.

— ¿Cuánto les afecta la arremetida de los fabricantes chinos que hoy en día han mejorado mucho su calidad y su propuesta de valor en este nuevo intento en Latinoamérica?

En todos lados la competencia está fuerte. Están jugando esa competencia de precios y specs, y a largo plazo en ese juego todos pierden en la industria: Los operadores sufren para hacer rentable el negocio, los fabricantes sufren para ser rentables y eso complica toda la cadena.

Es difícil que nosotros juguemos el juego de precios y specs con HTC, pero sí te puedo decir lo que pasó en Q4 con HTC en Chile es que fuimos a probar el mercado. Y la verdad es que el chileno conoce muy bien la marca, hay mucha comunicación en redes sociales, saben quienes somos, que productos tenemos y todo eso. Hicimos un par de promociones y ventas especiales en Q4 y hasta nos quedamos cortos en abastos.

— ¿Cómo queda Chile y Latinoamérica en relación a los próximos lanzamientos de HTC en cuanto a plazos de llegada al mercado desde el anuncio?

En Chile todos los lanzamientos de HTC que tú veas en 2016 serán simultáneos con otros mercados. Es un gran mensaje para demostrar la importancia de Latinoamérica para la compañía.

— ¿Y qué pasa si yo quiero un HTC y no soy cliente de Claro? ¿Tienen planeado abrir alguna tienda online o planean ampliar los canales de venta para aquellos que no pertenezcan al operador?

La política es tener mayor accesibilidad a todos los usuarios en diferentes circunstancias. Actualmente el acuerdo es con Claro, y nos ha ido muy bien, pero por ahora tienes que comprarlo con Claro.

Eduardo Morones HTC

— Hablemos de servicio técnico y soporte. ¿Quién se está haciendo cargo de este tema hoy en día en Chile? 

Tenemos servicio técnico aquí. En la caja están todas las indicaciones para que puedas hacerlo válido, o vas a Claro directamente si es que el problema es por caída o agua. Si no, a través de los otros canales de servicio al cliente para solucionar problemas de software por medio de reseteos, lo que soluciona la mayoría de las complicaciones a nivel de sistema operativo.

De todas formas, nosotros tenemos una métrica de los operadores en Estados Unidos que dice que estamos un 40% mejor que el resto de los equipos Android del mercado en temas de calidad. Claro está feliz con tenernos exclusivos, pero también felices por la calidad de los productos.

— Pongamo casos hipotéticos sobre soporte: Si yo tengo un equipo HTC en los últimos meses de garantía, comprado en Entel, ¿HTC Chile se hace cargo de su soporte o garantía?

Si fue un producto que Entel le compró a un distribuidor autorizado nuestro — en ese tiempo fue Brightstar — y nosotros tenemos esa base de datos, en dos segundos el servicio técnico te dirá “ok, este equipo fue comprado oficialmente por los canales adecuados, y tienes tu soporte normal”.

— ¿Y si lo compré a través de una importadora?

Vas a tener soporte, pero no garantía. Tendrás que pagar por el servicio a menos que puedas acreditar que el equipo fue adquirido por canales adecuados. Con esto se limita que no exista mercado negro con HTC a través de un proveedor no autorizado.

— ¿Planean abrir algún otro mercado dentro de Latinoamérica?

No pasará mucho tiempo antes que abramos operaciones en Argentina. Viene muy rápido.

— Toda esta alineación hoy está basada en Qualcomm. ¿Planean tener dispositivos basados en MediaTek o Intel?

Tenemos MediaTek y Qualcomm. Este portafolio actual es Qualcomm, pero no estamos casados con ellos.

— ¿Wearables?

Tenemos dos ramificaciones en este negocio. Uno es el Healthbox, que nace de una alianza con Under Armour, que considera una pesa, un brazalete, una banda que mide tus pulsaciones, una app que lleva esta información a tu teléfono y el teléfono será el cerebro de todo esto. La idea es que tengas un gran ecosistema relacionado con tu actividad física y hacia dónde va eso.

La segunda área de este negocio es realidad virtual con Vive. Hicimos una alianza con Valve que es mayor proveedor de juegos y contenidos. Formalmente, la pre-compra de este dispositivo comienza en febrero, y en abril parte la compra formal en diversos canales de venta en Estados Unidos.

— ¿Y esto cómo se traduce para Latinoamérica?

En Latinoamérica lanzaremos Healthbox y Vive entre agosto y septiembre para los cuatro países donde HTC tiene operación en la región.

Más noticias
Subtel adjudica estudio de factibilidad de cable submarino con Asia