Review Samsung Galaxy A51

A comienzos de esta año, la compañía coreana, Samsung, presentó sus nuevos teléfonos gama media. Dispositivos que nacen como la renovación de su exitosa línea A. Los nuevos modelos incorporaban al A71, A51, A31, A11 y A01. En el caso del A51, el equipo rápidamente se transformó en uno de los teléfonos más vendidos del mundo durante el primer trimestre de este año.

Dos semanas atrás, los dispositivos arribaron en Chile, trayendo consigo grandes características que han destacado a la gama media de Samsung. En este review analizaremos por completo al Samsung Galaxy A51, el que incorpora una pantalla AMOLED de 6.5″, batería de 4.000 mAh e introduce las cuatro cámaras en los terminales gama media de la compañía.

Agradecemos a nuestros amigos de Samsung Chile por facilitarnos esta unidad para poder llevarte el completo análisis. Sin más preámbulos: ¡Vamos con el review!

Especificaciones técnicas

Dimensiones

Alto: 15.8 cm Ancho: 7.9 cm Grosor: 0,79 cm Peso: 172 gr

Hardware

Pantalla: Super AMOLED de 6.5″, resolución de 1080 x 2400 (Full HD+), relación de aspecto 20:9, 405 ppi. Con protección Corning Gorilla Glass 3.
Procesador: Exynos 9611 Octa.core a 2.3 GHz.
Almacenamiento interno: 128 GB
Memoria RAM: 4GB.
GPU: Mali-G72
Camara Principal: Cuádruple, principal 48 MP (f 2.0), 12 MP (f 2.2 ultra gran angular), 5 MP (f 2.4, macro) 5MP (f 2.2, telefoto).
Camara delantera: 32MP, f 2.2, 1080p a 30 fps, HDR
Batería: Li-Po 4000 mAh
Otros: Carga rápida a 15W, lector de huellas en pantalla, ranura para Micro SD.

Software

Sistema operativo: Android 10 con One UI 2.1

Conectividad

Conector: USB-C
Bluetooth: 5.0
NFC: No
Auriculares: Con mini jack 3.5
Otros: Radio FM

Redes

Wifi: 802.11
2G: GSM 850, 900, 1800, 1900 MHz
3G: HSPA 850, 900, 1700 (AWS), 1900, 2100 MHz
4G: 1, 2, 3, 4, 5, 7, 8, 12, 13, 17, 20, 26, 28, 38, 40, 41, 66
Compatible con 4G+
Opera con: Movistar, Entel, Claro y Wom
SIM: Dual Nano SIM

Diseño

Como es costumbre, partimos nuestro análisis hablando del diseño del equipo. Nos encontramos ante un teléfono construido completamente de plástico y disponible en los colores blanco, turquesa y negro. En la parte posterior, la superficie interna cuenta con un diseño de líneas hasta la mitad y una lisa en la otra. Además, se pueden apreciar cuatro triángulos, con diferentes direcciones, que nos terminan entregando un diseño posterior de líneas marcadas y de reflejos cambiantes.

En la misma parte trasera, en su zona superior izquierda, nos encontramos ante un rectángulo que contiene las cuatro cámaras y el flash LED. Este espacio continua la línea de diseño de Samsung en sus equipos durante el 2020, lo mismo podemos ver en teléfonos como el S20. El borde izquierdo por su parte, es quien contiene la ranura para las dos SIM y la Micro SD. En el borde superior, sólo tenemos un micrófono cancelador de ruido, no así en el borde derecho, en el que se encuentra el botón de bloqueo y los de subir / bajar volumen. En el costado inferior tenemos la entrada USB-C, un micrófono, parlante y el ya extinto Minijack 3.5 mm.

A simple vista, el terminal no tiene nada que envidiarle a teléfonos de alta gama, su destacable diseño no deja nada que desear. A pesar de estar construido en plástico, este nos otorga una sensación bastante sólida. La parte posterior, con sus reflejos, entrega las típicas características del vidrio, por lo que da un sensación de calidad bastante premium. En cuanto a sus dimensiones y peso, estas resultan ser bastante cómodas a la hora de tener el equipo en las manos, principalmente por su poco peso y delgadez.

Pantalla y multimedia

En el frontal del equipo, tenemos la pantalla Super AMOLED de 6.5″ desarrollada por Samsung. Esta, cuenta con la característica denominada, por la compañía, como Infinity-O, ya que la cámara delantera sólo ocupa un pequeño espacio en la parte superior. Sus reducidos bordes, sobre todo considerando que hablamos de un gama media, la pantalla ocupa el 87.4% del panel frontal.

Con una resolución Full HD+ a 1080 x 2400 píxeles, la pantalla del Samsung Galaxy A51: destaca. Esta característica era de esperarse en este teléfono, ya que la compañía siempre ha logrado buenos resultados con sus pantallas, sin importar la gama de este. Cuenta con colores muy bien logrados, a veces un tanto saturados, pero en general entrega una experiencia bastante satisfactoria en este aspecto. Con sus 6.5 pulgadas logramos obtener unos grandes contrastes, negros bien logrados y un ángulo de visión bastante óptimo. Los colores pueden ser ajustados a través del software, pudiendo elegir entre colores vívidos (más saturados) o natural. Esta última opción es la que viene definida de manera predeterminada.

Multimedia

El apartado multimedia, encabezado por la pantalla, es ideal en ese aspecto. Si vamos a utilizar nuestro dispositivo para consumir contenido de este tipo, tendremos una gran experiencia. Al contar con una pantalla Super AMOLED Full HD+, el contenido visual se entregará con negros bien logrados, colores muy intensos y grandes contrastes. Para jugar, los resultados serán igualmente buenos, aunque obviamente no tenemos una tasa de refresco alta.

En cambio, su parlante es uno de los aspectos más negativos de este equipo. Tenemos un sonido mono, ya que sólo es emitido en el altavoz inferior, el que puede ser tapado por nuestro dedo. Independiente de esto último, el sonido emitido por el único parlante es bastante alto, aunque carece de graves, bajos que suenan huecos, agudos igual de vacíos y con voces muy metalizadas.

Rendimiento y uso

El Samsung Galaxy A51 carga un procesador Exynos 9611 a 10 nanometros por segundo. Esto, acompañado de una RAM de 4GB y 128 GB de almacenamiento, expandible a través de Micro SD. El almacenamiento es una de las cosas que más se agradecen respecto al rendimiento del terminal, no así su procesador.

El Exynos 9611 tiene resultados bastante pobres y lamentables en un equipo con otras grandes prestaciones. En un uso corriente, el A51 no se mueve para nada fluido, de hecho, las animaciones para entrar a una aplicación son lentas y muy pegadas. Lo anterior, me parece un problema más que nada de software, ya que está presente sobre todo en las aplicaciones propias, aunque el movimiento, en general, del equipo es así: lento.

Una vez dentro de las aplicaciones, la situación mejora pero no del todo. Si utilizamos el equipo para jugar, el rendimiento es muy fluido en la gran mayoría de los juegos. Por ejemplo, con Alpha 9, a ese nivel de exigencia, ahí recién tendremos unos cuantos lags durante el juego. Lo mismo pasa en aplicaciones que exigen un poco más al terminal, como pasa con los filtros de Snapchat.

Software

El software que carga en Galaxy A51 es la última versión de Android 10, acompañado de la capa de personalización de Samsung, One UI 2.1. Los resultados en este aspecto me dejan con un sabor de dulce y agraz, ya que al iniciar, por primera vez, el dispositivo tarda demasiado. Esto, principalmente porque nos da a elegir las aplicaciones propias que queremos instalar, iniciar sesión en la cuenta de Samsung y la de Google, también elegimos las aplicaciones propias de Android. Y como si fuera poco, Samsung nos da como promoción otras aplicaciones más, de terceros.

Finalmente, tenemos un exceso de aplicaciones preinstaladas, ya que tenemos las de Samsung, Google y además las de Microsoft.

Como usuario de un terminal Samsung, me sorprende que un equipo gama media de la serie A tenga las mismas características que un tope de gama. Por ejemplo, tenemos la función Edge, el cual estaba disponible sólo en terminales con pantallas curvas. Por otro lado, el equipo cuenta con gestos en la pantalla, podemos configurar las aplicaciones el botón de bloqueo, las Bixby Ritunes, entre otras muchas características.

Como puedes ver, por un lado tenemos grandes prestaciones disponibles para los usuarios, como las funciones disponibles en el terminal. Pero lamentablemente estas terminal fatigando el uso del equipo, ya que con sólo algunas aplicaciones abiertas el terminal se relentiza.

Batería

La batería que integra del nuevo Samsung Galaxy A51 es una de 4000 mAh, la cual tiene un rendimiento bastante considerable. La capacidad de esta nos permite terminar el día sin mayor problema, teniendo que pasar un buen tiempo antes de volver a tomar el cargador de carga “rápida” de 15 W.

En un uso común, utilizando aplicaciones como Twitter, Chrome, Outlook, Whatsapp, Instagram, Spotify, Ludo, Superdigital, HBO Go, Santander, Telegram, TikTok, Alpha 9, entre otras, y un uso constante de estas aplicaciones, el terminal alcanza una autonomía de hasta 7 horas de pantalla.

Seguridad

Como viene ocurriendo en las últimas generaciones de los Samsung, y la línea A no se queda fuera de aquello, los dispositivos cuentan con dos métodos de seguridad biométricos. El primero de ellos es el desbloqueo facial, el cual se realiza a través de software y con un análisis 2D. Como método de seguridad, no es el que ofrecerá los mejores resultados en este aspecto pero es bastante ajustable en su configuración, permite seleccionar si tienes lentes, si quieres que desbloquee el equipo a pesar de que tengas los ojos cerrados o incorporar más rostros. Bastante buena experiencia, aunque no lo recomiendo como el único método de desbloqueo.

Por otro lado, tenemos el sensor de huella dactilar óptico bajo la pantalla. En mi experiencia, los resultados con este sensor fueron muy malos. La gran mayoría de las veces simplemente no detectaba mi huella, cuando lo hacía, el equipo se desbloquea muy lento. Me quedo con la sensación que esto último es más que nada una lentitud por la animación que ponen al desbloqueo, aunque el sensor, sin duda, debe mejorar.

Cámara (s)

Uno de los foco comunicacionales de Samsung para el A51, es su cámara. Con la presentación de este termina, la compañía coreana introdujo las cuatro cámaras en los terminales de gama media. El sensor principal es de 48 megapixeles (f 2.0), aunque las fotografías son de 12 MP, ya que combina los pixeles para lograr fotografías con un mejor balance de luz. La segunda cámara, ultra gran angular es de 12 MP (f 2.2), una macro de 5 MP (f 2.4) y un sensor de profundidad de 5 MP (f 2.2). En la parte frontal, y como ya dije, tenemos un sensor de 32 MP (f 2.2), la cual tiene la misma tecnología del sensor principal.

El sensor principal, en general, logra unos grandes resultados, y finalmente cumple el objetivo de permitir mayor luz en cada fotografía. El manejo de luz es bastante adecuado, incluso a contra luz, aunque con un bajo nivel de detalle. En cuanto a los colores, estos están bien logrados, aunque algunos tonos, como los verdes, tienden a verse muy saturados. El A51 no incorpora zoom óptico pero sí cuenta con HDR.

Durante la noche, la fotografía disminuye un poco su calidad. A pesar de tener buenas condiciones de luz, el ruido se nota bastante. El nivel de detalles igual disminuye considerablemente, e incluso algunas luces tienden a difuminarse. Con el modo noche activado la situación mejora un poco, sobre todo con el ruido en la fotografía. Se podría decir que es un modo que cumple su objetivo pero no impresiona.

Gran angular

Sin duda los sensores gran angular ya forman parte de la gran mayoría de los terminales y el A51 no es la excepción. Con este de 12 MP tenemos resultados un poco menores a los obtenidos con el sensor principal. El nivel de detalles también disminuye así como también los colores, los blancos se sienten un tanto más fríos.

En la noche, las fotografías con el gran angular no son para nada buenas, tienen muy poco nitidez y con una baja definición de colores.

Retrato

El efecto retrato, o enfoque dinámico como lo llama Samsung, en el A51 es mucho mejor de lo que podríamos esperar. El desenfoque se logra de muy buena forma, además Samsung nos permite regularlo. En cuanto a detalles, estos igual se ajustan de manera adecuada a los bordes que deben realizar. Durante la noche, y existiendo una buena cantidad de luz, la calidad se mantiene de igual manera.

Macro

Los lentes macros, sin duda, se han masificado bastante, sobre todo en el segmento de la gama media. Como puedes ver en las fotografías que te dejo a continuación, las imágenes tomadas por este son bastante destacables y con un gran nivel de detalles, que es la idea de este lente.

A pesar de lo anterior, a mi parecer no le encuentro ningún tipo de utilidad a las cámaras macro y esta no es la excepción. Más aún cuando las fotografías deben ser tomadas a 3 cm del objeto, preferiría poner un lente mucho más útil en el equipo o simplemente no incluirlo.

Durante la noche los resultados no acompañan, esta cámara es para ser utilizada bajo condiciones ideales.

Video

La grabación del A51 viene preestablecido en 1080p, pero la capacidad máxima de esta es de 4K a 30 fps. Esta última resolución logra un buen balance de colores, contrastes y con gran nitidez en los detalles, bastante saturado -como toda cámara de un Samsung-. El enfoque trabaja de manera óptima, aunque los cambios a contra luz le cuestan un poco más. A pesar de contar con una gran definición, la ausencia de estabilizador se nota.

Por su parte, la resolución predeterminada, la de 1080p a 30 fps, logra imágenes bastante similares a las de 4K, por su puesto con menos resolución. La grabación en 1080p, cuenta con la posibilidad de activar la superestabilización de Samsung, la cual funciona sorprendentemente bien. Las transiciones, en movimientos, se logran suaves y correctas, aunque se nota una baja en la exposición.

En la noche, las imágenes captadas por el A51, en cuanto a calidad, disminuyen bastante. El detalle en los videos es muy inferior, el ruido no tarda en aparecer sin importar lo que estemos enfocando. Esto se incrementa aún más con la cámara gran angular, la que debemos descartar de plano para grabar durante las noches.

Punto aparte de lo anterior, me parece bastante incómodo que no pueda existir un cambio entre la cámara principal y el gran angular durante la grabación. En general, se agradece que los equipos cuenten con esa capacidad, sobre todo cuando estamos grabando en espacios abiertos.

Camara delantera

La cámara “selfie” del Samsung Galaxy A51, es un sensor de 32 MP, el cual combina los pixeles para lograr fotos con una menor resolución pero con mayor luz -como te explicaba más arriba-. La nitidez en las fotografías es destacable, aunque depende de las condiciones de luz. Cuando estas no son las óptimas, las imágenes tienden a saturarse incorrectamente, lo mismo ocurre con el balance de blancos.

El modo retrato es ajustable, lo mismo que ocurría con la cámara trasera en este modo. Los resultados de esta son igual a lo que ocurría con el sensor principal, el recorte para el desenfoque se ajusta bastante bien a los bordes a cortar. Aquello se agradece y es destacable.

Aplicación de cámara

En general, Samsung, entrega una experiencia bastante sofisticada en su aplicación de cámara. A lo anterior, hay que sumarle la uniformidad sin importar la gama del equipo. Por ejemplo, el incluir la tecnología de estabilización presentada con los últimos Galaxy Note y la compañía lo lleva a un equipo que cuesta bastante menos que ese terminal. La interfaz es la misma que en todos los equipos de la compañía coreana, teniendo las opciones bien ordenadas y de fácil acceso sin importar el conocimiento que tengas de las funciones.

Para que todo esto quede mejor explicado, te dejo un video demostrativo:

Conclusión y disponibilidad

El foco comunicacional de Samsung, para este equipo, fija sus aspectos en la batería, pantalla y cámaras. Lo anterior, es exactamente en lo que se pone foco en el desarrollo de este dispositivo. Dichos aspectos son muy sofisticados y destacables en el A51. La batería me dejó gratamente sorprendido, su pantalla es todo aquello que Samsung sabe hacer muy bien. En cuanto a las cámaras, si bien existen condiciones que no tiene los mejores resultados, en general cumple de manera correcta.

Por el contrario, aspectos como el rendimiento son destacables de manera incorrecta. El procesador Exynos, acompañado de su RAM de 4 GB nos da a entender a gritos que no es capas de soportar, de buena forma, la gran cantidad de funciones que tiene disponible el equipo. Que la interfaz corra notablemente lento, sólo demuestra que existe un problema de software o de hardware incorrecto en el terminal. Independiente de tener una gran batería, pantalla y cámaras, no es como tener un teléfono que le costará correr aplicaciones tan simples como los mensajes o llamadas.

En general, el equipo me deja un tanto decepcionado. Si bien el equipo cuenta con grandes prestaciones, como las tres anteriormente mencionadas, me parece que un terminal que le cueste correr algunas cosas, no es para destacar. Después de todo, el rendimiento es una de las cosas más importante a la hora de elegir un teléfono, el A51 queda un tanto al debe en aquello.

El dispositivo ya se encuentra a la venta por $299.990 en la tienda online de Samsung. Está disponible en color negro, turquesa y blanco. Agradecemos a nuestros amigos de Samsung por facilitarnos esta unidad para poder llevar este completo review.

¿Qué te pareció el nuevo Samsung Galaxy A51?

Más noticias
Review Fitbit Charge 4