Review Monster Hunter Rise

La más nueva aventura de la saga de Monster Hunter ya esta aquí, exclusivamente en consolas para Nintendo Switch, para luego llegar a PC. Se trata de un RPG de acción como no hemos visto en estos 4 años de vida de la consola de Nintendo y que no dejará indiferente a nadie.

Luego de Monster Hunter World, era difícil imaginar una situación donde un juego así pudiera ser emulado en la Nintendo Switch, básicamente debido a los inmensos mapas y la cantidad de contenido que tiene World, pero déjenme decirles que el equipo de Capcom ha logrado hacer un trabajo increíble con Monster Hunter Rise.

Título
Monster Hunter Rise
Consola
Nintendo Switch
Desarrollador
Capcom
Fecha de lanzamiento
26 de marzo de 2021

Bienvenidos a Kamura

Para quienes quieran adentrarse por primera vez en el mundo de Monster Hunter, el principio de los juegos es básicamente igual siempre. Podemos personalizar a nuestro personaje, y esta vez podemos personalizar también a nuestros compañeros de la raza Canyne y Felyne, que como sus nombres dicen, son un perro y un gato.

Luego de esto, nos encontramos con Kamura, una isla con clara ambientación japonesa y que está sufriendo, pues se están preparando para la llegada de horas de monstruos que amenazan no solo el ecosistema, si no que también la vida en la isla, en un acontecimiento denominado el Frenesí.

Una vez explorado Kamura, donde el juego hace un excelente trabajo introduciéndonos a los distintos personajes claves de la aldea, donde tenemos que ir para forjar armas, mejorar armas, hacer misiones o pedir comida para mejorar nuestra salud y stamina, empezamos con el contenido principal del juego, que es el de dar caza a monstruos únicos.

Y es que desde la primera misión empezamos a ver como existen monstruos comunes y monstruos especiales, que son justamente a los que tenemos que dar cara para poder salir victoriosos y hacernos un camino hasta Magnamalo, monstruo único de la serie y que tardaremos decenas de horas en poder estar listos para derrotarlo.

Cazadores veteranos y nuevos se sienten a gusto

En cuanto a la jugabilidad, nos encontramos con guiños para los cazadores veteranos y para los nuevos. Así, por ejemplo, ya no es necesario tomar bebidas especiales dependiendo del clima muy frío o muy caliente de la etapa o la posibilidad de mantener la creación automática de algunos elementos.

Esta vez se nos ofrecen dangos, una comida especial y tradicional japonesa mediante la cual podemos obtener mejor salud o efectos especiales antes de entra a una misión, y vaya que son necesarios a medida que vamos avanzando.

Quienes vengan de Monster Hunter World se darán cuenta de inmediato que este juego no pretende de ninguna manera ser una secuela, o una versión recortada de World, si no que se siente como su propia entrada, con sus luces y con sus sombras, pero cuya portabilidad hace que nos recuerde a los mejores tiempos de la PSP o la 3DS, cuando podíamos jugar en todos lados.

Cordóptero: Una nueva alternativa

La principal mejora en términos de movimiento de Monster Hunter Rise es la de los cordópteros, pequeños insectos que nos dan la posibilidad de lanzarnos en el aire, o de avanzar con facilidad, atacar monstruos, escalar paredes o simplemente experimentar para sentirnos Spiderman.

Los cordópteros son tan fundamentales que el equipo de desarrollo se ha dado el tiempo de ingeniar un ataque especial para cada una de las armas basado en este cordóptero, y para acceder a el solo tenemos que presionar ZL+X o ZL+A con nuestra arma desenfundada, o nuestro arco, dependiendo del arma que estemos usando.

Estos movimientos tienen un output de daño especial y si los logramos dominar, nos serán de mucha ayuda para que no se nos acabe el tiempo antes de terminar una misión, especialmente si pretendemos jugar el juego sin la compañía de nadie.

Subiéndonos a los monstruos

Una de las principales novedades que introdujo Monster Hunter World era la de subirnos sobre los monstruos, y si bien en Monster Hunter Rise no podemos hacer eso, si podemos montarlos , y con ello accedemos a un menú especial de movimientos.

En este menú podemos elegir entre movernos libremente arriba del monstruo por un tiempo limitado, atacar de manera débil o fuerte a un monstruo enemigo (especialmente útil cuando se nos juntan 2 o 3 monstruos grandes en una pelea), o simplemente hacer esquives para evitar ataques de nuestro enemigo.

Pero sin embargo la acción más única que tenemos en el juego es la de lanzar monstruos, lo que simplemente puede hacer que una vez nos subimos a uno, podamos lanzarlo contra la pared para que este tome daño y se le desprendan también objetos especiales que quedarán en el piso de forma brillante.

Finalmente, si elegimos el atacar a otros monstruos mientras montamos a uno, se nos empezará a llenar una barra de color rojo, y una vez que esté en su totalidad, podremos hacer el movimiento llamado “vengador montado” que hace que nuestro monstruo ataque de manera despiadada todo lo que tenga adelante, arrastrándolo hasta quedar exhausto.

Regresan las 14 armas principales

Sin dudas, la principal elección que tenemos que hacer en cada una de las iteraciones de Monster Hunter Rise es la de que arma usaremos de manera principal para afrontar las misiones, y en Rise nuevamente tenemos 14 armas de donde elegir.

Personalmente, con cada nuevo juego de Monster Hunter que pruebo, me pongo como objetivo usar una nueva arma, para así salir de la rutina de usar siempre el martillo, que parece ser siempre uno de los más usados y más fuertes.

Esta vez elegí las espadas dobles, cuya velocidad me permite acertar más daño, pero también es una gran desventaja en el lado defensivo, y esto es justamente lo que tenemos que lograr balancear para poder elegir un arma.

Si tuviera que darles un consejo, sería que intentaran probar cada una de las armas para ver cual les acomoda más a sus estilos.

Pero esto no es todo, pues las armas también tienen algunas ranuras que las hacen especiales y que nos permiten desarrollar ciertas habilidades o imbuirlas con algunos elementos para poder hacer frente a las debilidades de algunos monstruos.

Todo esto hace que mejorar nuestras armas finalmente no sea con el objetivo de simplemente hacerlas más fuertes, si no que al final el objetivo es hacer nuestra arma personal, exclusivamente a nuestro gusto y que nos identifique.

Quizás los monstruos son pocos

Si tuviera que poner un punto negativo en el juego, quizás sería el de la cantidad de monstruos que tenemos a disposición, pues en Monster Hunter Generations Ultimate (también disponible en Nintendo Switch, pero solo en japonés) teníamos nada menos que 93 monstruos.

En esta entrega nos quedamos con 57, 25 pequeños y 32 grandes que puede que se nos hagan pocos al final del día.

Eso sí, el juego introduce 9 monstruos que son únicos de este juego, y que están tan bien diseñados, que la verdad es que no nos recuerdan especialmente a alguno de entregas pasadas, si no que son originales en sus movimientos, ataques, animaciones y defensas.

De pasadita, las animaciones están tan bien logradas en Monster Hunter Rise, que cuando lo jugamos en modo portátil, no sentimos en ningún momento que por culpa de algún lag no vamos a alcanzar a responder a un ataque o no vamos a poder acertar un golpe, lo que es simplemente genial.

Si, no corre a 60fps, pero la verdad es que no se nota, pues el juego se siente muy, pero muy bien.

Mucho más entretenido con amigos

Si me preguntan a mi, la saga de Monster Hunter no está pensada en el juego de un solo jugador, si no que está pensada en jugar con amigos o jugar online, y Monster Hunter Rise es un claro ejemplo de como el juego es mucho más entretenido con amigos.

Como siempre, tenemos la posibilidad de hacer un lobby para poder jugar con alguien que también tenga una consola cerca y jugar de este modo, pero lo que nos sorprende hoy es la calidad de juego que se logra en el modo online.

Para nadie es secreto que el online de Nintendo es malo, pero para el deleite de los fanáticos de esta serie, Monster Hunter Rise se puede jugar perfectamente de manera online. Si, a veces los personajes de nuestros amigos pegan pequeños saltos cuando los seguimos con la vista, pero a la hora de acertar golpes o comunicarnos, no hay problema alguno.

En comparación, si juegas solo, el juego te demandará cerca de 70 horas, o cerca de 60 si solo te centras en las misiones principales y no empiezas a recolectar objetos ni forjas muchas armaduras ni armas ni completar submisiones, pero a la hora de jugar online, el mismo contenido del juego se torna casi infinito.

Además, el juego incorpora un modo frenesí, en el que se nos dará como tarea el defender el pueblo de hordas y hordas de monstruos mientras tenemos que completar algunas misiones como poner trampas en el suelo, usar cañones, usar ballestas y aturdir enemigos. Este modo es quizás el más ambicioso, y puede transformarse en una locura bastante rápido.

Las misiones de la aldea son fundamentales

Quienes no quieran o no puedan jugar online con amigos, Monster Hunter Rise ofrece una nutrida historia, donde se nos enseñan todos los pormenores de la historia, además de los distintos NPC que habitan en Kamura.

Esto se torna fundamental, pues a medida que vamos avanzando en la historia, se nos desbloquean personajes o algunos modos interesantes como al posibilidad de entrenar a nuestros compañeros felinos y caninos, los que nos serán de utilidad a la hora de hacerle frente a los monstruos grandes, o desbloquear el modo de entrenamiento más rápido, donde podemos probar las armas sin ningún compromiso.

Este modo es largo, las misiones de la aldea y los monstruos que aquí enfrentamos son de bastante menor complejidad que los que nos enfrentamos en las misiones del gremio, donde si llegamos a jugar con 4 jugadores, los monstruos son un dolor de cabeza bastante grande. Por ejemplo, el otro día estaba cazando un Rathian y me tomó cerca de 50 minutos poder hacerlo y que mis compañeros no eran los más veteranos tampoco.

También tenemos las misiones del Frenesi en el modo historia, y se nos enseña de manera simple y didáctica todo lo que hay que hacer para hacerle frente alas horadas de enemigos, que nuevamente serán mucho más fuertes cuando lleguemos a sus símiles pero en el gremio de aventureros.

Si se les complica Magnamalo en las misiones de la aldea, intenten jugarlo con 3 amigos más en las misiones del gremio y verán como la dificultad es bastante más grande. De todos modos, personalmente recomiendo jugar este modo encarecidamente.

No todo es solo cazar al monstruo

Generalmente cuando pensamos en Monster Hunter, lo primero que se nos viene a la cabeza es que tenemos que derrotar monstruos y nada más, pero no solo de eso trata el juego, pues es absolutamente imprescindible el poder hacer otras cosas.

Por ejemplo, tenemos que recoger objetos lo más que podamos, estos objetos que parecen simples como una hierba son fundamentales para poder mezclarlos con otros para hacer pociones, luego está la miel, la que sin ella no podremos hacer mega pociones, y por ende, nos será imposible derrotar monstruos avanzados.

Lo mismo ocurre para forjar armas y armaduras, pues es estrictamente necesario el poder derrotar monstruos y recoger objetos como piedras para poder forjarlas, y esto es más simple en Monster Hunter Rise de lo que nunca ha sido en otros títulos, pues ya no necesitamos un pick o una red para sacar piedras y cazar bichos, lo que se extraña, pero se agradece también.

Tampoco es necesario matar al monstruo de por sí, si no que también podemos capturarlos, y para esto es necesario nuevamente recoger objetos, pues tenemos que forjar las trampas y bombas tranquilizadoras para poder atraparlos. Esto nos dará acceso a nuevas partes de monstruos a las que son más difícil acceder cuando solo matamos por matar.

Conclusiones

Hacer un review de Monster Hunter no es fácil, pues hay que conjugar el poder orientar a jugadores nuevos vs el complacer a jugadores veteranos, pero Monster Hunter Rise es un excelente punto de partida para ambos tipos de jugadores en mi opinión.

Para los veteranos, tenemos un sistema de combate tradicional, donde podemos experimentar con todas nuestras armas clásicas y los cordópteros nos entregan una dimensión de movimiento que no habíamos visto antes y que si bien nos cuesta un día o dos el poder acostumbrarnos, cuando lo hacemos podemos literalmente volar por los escenarios.

Punto aparte es la velocidad de carga de los mapas, pues si recordamos bien, en títulos anteriores teníamos que esperar una pantalla de carga cuando el monstruo trataba de escapar, y esto en Rise no pasa.

Para los jugadores nuevos, Rise es un excelente punto de partida, pues la historia es fácil de seguir, es entretenida, podemos ver escenas para los monstruos nuevos y viejos, recolectar distintos sabores de Dango para ganar salud o efectos de combate, podemos entender como se forjan las armas o como forjar objetos de manera súper simple.

Y esto es justamente lo que más nos gusta de Monster Hunter Rise, su dualidad de poder encantar a veteranos y principiantes y hacernos entender que si bien la historia es extensa (cuando aparecen los créditos el juego recién comienza), una vez la terminamos los desafíos de la sala de la aldea siguen siendo extremadamente desafiantes y tenemos que seguir subiendo de rango de caza.

Ni siquiera pude hacer mención a que tenemos la posibilidad de tener un amigo buho que nos saca fotos en medio del combate cuando lo llamamos, o la posibilidad de hacer que nuestros Palamute y Palico tengan nuevos trajes, armas o habilidades, y es que el contenido del juego es realmente inmenso. Si hasta en un momento desbloqueamos un submarino que nos trae cosas en misiones.

Todo esto hace que Monster Hunter Rise sea un impredecible en Nintendo Switch para aquellos que están buscando un juego distinto, que no es el tradicional juego de plataformas o el RPG de turno, si no que buscan un juego donde la curva de aprendizaje es alta, pero a la vez es reconfortante ver como avanzamos y como podemos disfrutar con amigos de golpear monstruos, cazar bichos, recolectar objetos y volar por los aires usando los bichos nuevos.

Más noticias
Review LG UltraGear 24GL600F-B