Review Huawei Y7a

La gama media es una de las con más competencia si de equipos se trata. Huawei, no se queda atrás y periódicamente saca nuevas versiones de sus equipos para hacer frente a esa batalla. A finales del 2020, la compañía china lanzó su Y7a, el que sigue la línea de diseño y de colores que ya hemos visto en otros dispositivos de la empresa.

El nuevo Huawei Y7a es un equipo que cuenta con unos marcos más reducidos, un procesador Kirin 710A y cuádruple cámara trasera, con un sensor principal de 48 MP. Todo esto acompañado de una batería de 5000 mAh, 4GB de RAM y un almacenamiento que parte en los 64 GB. En cuanto a su pantalla, estamos ante un panel LCD con resolución FHD+, la que es interrumpida sólo por el agujero para la cámara delantera, la cual tiene un sensor de 8 MP.

Como siempre, agradecemos a nuestros amigos de Huawei por facilitarnos esta unidad de prueba. Sin más preámbulos, ¡Vamos con el review!

Diseño

Comenzamos refiriéndonos a la parte más externa del equipo. El nuevo Huawei Y7a es una equipo construido completamente en plástico. Ante un sobrio color negro, el diseño resulta seguir patrones de colores sólidos, sin dar grandes luces de características físicas o de líneas en su diseño, algo poco común en los terminales de Huawei, los que suelen llamar la atención por los cambios de colores en la parte trasera. El logo de la compañía lo encontramos alineado con el espacio para las cámaras, lo mismo que hemos visto en todos los equipos de la compañía china. Con el terminal a la luz, sólo podremos ver nuestro reflejo, no hay variación respecto al color al estar expuesto, al menos en esta versión de color negro.

Los bordes de los costados son de tipo curvado, aunque el superior e inferior son planos, lo que de la un aspecto bastante sofisticado si lo miramos desde esa perspectiva. Respecto a eso, estamos ante un equipo grande y un tanto pesado, tenemos 9.3 mm de grosor, 165.7 mm de alto y 76.9 mm de ancho, el peso llega a los 206 gramos. El principal justificativo para el tamaño y peso sería la presencia de una gran batería, de la cual hablaremos más adelante.

En la parte derecha nos encontramos con los botones de subir y bajar volumen, junto con el botón de desbloqueo, el que a la vez es sensor de huella dactilar. El borde izquierdo sólo tiene la entrada de la NanoSIM y de la microSD de hasta 512 GB. El costado inferior es el que contiene la entrada USB-C, el parlante, un micrófono y la entrada minijack de 3.5 mm.

A pesar de ser un dispositivo grande, me parece que existe una buena proporción entre el alto y ancho del equipo, lo que hace que sea cómodo y fácil de tomar. Considerando el tamaño de la batería, igualmente estamos ante un equipo un tanto pesado y grueso, aunque se entiende que esté justificado, de todas maneras es algo que debemos tener en consideración. Respecto a la construcción del terminal, por mucho que sea un equipo de gama media siento que se le puede dar el diseño o características físicas de algo superior, el caso del Y7a es un equipo estándar que no tiene nada llamativo en su diseño y menos en su construcción. Algo poco común en Huawei quien siempre ha llamado la atención por teléfonos con un diseño interesante, quizás en esta ocasión se priorizó lo simple, porque le faltaría un poco para dejarlo simplemente como “elegante”.

Pantalla y multimedia

En la parte frontal, nos encontramos ante una pantalla IPS LCD FHD+ de 6.67 ” y una resolución de 1080 x 2400 pixeles, una relación de aspecto de 20:9 y densidad de 395 ppi. Panel que se ve interrumpido por una cámara frontal, sin notch, y un espacio para el sensor de 8 MP para las fotografías y videos delanteros. En cuanto a los bordes, estos son proporcionales en todo el equipo, excepto el inferior que es un poco -sólo un poco- más grueso.

Respecto a los bordes, estos no destacan aunque tampoco estamos ante una pantalla infinita. Esto último se entiende considerando la gama del equipo y las características propias del panel frontal. Tecnología que entrega una buena experiencia si de calidad se trata. Las imágenes tienden a ser bastante nítidas, con ángulos de visión ajustados a un panel IPS. En cuanto al brillo, puede llegar a extremos muy destacables, lo que es ideal al estar en exteriores.

Si de colores y calidad en la imagen se trata, me parece que Huawei hace un muy buen trabajo en ese apartado. La definición se logra de buena manera y con colores no extremadamente saturados, lo que mejora aún más la experiencia. En cuanto a configuraciones de software, este nos permite ajustar los colores, elegir otro modo de visión, además de poder activar el filtro azul y un modo “ebook” para leer, con el cual la pantalla se pone en blanco y negro.

Multimedia

Si bien contamos con una pantalla IPS LCD, la resolución de 1080 x 2400 pixeles resulta óptima para un uso común. La pantalla del nuevo Huawei Y7a, y considerando su tamaño, es ideal si de juegos o videos se trata. Donde sí notaremos una baja en la calidad de la pantalla es con los negros, ya que aquí sí notamos los puntos de iluminación, no como ocurriría con una pantalla de mayor gama, aunque se entiende considerando el dispositivo del que hablamos.

Creo que uno de los puntos más decepcionantes de este equipo es el sonido, ya que nos encontramos ante un sistema de audio mono. Al igual que ocurre con muchos terminales gama media de Huawei, el Y7a tiene la capacidad de proyector un gran volumen, lo que se agradece. Sin embargo, la calidad del sonido es simplemente mala, estamos ante sonidos metálicos carentes de graves destacados y de agudos prácticamente inexistentes. Al menos aún contamos con el conector minijack de 3.5 mm, lo que se agradece.

Rendimiento y uso

El nuevo Huawei Y7a incorpora el procesador propio de la compañía, me refiero al Kirin 710A (octa-core 2 GHz), además de una GPU Mali-G51 MP4. Todo aquello con una memoria RAM de 4GB, y almacenamiento de 64 GB, aunque también existe una versión de 128 GB. Dicha memoria es expandible a través de tarjetas MicroSD de hasta 512 GB.

El procesador incorporado, se trata de uno ya conocido en la marca, ya que ha sido utilizado en otros terminales, o al menos sus variantes sin la “a”. A la hora de utilizar el Huawei Y7a, su funcionamiento es óptimo y parece no tener grandes problemas para realizar su trabajo. Con esto último me refiero a que sólo en ciertas transiciones pude notarlo un poco más lento, como si a veces no fluyera bien. Sin embargo, insisto, sólo fueron algunas ocasiones pero el uso suele ser constantemente fluido.

Si los juegos son lo tuyo, el nuevo Huawei Y7a podría cumplir ese deseo pero no con una experiencia completa y por varias razones. Si el juego se encuentra optimizado, los resultados serán destacables y sin interrupciones. Por el contrario, ciertas aplicaciones van a tender a ralentizarse. Y finalmente, podríamos encontrar juegos que simplemente no funcionen sin servicios de Google, por lo que no correrá en el equipo.

Software

Como era de esperarse, Huawei incorpora Android 10 en el Y7a, el que cuenta con la capa de personalización de la compañía: EMUI 10.1. Durante el tiempo que tuve el equipo de pruebas, al menos ese terminal, no recibió ningún tipo de actualización o la versión 11 de dicho sistema. No es sorpresa que los equipos Huawei vengan sin servicios de Google, y este no es la excepción.

A pesar de no contar con grandes números si hablamos de su memoria RAM, el dispositivo sabe optimizarla y aprovecharla de muy buena manera. El terminal me deja con la sensación que el haber quitado los servicios de Google simplemente fueron un alivio para el rendimiento y fluidez del equipo. En cuanto al sistema en sí, nos encontramos ante las mismas características que la compañía ofrece para todos sus terminales.

Una vez encendido el equipo tenemos una variedad de aplicaciones que simplemente jamás usaremos, y no me refiero a las propias. Por mucho que no estén instaladas en el equipo, sí aparecen en el menú para ser instaladas de forma rápida. No tengo ningún problema con simplemente sacarlas, sin embargo, a primera vista no es lo más cómodo y rápido de hacerlo o de tener ordenado el equipo.

Aunque tener que buscar la forma de instalar las aplicaciones no resulta lo más cómodo, me quedo con el trabajo que la compañía ha hecho con su sistema operativo. Existen opciones sofisticadas o que esperaríamos en otros terminales pero que este las incorpora, así como también aplicaciones tan clásicas como la Radio FM o el control remoto. Creo que el mayor problema, obviamente, sigue estando en que no se puede acceder fácilmente a las aplicaciones más populares -a la gran mayoría al menos-.

Batería

Lo anunciaba en un comienzo, el nuevo Huawei Y7a incorpora una batería un tanto grande, estamos ante nada más y nada menos que 5.000 mAh. Para probar aquello, trate de darle un uso cotidiano por lo que utilicé aplicaciones como Spotify, Telegram, Whatsapp, Moovit, HBO, Netflix, Instragram entre muchas otras, que no tuvieran Google por supuesto.

Ante ese uso logré un tiempo de pantalla máximo de hasta 14 horas, incluso a veces podía dar unos minutos más. Con esto debo reconocer que me sorprendió bastante. Si debemos recargar el equipo, lo que cuesta llegar a hacer, Huawei nos permite conectar un cargador rápido de 22.5 W, lo que nos permitirá cargar el equipo más de la mitad en unos 30 minutos.

Seguridad

El nuevo Huawei Y7a es un equipo que incorpora los métodos de seguridad propios de Android. Esto, porque podemos desbloquear el terminal a través de un PIN, patrón, contraseña, además del desbloqueo facial. Por otro lado, el dispositivo incorpora un sensor de huella dactilar, el que nos permitirá contar con más medidas de seguridad en nuestro teléfono.

El desbloqueo facial, como era de esperarse, se realiza a través de software. Si bien resulta operar de manera muy rápida, no contamos con el mayor estándar de seguridad, tampoco con un gran desempeño si las condiciones de luz no son las óptimas. Aunque en un uso común y con ciertas condiciones, este cumple su cometido. Pero quien se lleva todas las características es el desbloqueo por medio del sensor de huella dactilar, el cual funciona de manera muy rápida y correcta. Al estar junto al botón que activa – desactiva la pantalla, muchas veces el desbloqueo no requiere la acción de “leer” la huella, lo que lo hace aún más rápido y cómodo.

Cámara (s)

Con un espacio bastante imponente, y reconocido hoy por hoy en cuanto a cámaras, el Huawei Y7a incorpora cuatro sensores de cámaras. El principal es de 48 MP con f/1.8, un sensor gran angular de 8 MP con f/2.4, un sensor macro de 2 MP a f/2.4 y uno de profundidad de 2MP a f/2.4. En la cámara frontal nos encontramos ante un sensor de 8 MP con f/2.0 con capacidad para grabar a 1080p y HDR.

El sensor principal del nuevo Huawei Y7a, cuenta con 48 MP “combinando pixeles” para lograr mayor entrada de luz en la fotografía. Por ende, las fotografías seguirán siendo de 12 MP, aunque podemos configurarlo para aprovechar los 48. A eso debemos sumarle la posibilidad de irnos al modo HDR o de activar la inteligencia artificial que incorpora la compañía para mejorar los resultados.

Si de fotos se trata, el Y7a logra fotografías óptimas para lo que podríamos esperar en el terminal. Los colores se encuentran bien saturados, ajustados y con un balance de blancos correctos. A pesar de eso, muchas veces cuando la imagen ya es “procesada” algunos tonos de saturan de manera muy artificial, puedes notarlo sobre todo en el verde. Donde vemos una baja en la calidad es cuando estamos tomando fotos a contra luz, ahí el terminal no logra realizar un buen enfoque lo que termina ensuciando la fotografía.

Durante la noche, y bajo condiciones muy óptimas, los resultados pueden ser bastante buenos. Sin embargo, basta que tengamos un poco menos de luz para que estos simplemente desaparezcan y le demos la bienvenida al ruido, pero además no logra generar imágenes nítidas. El modo noche puede mejorar un poco eso resultados aunque muchas veces tiende a exagerarlo, aunque Huawei es el líder en ese segmento e incluso con este equipo gama media lo recuerda.

Gran angular

El sensor dedicado para realizar fotografías en gran angular, cuenta con 8 MP. Al igual que ocurre con la cámara principal, entendiendo las proporciones, este sensor se comporta de buena manera estando bajo condiciones ideales. Durante el día tendremos fotografías bastante buenas, sin mucho detalles eso sí, pero bien iluminadas y con color justos.

Durante la noche, incluso con buenas condiciones de luz, sus resultados son desastrosos. No tenemos ningún tipo de claridad, menos de detalles y no se puede lograr ninguna imagen digna con dicho sensor. Está claro que en cualquier terminal no podemos esperar grandes logros con el sensor gran angular, pero siento que este simplemente no sirve para nada.

Macro

Como se ha vuelto costumbre en los equipos de gama media, este no es la excepción, se incorpora un sensor macro. Sensor que es ideal para realizar fotografías más cercanas aunque con muy poca utilidad. Más aún cuando a pesar de tener buen balance de colores no se pueden lograr buenos detalles, para eso incluso funciona mejor el sensor principal.

Para la noche, ni hablar de saber si se puede utilizar, porque tendrá menos sentido. Comercialmente suena atractivo contar con cuatro cámaras, pero en la realidad no tienen ninguna utilidad y sentido. La cámara macro simplemente está de sobra.

Retrato

El último sensor, el de profundidad, es el que el teléfono emplea para hacer el enfoque de desenfoque o “retrato”. Para aquello, incorpora 2 MP que logran hacer un efecto de desenfoque en el fondo, aunque a veces cuesta llegar bajo ciertos detalles, de todas maneras se entiende considerando la gama del equipo.

Cámara delantera

Terminando la sección de fotografía, nos referiremos al sensor frontal. El cual con sus 8 MP obtiene buenas imágenes durante el día. Si bien se logra un buen balance de colores, tiende a dejar algunos tonos opacos o grises, además de agregar algunos efectos sobre artificiales.

A pesar de eso la cámara cumple con su cometido de cámara frontal y se comporta de manera muy óptima para lo que podríamos esperar. Al igual que el sensor principal, el mayor problema es que tiene dificultades a la hora de estar a contra luz.

Video

Respecto a la grabación, el nuevo Huawei Y7a cuenta con la capacidad para grabar en 1080p a 30 fps, lo que viene configurado de manera predeterminada. Así como también podremos pasarlo a 4K con 30 fps. A pesar de la resolución a la que podemos llegar en temas de video, el balance de colores no es el óptimo. Si bien contamos con resultados similares a la fotografía con la cámara principal, me quedo con la sensación que no logra el ajuste correcto en una amplia gama de colores, tienden a verse opacos.

Aunque de lo anterior igual podemos rescatar algo, el peor punto se lo lleva la estabilización en los videos. Esta, es nula y simplemente no existe en el terminal, como podrás notarlo en el video que viene a continuación, en todo momento la cámara queda completamente a merced de nuestro pulso y se nota demasiado. Lo que sí debo destacar es la posibilidad de cambiar entre cámaras sin tener que detener la grabación, aunque con el gran angular no se puede lograr mucho.

Durante la noche, el problema es el mismo que nos encontrábamos con la fotografía, la resolución cae drásticamente, aparece el ruido y la imagen no es para nada nítida. A eso hay que sumarle la nula estabilización, sin duda, no es un terminal con el que podamos grabar de noche.

Aplicación de la cámara

Como ocurre en todos los terminales de la compañía, nos encontramos ante la clásica aplicación de la cámara de Huawei. Sin embargo, debo destacar, que me parece correcto poder incluir los modos de cámara que más utilizamos en la barra principal. Con eso, podemos acceder y cambiar fácilmente entre ellos.

Si nos vamos a “Más”, entonces encontraremos una serie de opciones extras y otros modos de cámaras, lo que igual puede confundirnos un poco. A continuación te dejo con un video en el que podrás ver cómo funciona esta aplicación:

Conclusión y disponibilidad

Como pudiste notar, estamos ante un equipo que cubre muchas de las necesidades que podríamos tener ante un terminal. Sin embargo, me deja con una sensación de que, en general, es una equipo que sólo cumple y no destaca. Se entiende que estamos hablando de un teléfono gama media que tampoco tendría por qué innovar, sin embargo, el Huawei Y7a me deja con un sabor de dulce y agraz porque no tiene nada que destaque por sobre lo otro.

Obviamente, debo hacer mención especial a la duración de su batería y al rendimiento a pesar de contar con características un tanto recatadas. Pero, sentí que no tiene ninguna características que lo hagan destacarse entre sus pares de la compañía y ni pensar con la competencia. A eso debemos sumarle que a un usuario común y corriente le podría costar utilizar el equipo considerando que no tiene los servicios de Google.

Vuelvo a ser énfasis en su batería y rendimiento, pero no puede dejar de lado el diseño que no nos da un efecto diferenciador y una pantalla que es idéntica a la de otros equipos presentados meses antes.

El nuevo Huawei se encuentra disponible en los colores Crush Green, Negro y Blush Gold. Su precio parte en los $199.990 y ya está disponible en la tienda oficial de Huawei y en las principales retail del país.

¿Qué te pareció este equipo?

Más noticias
Análisis de la cámara del Huawei Mate 40 Pro