fbpx

Review Google Pixel 3a XL

El mercado de los teléfonos de gama alta está cada vez más competitivo, donde los fabricantes están sumando pantallas de altísima resolución, flexibles, un montón de cámaras y, por consecuencia, elevando sus precios. Esa tremenda alza de precios que está teniendo la gama alta está haciendo que los usuarios se replanteen esa inversión, y aquí es donde la gama media se está poniendo cada vez mejor.

pantalla
OLED de 6 pulgadas
RESOLUCIÓN
Full HD+ (2160 x 1080)
procesador
Snapdragon 670
memoria ram
4GB LPDDR4x
batería
3700mAh
cámara trasera
12.2MP, f/1.8
cámara frontal
8MP, f/2.0
almacenamiento
64GB

Ya hemos visto a varios fabricantes hacerlo bien aquí, pero Google ha puesto en su horizonte ser la nueva referencia en este segmento. Aquí es donde aparece en escena el Pixel 3a, un teléfono que, partiendo desde los USD $399, quiere ofrecer todos los aspectos esenciales que un usuario podría necesitar.

He estado probando la versión XL desde hace 10 días y creo que mi experiencia es digna de compartir. Si con lo que te estoy contando ya estás interesado en este teléfono, los invito a leer el siguiente análisis.

Diseño

En este apartado hay mucho y poco que hablar a la vez. El diseño del Pixel 3a XL es prácticamente igual al que vemos en el Pixel 3 XL común y corriente, a diferencia de que nuestro protagonista no incluye un notch en la pantalla. En cambio, encontramos unos biseles bastante aceptables, logrando un frontal sobrio y una parte trasera igual de atractiva que su hermano mayor.

Pese a que se ven muy similares, no se sienten iguales. El 3a tiene un cuerpo de policarbonato, lo que sin duda lo hace sentir un poco menos premium. Esto, combinado con lo liviano que es terminan por delatar que no es un teléfono de mil dólares. El equipo es muy cómodo para sostener, llevando medidas casi idénticas al Pixel 3 XL, pero otorgando un poco más de agarre gracias a la diferencia de materiales.

Como novedad, Google introdujo un nuevo color llamado Purple-ish. Pese a que no es un morado muy notorio, el teléfono lleva un leve tono lavanda que lo hace lucir muy bien, sobretodo gracias al contraste que le da el botón de encendido en amarillo flúor.

Las otras diferencias radican en que no tenemos parlantes estéreo, pero sí se agrega un parlante inferior y, al fin, un conector de audio de 3.5mm en la parte superior. Según Google, con este teléfono quisieron entregar más flexibilidad para el usuario y por eso volvieron a agregarlo.

Ojo, el Pixel 3a no es resistente al agua y no tiene carga inalámbrica, así que habrá que tener un poco más de cuidado con él y tener cerca un cargador con cable por las noches.

Pantalla y multimedia

Hablar de pantallas en teléfonos Pixel siempre ha sido un tema delicado, dado que Google no siempre ha tomado las decisiones correctas en este aspecto. En esta ocasión encontramos una pantalla OLED de 6 pulgadas (contra 5.6 pulgadas de el modelo más pequeño), con una resolución FHD.

La buena noticia es que no han aparecido problemas extraños con este modelo, lo que al menos va mostrando cierto grado de madurez del fabricante. En resumidas cuentas, es una panel que se ve bastante bien, incluso sobre luz intensa de sol, muestra colores bien calibrados y ofrece una experiencia multimedia bastante buena.

Y si ya estamos hablando de multimedia, es muy importante hablar del audio. Ya no tenemos parlantes estéreo como en el Pixel 3, por lo que ahora solo encontramos el parlante superior en el frontal y uno adicional en la parte inferior. Teniendo esto en cuenta, la calidad de audio es buena, con un buen volumen y sin distorsionarse para nada.

Ah, y nuevamente tenemos entrada de 3.5mm para audífonos. Esto es algo que creía que no extrañaba, pero la verdad es que volver a tenerlo resultó ser bastante bueno. ¿Quién lo diría?

Cámara

Si vemos los dispositivos más económicos de Huawei, Samsung o cualquier otro fabricante, siempre vemos que rebajan varias características para abaratar costos, siendo uno de los más comunes el apartado fotográfico.

Es aquí donde Google está buscando marcar la diferencia. Este dispositivo tiene el mismo sensor que el Pixel 3 común y corriente, lo que lo sitúa automáticamente como la mejor cámara de todo el segmento. Y punto. En pocas palabras, la cámara de este teléfono de USD $479 está peleando con la de los gama alta de más de mil dólares.

Para quienes no estén al tanto, las fotos de día están llenas de color, toma retratos geniales y con poca luz se luce como pocos dispositivos. A eso hay que sumarle el modo Night Sight, el cual ilumina todo con situaciones críticas de luminosidad.

Ojo, pese a que la calidad de las fotos es la misma, el procesado de las imágenes toma bastante tiempo más. Esto se debe en gran parte a que el Pixel 3a no incluye un chip dedicado a esto, como si lo tiene el Pixel 3.

Donde sí hubo cambios fue en la cámara delantera, donde solo encontramos un sensor que ofrece resultados bastante buenos, aunque un poco por detrás de lo que vemos en su hermano mayor. De todas formas, creo que acá también se posiciona como uno de los mejores del mercado.

Si hablamos de video, la tónica será la misma: una buena calidad de imagen y una grabación de sonido bastante regular. Te sacará de apuros, pero ninguno de tus amigos se sorprenderá por haber grabado esto en un teléfono móvil.

Quizás el peor contratiempo que encontramos es que Google Fotos solo te dará almacenamiento ilimitado en alta calidad, pero no en calidad original. Golpe bajo ahí, Google.

Software y rendimiento

Como comentábamos al principio de este análisis, una de las mayores preocupaciones de los usuarios es que el Pixel 3a incluye un procesador Snapdragon 670 y 4GB de RAM. La verdad es que el rendimiento del dispositivo es excelente, maneja bien la multitarea y, salvo una o dos veces, no se queda pegado ni un segundo.

Esto lo permite, en gran parte, la optimización que está logrando Google con su propia capa sobre Android. Sí, esa que echamos de menos en el Pixel 3, la abalamos en el Pixel 3a. Sumado a esto, siempre tendrás la última versión del sistema operativo, cosa que a día de hoy otros fabricantes no pueden asegurar.

Creo que es momento de decir que el software de Google la está rompiendo, y no me refiero precisamente a Android. Tener Google Assistant integrado es una tremenda ventaja, cosa que no me di cuenta hasta que tuve que ocupar Siri por un tiempo. El fabricante ha entendido –y cumplido– muy bien con lo que significa ser un asistente virtual.

Dejemos en claro que sí es más lento que otros teléfonos de gama alta si los pones lado a lado y los comparas, pero lo cierto es que en el día a día ni siquiera lo notarás si no eres un heavy user.

Batería

Hace bastante tiempo que no utilizaba un teléfono de gama media en mi día a día, por lo que tenía cierto sesgo sobre algunos aspectos. Uno de ellos era la batería, pero este teléfono realmente me tapó la boca.

Estoy terminando el día con más de un 60% de batería, logrando en varias ocasiones hasta 6 o 7 horas de pantalla encendida. No se ustedes, pero esto a mi realmente me sorprende y termina por coronar una muy buena experiencia en este dispositivo.

  • Aplicaciones: Twitter, Instagram, Telegram, WhatsApp, Reddit, YouTube, Gmail, Spotify, Google Maps, Android Auto, Nest, entre otras.
  • Conectividad activa: Bluetooth, GPS, Wi-Fi, 4G+ Entel
  • Brillo: Brillo automático.

Conclusión

Cuando llegamos a la pregunta del millón: ¿vale la pena comprar el Pixel 3a? La respuesta es muy clara: ¡sin duda que sí! El principal problema radica en su disponibilidad, dado que –por ahora– solo está ubicado en algunos países, dejando de lado muchas otras localidades que quieren acceder a él.

Esto provocará que, para adquirirlo en Chile, haya que pagar un sobreprecio que ensucia un poco la relación precio-calidad del dispositivo, pero creo que aún seguirá siendo un trato en el que el consumidor sale ganando.

El Pixel 3a es el combo completo de cosas importantes para la mayoría: una buena pantalla, una cámara excelente y una batería extraordinaria. Por otro lado, está dejando cosas de lado que lo alejan del segmento premium: no tiene resistencia al agua, no tiene carga inalámbrica y su cuerpo está hecho de policarbonato.

Por 400 dólares, creo que no encontrarás una mejor alternativa en el mercado. Google lo está haciendo bien, pero es momento de que abra las puertas a otras regiones. Al fin y al cabo, no sirve de nada que sea la mejor alternativa si la gente no lo conoce y no puede acceder a él.

Más noticias
microsd portada
Tarjetas microSD: Velocidad de lectura y escritura con CrystalDiskMark