Review Fitbit Flex 2

El día de hoy tenemos el agrado de traerles un review que no es de los comunes pero que a partir de hoy verás bastante seguido en Pisapapeles ya que, gracias a nuestros amigos de Fitbit, les traeremos los completos análisis de la gama de medidores de actividad física de esta empresa muy reconocida, empezando por el Fitbit Flex 2, que se caracteriza por ser un pequeño medidor, económico, que no posee pantalla pero que es capaz de medir incluso cuando estamos nadando, siendo el primer dispositivo de Fitbit en ser resistente al nado.

Con nuestro pequeño protagonista tendremos la capacidad de medir todo tipo de actividad física aeróbica, por lo que nos medirá salidas a trotar, caminatas, natación gracias a su resistencia al agua y todo tipo deportes como el fútbol, voleibol, tenis, entre muchos otros, pero olvídate de que medirá actividad anaeróbica como un levantamiento de pesas.

Vamos a ver que tal se comporta y qué tan precisa es su medición, así como su duración de batería, aspecto muy importante para la gente dedicada a la actividad física y el deporte.

¡Vamos con el review!

Detalles técnicos de la unidad probada

Fabricante y modelo

– Fitbit
– Flex 2
– Estado inicial: Nuevo
– Unboxing: Flex 2, Cable de carga, Dos pulseras color negro (grande y pequeña), Manuales.

Hardware

– Acelerómetro de tres ejes
– Motor de vibración
– LED con 5 indicadores de luz.
– Batería de litio con capacidad no especificada de hasta 5 días de duración.
– Bluetooth 4.0
– Almacena hasta 7 días de movimiento y totales diarios de 30 días.
– Sumergible hasta 100 metros de agua.
– Medidas: 31,7 x 8,9 x 6,8 milímetros.
– Peso: 23,5 gramos.

Diseño

Vamos a partir con el diseño de nuestro diminuto protagonista, el cual en realidad es un módulo de medición muy pequeño y que se puede remover de nuestra pulsera. Este módulo cuenta con 5 LEDs en su frontal que nos permitirán diferenciar las diferentes notificaciones que nos lleguen a nuestro smartphone, así como darnos una vista previa de la actividad física que hemos realizado durante un día. Más detalles les contaré más adelante.

En cuanto a las bandas, el Flex 2 viene con dos pulseras de color negro en su caja, una para muñecas pequeñas y otra para grandes. El módulo de medición se coloca a presión en la parte inferior y la pulsera cuenta con un material plástico medianamente flexible que se siente muy cómodo en nuestra muñeca y que pesa tan solo 23,5 gramos, por lo que no he tenido problemas para llevarlo durante el día y la noche. Si es bonita o no, es subjetivo, pero a mi me gusta.

El sabor amargo se lo lleva la forma en la que la banda se engancha en nuestra muñeca, ya que para quitarla se requiere de mucha fuerza ya que queda muy bien sujeta. Fitbit podría haber buscado una solución menos tosca, como la incorporación de imanes para evitar este problema, que aunque es menor, se vuelve un poco molesto.

Por otra parte, la pulsera es intercambiable, haciendo del Flex 2 un dispositivo muy camuflable, y Fitbit tiene a disposición diferentes modelos de pulseras, brazaletes más elegantes e incluso podremos utilizarlo como un colgante para nuestro cuello, sin embargo, estos accesorios se venden por separado y en Chile aún no estarán disponibles, siendo sólo adquiribles a través de Amazon. Existen versiones en plástico en color negro, azul, rosado, gris, amarillo y lavanda, mientras que las opciones más elegantes vienen en color dorado, rosado y plateado.

Notificaciones

Más allá de estar frente a un medidor de actividad física, estamos frente a un wearable, y como cualquier dispositivo de ésta índole, tendremos la posibilidad de recibir notificaciones directamente en nuestra muñeca.

2 LEDs encendidos indican 40% del objetivo completado.

Para cumplir con esta tarea, el Flex 2 cuenta con un excelente motor de vibración y 5 luces LEDs que actuarán de forma distinta dependiendo de la notificación que recibamos, ya sea llamadas, mensajes, alertas para movernos o alarmas silenciosas. En la siguiente imagen se muestra cada patrón de luz disponible.

Punto aparte para las notificaciones de mensajería, ya que sólo podremos seleccionar una aplicación de este tipo que será la que enviará las alertas de vibración. En mi caso seleccioné WhatsApp que es la que más utilizo.

Durante el día, si hacemos dos pulsaciones sobre el Flex 2, nos mostrará el progreso de actividad física que llevemos por lo que cada LED equivale a un 20% de nuestra meta de actividad física diaria. Esto permite al usuario saber si debe realizar actividad física o si ya es suficiente con lo realizado durante el día para mantener una vida activa.

Lamentablemente, las notificaciones no pueden ser configurables por el usuario y no podemos configurar patrones de luces para determinadas acciones y ese es un punto a mejorar por Fitbit, aunque le resto importancia debido a que el Flex 2 no está diseñado para ser un notificador y su principal función que es la de mantenernos activos, la cumple muy bien.

Medición de Actividad

Llegamos a la que es, sin lugar a dudas, la principal función del Fitbit Flex 2: la medición de nuestra actividad diaria.

Como ya comenté antes, el Flex 2 puede rastrear todo tipo de actividad aeróbica, por lo que podremos seguir nuestras caminatas, carreras, bicicletas al aire libre y estáticas, deportes e incluso nuestro nado en piscina y mar, teniendo una precisa medición de los pasos que damos, las calorías que quemamos, nuestro minutos en movimiento, la actividad diaria y la calidad de nuestro sueño, detectando las horas en las que estamos profundamente dormidos o cuando estamos algo inquietos. Todas estas funciones de reconocimiento son automáticas y Fitbit las ha denominado SmartTrack.

¿Pero qué tan bien funciona? La verdad es que no me puedo quejar, la medición de actividad ha sido muy exacta, saliendo a trotar, jugando fútbol, andando en bicicleta e incluso en cortas caminatas de paseo, dando resultados muy similares a otros wearables que he probado, como es el Huawei Watch, incluso en la medición de las distancias.

Pero obviamente no todo ha sido perfecto, soy baterista y en ocasiones, al tocar la batería, el Flex 2 cree que he salido a trotar o a caminar, o incluso al ir manejando un vehículo me ha detectado fases de caminatas en la que yo no me he movido de mi asiento, por lo que la precisión no es de un 100%, pero pese a esos detalles, la experiencia ha sido muy buena en cuanto a la medición.

Lo que si me ha sorprendido y que ha sido muy preciso, es la capacidad de medir nuestro sueño, con el Flex 2 podremos monitorear automáticamente cuanto y cómo es la calidad de nuestro descanso, e incluso establecer objetivos de horas de sueño para mejorar la calidad de nuestro día.

Aplicación

Lo que realmente le da vida a nuestra pulsera es la aplicación de Fitbit, que se encuentra disponible en Android, iOS y Windows que nos presentará una gran cantidad de opciones para personalizar nuestro estilo, metas y mediciones, pero que también nos sirve para incorporar desafíos en nuestra vida activa y nos recomienda sesiones de entrenamiento para mantenernos saludables y vernos físicamente bien.

La aplicación es muy fácil de utilizar, en la parte inferior tenemos 5 pestañas, el primero es nuestro panel de monitoreo de actividad, el que se irá actualizando automáticamente según la actividad, ejercicio y deporte que realicemos. Aquí se nos mostrará los pasos, nuestra actividad física semanal, la actividad por hora e incluso podremos añadir nuestro consumo de alimento y agua para establecer una meta de peso y ayudarnos a cumplir nuestro objetivo. Todo muy intuitivo y fácil de utilizar. Si pulsamos sobre cualquiera de los apartados, accederemos a una vista detallada y por día de las diferentes categorías, pudiendo acceder a información muy precisa que otros dispositivos no te otorgan.

En el segundo panel tenemos los desafíos, en el que se nos recomienda diferentes aventuras y carreras, pudiendo competir con otros amigos que utilicen la aplicación y determinar quien logra primero los objetivos propuestos por la aplicación.

Luego tenemos la pestaña de orientación, en la que nos se nos mostrará a través de una aplicación externa llamada FitStar, diferentes rutinas de ejercicios dependiendo de lo que nosotros busquemos, como puede ser rendimiento cardiovascular, adelgazar o simplemente mantener una vida activa y saludable con entrenamientos personalizados.

Sin duda que la aplicación de Fitbit es uno de los principales atractivos de poseer uno de estos productos, es fácil de utilizar y te brinda muchas opciones para mantenerte activo y la conexión con la pulsera nunca se desconectó, funcionando como debería en todo momento. Es aún mejor si algún amigo posee un monitor de actividad física de Fitbit, ya que nos permitirá competir y mantenernos motivados mutuamente para lograr los objetivos propuestos en la app.

Batería

Uno de los puntos más importantes a la hora de elegir uno de estos dispositivos es la duración de la batería, sobre todo si consideramos que están diseñadas para medir nuestra horas de sueño, y no deberíamos quitarla mientras dormimos, como si ocurre con un reloj.

La forma de cargar el dispositivo es a través de los pins que vemos en la parte posterior del monitor, que se conecta al cargador incorporado como si de una batería se tratase. El Flex 2 demora al rededor de 2 horas en cargar por completo, lo que me parece algo lento pero que no ha sido un inconveniente, como si lo ha sido su cable de carga, que tan solo mide 10 centímetros, y no me ha convencido su implementación.

Fitbit promete una duración de batería de hasta cinco días y en nuestra prueba, utilizando todas las funciones de notificación al cuarto día nos ha notificado que carguemos el dispositivo, aunque al desactivar las notificaciones de mensajería, la duración de la batería ha aumentado significativamente. Debo decir que hubiese sacrificado un poco de tamaño en el monitor para incorporar una batería de mayor capacidad y que durara más, ya que estos dispositivos están pensados para estar puestos incluso mientras nos bañamos, y es bastante molesto cargarlo aún más si consideramos que es algo difícil quitarlo de nuestra muñeca.

Conclusión 

Luego de más de dos semanas utilizando el Fitbit Flex he llegado a la conclusión de que estamos ante un muy buen medidor de actividad física, que destacada por tener un buen diseño, muy agradable y cómodo de llevar, e incluso si inviertes un poco de dinero, puedes encontrar variedad de opciones para llevarla en diferentes situaciones de más formalidad.

Me gustaría destacar la aplicación de Fitbit, que sin duda es una de las más completas que he visto en el área de la actividad física, ofreciendo incluso rutinas de ejercicios y diferentes objetivos para mantenernos siempre motivados en adquirir hábitos de vida activa, que en la sociedad actual y en la realidad chilena, está muy al debe.

La medición de la actividad física en todo momento fue muy buena, aunque es importante que siempre en aspectos básicos, como los pasos, calorías quemadas o distancias recorridas, incluso en el agua, pero no esperes mediciones más especificas como seguir ritmo cardíaco, porque el Flex 2 no lo hará. Hace lo básico y lo hace muy bien.

En el aspecto que sin duda que destaco el de la batería, ya que si bien, cumple con creces con los cinco días prometidos por la empresa, la forma de cargar el dispositivo, la velocidad de carga y la duración me parece corta para un aparato que está diseñado para estar día y noche contigo.

Para lo que cuesta, me parece un muy buen medidor de actividad física.

✅ Resistencia al agua, incluso en el mar.
✅ Diseño muy agradable y cómodo.
✅ Mide la actividad física incluso nadando.
✅ Cumple con lo prometido en batería.

✅ La aplicación de Fitbit es muy completa.

❌ Notificaciones muy básicas e inmodificables.
❌ Dificultades para remover de la muñeca.

Disponibilidad

El Fitbit Flex 2 está disponible en tiendas Falabella, Paris y Ripley a un precio de $54.990 CLP.

Agradecimientos: Agencia askcomunicaciones.com

 

 

 

 

Más noticias
Review Google Pixel 5