Review Dron DJI Mavic Mini

Probablemente a estas alturas sabrás que DJI es uno de los mayores exponentes en cuanto a fabricación de drones. Sin embargo, no se han dormido en los laureles. La serie Mavic ha sido una de las más populares entre sus opciones. Y el nuevo Mavic Mini llega comprometiendo algunas funcionalidades pero dando grandes beneficios en portabilidad y autonomía.

Diseño del dron

En diseño el Mavic Mini es bastante similar a su hermano mayor, los Mavic 2 Zoom y Mavic 2 Pro. Sin embargo, este dron es mucho más pequeño. Con un poco menos de 250 gramos, incluyendo la batería, este se convierte e uno de los drones más portátiles de la marca. Sin embargo, esto no puede traer problemas, los cuales detallaremos más adelante.

Las hélices plegables, ya estándar en la serie Mavic se sienten bastante firmes y bien construidas. El cuerpo, por otro lado, hace notar el sacrificio de peso. Por dentro tiene un marco metálico. Sin embargo el plástico exterior se siente bastante frágil y barato.

Para insertar la batería debemos levantar una tapa por detrás, la cual se siente muy delgada. Por suerte la batería tiene un mecanismo propio para evitar que se salga. la ranura MicroSD y puerto USB están descubiertos por lo que deberás tener mucho cuidado con el polvo si decides elevarlo en lugares con tierra.

Otro problema con el polvo es la falta de ventiladores dentro del dron. Debido a que no hay un flujo de ventilación hacia afuera, el polvo puede introducirse dentro del dron, lo cual puede ser peligroso.

El mayor problema de diseño del Mavic Mini y con el que me sentí un poco engañado, es que no incluye sensores de distancia frontales Sin embargo el diseño simula tenerlos. Mucho cuidado con terminar con el dron estampado contra un muro.

Diseño del control y accesorios

El control es muy similar a los incluidos en la serie pero con algunos cambios. Por un lado, ya no existe la pantalla incluida con información del dron. Esto hace que se pueda reducir tanto su costo como su peso. Considerando que siempre volarás el dron usando un smartphone como pantalla, no es tan terrible.

Una de las excelentes novedades es que ahora las puntas de los joysticks son removibles y se pueden guardar en unas ranuras específicas, lo cual reduce bastante el tamaño a la hora de transportarlo. Esto también puede provocar que sean más fáciles de perder. Lo bueno es que incluyen otro par de repuesto. Bien ahí, DJI.

Una de las cosas en las que hay que felicitar a DJI es la inclusión de un sistema de carga único para las tres baterías que incluye el pack revisado. Con un solo enchufe puedes cargar las tres baterías (de forma secuencial) sin preocuparte de ir cambiándolas o comprando accesorios. Además, el recipiente de carga sirve como medio de transporte e incluso como batería externa para tu smartphone.

Ahora el problema que, a estas alturas ya no debería existir. DJI, estamos a 2020. dejemos el MicroUSB, por favor.

Software del smartphone

El software es uno de los grandes problemas que tiene DJI en general. La aplicación en sí no está mal. Funciona muy bien, se conecta sin problemas y permite visualizar las grabaciones o fotos, descargarlas al teléfono, revisar otros datos y más. Sin embargo, si tienes más de un producto DJI, la misma aplicación no te servirá.

Para el Mavic Mini se utiliza la aplicación DJI Fly. Para los Mavic normales, la aplciación DJI Go o DJI Go 4.0. Por otro lado, para las cámaras y estabilizadores Osmo, se utiliza la aplicación DJI Mimo. Cuatro aplicaciones para múltiples productos es algo que podrían mejorar bastante. Un Mavic Mini y un Mavic Pro son esencialmente lo mismo: Drones. Por lo que tener la misma aplicación pero mostrando las funcionalidades disponibles no es algo descabellado.

Volviendo a la aplicación que nos corresponde, DJI Fly, esta es bastante simple. En la parte superior izquierda podemos ver nuestra ubicación aproximada y las zonas prohibidas de vuelo (aunque faltan algunas como el aeródromo de Tobalaba o el de Vitacura en Santiago). La esquina superior nos muestra un botón con distintos manuales y tutoriales para sacar mayor provecho a nuestro dron.

En la sección Album podemos encontrar las fotos tomadas en baja calidad y aquellas que descargamos al teléfono. También podemos hacer pequeñas películas con diseños predeterminados de DJI. En SkyPixl podemos ver las creaciones de otros usuarios para “inspirarnos”. Por último, en la sección de perfil podemos ver la información de vuelos previos y del o los drones registrados a nuestro usuario.

En la sección de vuelo, podemos ver todos los datos tanto de la cámara como del dron mismo La cámara tiene un modo manual, permitiéndonos controlar parámetros de forma individual como ISO y exposición. Dentro de este modo también podremos elegir despegar, aterrizar y los distintos modos de vuelo.

Software del dron

Al ser un dron tanto de menor costo como de menor tamaño y peso que el Mavic normal, hay funcionalidades que faltan. Por ejemplo, la opción de ActiveTrack no está disponible por lo que todo el tracking de objetos deberás hacerlo de forma manual.

Tampoco incluye opciones para seguir puntos predefinidos, por lo que todos los movimientos deberás hacerlos de forma manual. Tampoco incluye funcionalidades de detección de terreno. Todos estos sacrificios han sido en pos de tener un dron más liviano y barato, además de diferenciarlo del Mavic a secas o el Mavic Pro.

Cámara y rendimiento

En el área de rendimiento el Mavic Mini es bastante variado. Mientras algunas cosas las logra bastante bien, otras dejan algo que desear. Las baterías duran al rededor de 20 a 25 minutos con vuelo normal. Esto es sin exigirle ir al 100% todo el rato y sin viento fuerte. Eso nos da un total de una hora aproximada de vuelo, lo cual está muy, muy bien.

La velocidad del Mavic Mini, considerando su tamaño y peso está más que bien. La velocidad vertical máxima es de unos 2 metros por segundo, mientras que horizontal es de unos 10 metros por segundo o 36 kilómetros por hora. Esto es, claramente, sin viento en contra o a favor. El Mavic Mini, con sus casi 250 gramos es muy, muy susceptible al viento. En ocasiones, con viento muy fuerte, me era imposible siquiera avanzar en contra, lo cual me causó más de un susto.

DCIM\100MEDIA\DJI_0009.JPG

La cámara, la verdad, habla por si sola. Permitiendo una resolución de 2,7K a 30 cuadros por segundo o 1080p a 60 cuadros por segundo en video y fotos de 12 megapixeles permitiendo también modo manual para controlar parámetros de forma individual. A continuación van fotos y videos tomados en distintas situaciones con el Mavic Mini.

En cuanto a sensores, este solo tiene ultrasonido en la parte inferior, por lo que, al menos, no te estrellarás contra el suelo. Sin embargo, sin sensores frontales puedes estrellarte sin problemas contra un árbol o un muro.

Uno de los mayores problemas es la señal entre el dron y el control. Llevándolo a distancias mayores a 400 metros la señal se perdía constantemente. No al punto de perder el control del dron, pero sí la imagen de la cámara. Automáticamente el dron solicita volver al punto de partida de forma automática, mensaje que se puede omitir y seguir volando sin visual. Sin embargo, el gran problema está que a veces a distancias incluso menores a 200 metros, sin obstáculos entre medio, la señal se perdía de forma espontánea para luego volver unos segundos después lo cual interrumpió varias veces tomas que estaba realizando.

Conclusión

En conclusión, por un precio cercano a los CLP $450.000 para el kit revisado (el dron con un kit más reducido tiene un precio menor), es una excelente opción para aquel que no quiere pagar cerca de un millón por un dron más enfocado al consumidor más que para el profesional. Con video sobre 1080p, excelente batería y más opciones de portabilidad, este es un excelente acompañante para viajes.

Por supuesto, de más está decir que, si vas a comprar uno, debes tener claro, dependiendo de las leyes en tu país, que hay lugares donde está prohibido volar en zonas urbanas o cercanas a aeropuertos. Siempre sigue las normativas de tu país.

Co-Fundador
Más noticias
Review Google Pixel Buds