Review audífonos inalámbricos Sony WF-1000XM4

Sony fue uno de los primeros fabricantes en ofrecer cancelación de ruido activa en sus modelos in-ear y si bien los XM3 eran destacables en ese sentido, su diseño se terminó quedando muy atrás de modelos como los AirPods Pro o los Galaxy Buds Pro.

Y esos son precisamente los modelos a los que Sony viene a destronar con el lanzamiento de los WF-1000XM4, los cuales mejoran practicamente todo lo que ya hacía bien el modelo anterior, con un nuevo diseño acorde al año 2021, una mejorada cancelación de ruido ambiental, un mejor sonido y mayor batería, y como si fuera poco, con el añadido de la siempre importante resistencia al agua. 

Pareciera ser que son los audífonos inalámbricos perfectos, y desde ya te digo que son lo mejor que he probado.  

ModeloSony WF-1000XM4
Peso41 g
Sonido y funcionesDriver de 6 mm.
Cancelación de ruido activa, sonido ambiental.
Sonido adaptativo.
Certificación IPX4 para resistencia al agua.
Google Assistant y Amazon Alexa.
Fast Pair.
ConectividadBluetooth LE 5.2. Codecs SBC, AAC, LDAC.
Batería8 horas con cancelación de ruido (12 horas sin CR). 24 horas con estuche.
ColorNegro

Diseño y hardware

Si bien el cómo luce un producto siempre es algo subjetivo y depende del gusto de cada usuario si esto influye o no en la compra de un audífono, para mi, es algo medianamente importante y creo que lo que ha hecho Sony en este apartado es destacable, sobre todo si consideramos todo lo que han mejorado respecto a la versión anterior y también frente a la competencia “premium”.

Los WF-1000XM4 son mucho más chicos que la versión anterior, ofrecen un diseño circular, medio compacto, que a mi gusto se ve mejor que el “bastón” que tienen algunos in-ear como los AirPods Pro o el diseño rectangular que tienen los Bose QuietComfort Earbuds –la otra gran empresa competidora de Sony en el mercado de la cancelación de ruido.

A mi el tamaño no me molesta para nada, y si bien creo que puede haber personas con la oreja muy pequeña que los encuentren un poco grandes, eso no aplicará para la mayoría de personas, y a mi me han encantado porque suelo usar audífonos in-ear bajo los over-ear cuando toco la batería, y este modelo no molesta para nada al hacer esto, como sí ocurre con la totalidad de otros diseños que he probado –¡aunque obviamente sólo a un baterista le importa esta situación!–.

Los aúdifonos cuentan con una acabado plástico en color negro mate y me gusta bastante que su forma se ajuste de excelente manera a la forma de la oreja, pudiendo hacer deporte con ellos sin ningún problema. En la parte de abajo hay una zona dorada que incorpora los micrófonos ambientales y en la parte interior están los pin de carga, junto al sensor de detección de uso.

Por otra parte, los XM4 son más pesados que la competencia pero en ningún caso es un peso que llega a molestar, de hecho, la batería en su interior es muy generosa y muy probablemente esto tiene que ver con el peso de los auriculares. También cuentan con certificación IPX4 para resistir el agua y el sudor.

El último gran cambio en los audífonos, es uno que contribuye a la mejora de la cancelación de ruido, y es que en esta versión, las gomas incorporadas no son de silicona, sino que de un material esponjoso que se expande dentro de la oreja, permitiendo un mejor cierre del oído y por lo tanto, una mayor supresión natural de ruido. Eso sí, la desventaja es que hay que “atornillar” o apretar la goma antes de colocarnos el audífonos para que quede bien ajustado.

El estuche de carga también ha sido rediseñado, en un cambio que se esperaba porque en la versión anterior era enorme. Ahora es similar a la de los AirPods Pro, pero más gorda y está bien. Esta se carga por USB-C y cuenta con tecnología Qi para carga inalámbrica, como no podía ser de otra forma debido a su enfoque premium.

Cancelación de ruido y sonido

Pero vamos a lo realmente importante, su cancelación de ruido es tan buena que se asemeja a la que ofrecen audífonos over-ear, como los WH-1000XM4, y si, puede sonar como una exageración, pero considerando el formato in-ear de nuestro protagonista, es impresionante. 

Fácilmente puedes estar en un lugar ruidoso, como el transporte público o un bar, ponerte los audífonos y perderte en tu música sin tener que poner el volumen en un nivel alto. También los he probado en un viaje en carretera con las ventanas abiertas, y el ruido del viento pasa desapercibido. Así de bueno es, cancela de mejor forma todas las frecuencias y es muy superior a la competencia, teniendo que usar el modo de sonido ambiental –que además es automático– para poder oír a la gente.

Sony dice que el nuevo procesador V1 hace el trabajo de cancelación de ruido, pero el uso de las gomas de esponja también contribuye a que la supresión sea la óptima y que la experiencia sea tan destacable. Y si te preocupa no escuchar a tu alrededor cuando vas en bicicleta o simplemente quieres escuchar el sonido ambiental, los auriculares cambian entre cancelación y sonido ambiental automáticamente, dependiendo del entorno y de tu movimiento.

Como era de esperarse, el sonido también ha mejorado respecto a la versión anterior. Los XM4 cuentan con un driver de 6 mm que ofrece un sonido excelente a nivel de bajos, medios y agudos, siendo además personalizable a través del ecualizador incorporado en la app de Sony. 

Los auriculares son compatibles con un códec propio de Sony llamado LDAC con teléfonos Android, el cual puede transmitir audio por Bluetooth de la forma más rápida (990kbps), por lo que son capaces de transmitir audio sin pérdida y audio 360° con las aplicaciones compatibles, aunque lamentablemente, aún no sean demasiadas. AAC y SBC son utilizados para dispositivos con otros sistemas operativos.

Personalmente, le he añadido un poco de bajo a la ecualización por defecto y ha sido una completa maravilla la experiencia de audio en cualquier estilo musical, sobre todo en el rock, donde se puede percibir de gran manera la separación de cada sonido –se sabe–. Son fácilmente los mejores audífonos in-ear que he probado en ese sentido y es que además la cancelación de ruido que consiguen ayuda mucho.

Con el micrófono no he tenido grandes problemas, y los receptores casi siempre me han escuchado de muy buena forma incluso en lugares ruidosos. Lo único que no me ha gustado es que cuando estás en una llamada, se amplifica el sonido ambiental al máximo, por lo que de repente serás tú el que no logrará escuchar a la persona que te está hablando, sobre todo si pasa una micro al lado tuyo.

Funciones y configuración

Todas las funciones de los audífonos se pueden controlar a través de la aplicación Sony Headphones, que pese a su interfaz unos cuantos años obsoleta, cuenta con todo lo necesario para ofrecer una excelente experiencia de usuario. Bueno, casi.

El sonido ambiental funciona a la perfección y se puede escuchar con mucha claridad lo que está pasando en el entorno, además la cancelación de ruido y el sonido ambiental se activan automáticamente dependiendo de la ubicación en la que estés o la actividad que estés realizando, pudiendo personalizar los niveles de sonido a nuestro gusto. Es decir, si vamos en una micro podemos elegir que se active la cancelación de ruido al máximo, pero si estamos caminando, podemos hacer que el sonido ambiental se active, e incluso se le puede dar más énfasis a las voces.

Los audífonos también son capaces de detectar cuando estás hablando para activar el sonido ambiental al máximo, y si eres más de manejar este tipo de cosas manualmente, se puede configurar que con solo mantener presionado un auricular se cambian entre cada modo.

Esta larga pulsación también puede ser utilizada para activar Google Assistant, que también es capaz de responder al comando “Hey, Google” para pedirle que lea las notificaciones, que ponga música o cualquier tipo de instrucción, tal y como lo hacen los Pixel Buds, los cuales hicieron debutar esta función. También son compatibles con Amazon Alexa y sus comandos de voz. Lo malo es que no existe ningún gesto para subir o bajar el volumen, por lo que deberemos pedirlo por voz o utilizar el teléfono para esta función tan básica.

Otra función que no puede faltar es la detección de uso, que funciona a la perfección, mientras que el proceso de emparejamiento es muy fácil. Contamos con Fast Pair en Android por lo que solamente se debe abrir el estuche de carga para emparejar los audífonos con el teléfono, mientras que para emparejarlos manualmente con otros teléfonos se deben colocar los audífonos y mantener pulsado cualquiera de ellos para iniciar el emparejamiento Bluetooth. 

La gran ausencia de los XM4 es la conectividad Bluetooth con múltiples dispositivos, función que sí está disponible en la versión over-ear de los XM4. Es super cómodo no tener que cambiar manualmente de dispositivo (entre el computador y el teléfono) cuando se está trabajando, por ejemplo. Esta función no es menor, y para mi gusto, debería estar presente en cualquier audífono de gama alta.

Batería

Uno podría pensar que con todas las mejoras a nivel de diseño, cancelación de ruido y hardware en general, la autonomía de los WF-1000XM4 debería estar bajo su competencia, pero ocurre todo lo contrario ya que les vuelve a sacar ventaja.

Durante todo el tiempo de prueba, no he tenido que cargar el case ninguna sola vez, arrojando una autonomía de 22 horas totales, las cuales se pueden visualizar en la aplicación, con su gráfico y todo. Sony promete una duración de 8 horas de uso continuo con la cancelación de ruido activa, un número muy superior a las 5 horas que ofrecen el resto de empresas, mientras que si consideramos el estuche, la autonomía aumenta a 24 horas. 

El estuche se recarga a través de USB-C o carga inalámbrica Qi, aunque esta última no la he podido probar debido a que no son compatibles con cargadores verticales, como el Pixel Stand.

¿Vale la pena?

Si y mil veces si. Los WF-1000XM4 han mejorado a sus predecesores en prácticamente todos los aspectos, ya que son mucho más chicos, son cómodos, tienen un sonido excelente gracias al códec LDAC y sin duda alguna, tienen la mejor cancelación de ruido activa del mercado, acercándose bastante a la que ofrecen los audífonos over-ear con dicha tecnología.

Por si eso fuera poco, son muy inteligentes y pueden reconocer, gracias a los sensores del teléfono, en qué situación se encuentra el usuario, ajustando automáticamente el sonido ambiental y la cancelación de ruido dependiendo del entorno, por lo que, por ejemplo, no te deberás preocupar de ajustar manualmente el sonido ambiental si vas sobre una bicicleta.

Por si eso fuera poco, la integración con los asistentes inteligentes es perfecta, pudiendo activar Alexa o Google Assistant con su respectivo comando de voz para no tener que utilizar.

Pero claro, no son perfectos, a algunas personas con orejas pequeñas les puede llegar a incomodar su tamaño, el micrófono sufre más de la cuenta cuando hay mucho ruido alrededor y bueno, me sigue pareciendo un poco absurdo que Sony apueste por estos nombres para sus productos. Si lo anterior no te complica, estos son los audífonos que deberías comprar.

Los WF-1000XM4 pueden encontrarse en tiendas Sony a un precio de CLP $229,990.