Review audífonos Apple Airpods Max

Sin duda uno de los anuncios más esperados en el último tiempo por parte de Apple han sido los Airpods Max. Después de un excelente rendimiento en el mercado para todas las variantes de los Airpods anteriores, la marca tenía claro que era el momento de dar el salto hacia unos audífonos over-ear que pudieran entregar una experiencia más completa a los usuarios.

Después de varias semanas de probar los nuevos audífonos de Apple creo que estoy justo en el punto donde quiero contarles cómo son y si vale la pena invertir una cantidad no menor de dinero en ellos. Vamos a repasar sus ventajas, sus desventajas y unas breves comparaciones para que todos entiendan en qué se están metiendo al comprarlos.

¡Vamos con el review!

Wow, vaya diseño

Partamos con cómo se ven, ¿les parece? Apple eligió una opción poco convencional en este tipo de audífonos, ocupando aluminio, acero inoxidable, un poco de plástico y una malla para soportarlos sobre nuestra cabeza. De inmediato esto da un tremendo salto en la calidad de fabricación del producto, otorgando una sensación muchísimo más premium que, por ejemplo, los XM3 de Sony.

Esto en un principio me preocupó, dado que usualmente mejores materiales significan que el resultado final es más pesado, y pese a que en el papel sí son más pesados, esto terminó no siendo para nada un inconveniente. ¿Por qué? Porque Apple se las ingenió para inventar un soporte de metal que va cubierto por plástico y que, justo sobre nuestra cabeza, tiene una malla que hace que el peso no recaiga directo en la parte superior de la cabeza. No me pidan que explique esto mucho más en detalle, pero solo les diré que puedo pasar horas con los audífonos puestos y en ningún momento sentí algo de incomodidad.

Para regular el tamaño el mecanismo de metales que se deslizan es extrañamente satisfactorio. Cuesta un poco al principio saber que tanta fuerza hay que hacer para moverlo, pero esa misma solidez es la que lo deja absolutamente fijo cuando encontramos el punto preciso para nuestra cabeza.

Las almohadillas siguen la misma tónica. Están hechas de una espuma viscoelástica que se acomoda rápidamente a tu oreja. En todo momento se sintieron increíbles y nunca me generaron ni el más mínimo problema. Además, son fácilmente intercambiables con imanes en caso de que quieras renovarlas o simplemente optar por otro color. Lamentablemente en Chile aún no vemos que se vendan solo las almohadillas.

Ah, sí, hablemos de los botones. Apple ha optado por hacerlos lo más minimalista posible, por lo que sólo encontraremos dos formas de interactuar con los audífonos: un botón y una rueda. El botón sirve para la cancelación de ruido y para sincronizarlo con algún dispositivo, mientras que la rueda (muy al estilo del Apple Watch) sirve para subir/bajar el volumen e invocar a Siri cuando la necesitemos.

¡Pausa! Hablemos un poco de esta rueda. Al principio pensé que sería algo incómodo manejarla sin mirarla, pero luego de un día de acostumbrarme, resultó muchísimo más cómodo que hacer gestos en el lateral (como con los Sony). No sé, quizás se sienta menos moderno, pero sin duda que al final es muchísimo más práctico.

El puerto de carga es Lightning, lo cual me pareció algo extraño (en mi opinión debería haber sido USB-C). De todas formas el cable viene incluido en la caja, aunque como te podrás imaginar, no vienen con el adaptador a la corriente.

Quiero dedicar un párrafo al diseño del bolsito donde vienen los Airpods Max. Sí, es horrible. Sí, parece una cartera. No, no protege completamente los audífonos. Creo que lo único a destacar es que una vez que los guardas ahí se activa un modo de ahorro de batería bastante agresivo, pero aparte de eso no tiene mucha razón de existir. En este sentido prefiero mil veces lo que ha hecho Sony con sus estuches, por ejemplo.

Inteligentes como nos tienen acostumbrados (excepto por Siri)

Si alguna vez probaste algunos Airpods, ya sabes de lo que estoy hablando. Para aquellos que no, les voy a contar un poquito de la experiencia. Como podrás imaginar, para sacar total provecho a los Airpods Max, lo ideal es tener un ecosistema de Apple (iPhone, Mac o iPad). Es importante tener esto en cuenta, porque muchas de las cosas que voy a escribir a continuación sólo aplicarán para estos dispositivos.

Una de las primeras cosas que notarás es que la música se parará una vez que te saquen los audífonos, lo que es realmente bacán cuando notas que alguien te está hablando y quieres empezar a entablar conversación. Una vez que te los vuelvas a poner, la música se reanuda automáticamente. El “cómo” es bastante simple: se sitúan sensores de proximidad que detectan cuando tus orejas están cerca y cuando no.

Ah, claro, antes de eso notarás que la forma de conectarte a los Airpods Max desde un iPhone es demasiado simple: te aparecerá un notificación y presionar “Conectar”. Eso es todo. Una vez sincronizados, los audífonos detectarán automáticamente dónde estás conectado y se cambiarán de forma automática entre el Mac, iPhone o el iPad que estés ocupando.

La cancelación de ruido, en resumidas cuentas, es la mejor que probé en cualquier audífono. Realmente logra que te desconectes del mundo y te concentres en lo que estás escuchando. Acá los audífonos ofrecen tres opciones: apagado, ruido ambiente o cancelación de ruido. En la opción intermedia se encienden los micrófonos que están en la parte exterior y canalizan de forma digital el sonido para poder oírlo con claridad.

Todo maravilloso hasta que llegamos a Siri. Si presionas el botón de la corona digital accedes al asistente de Apple y, bueno, todos sabemos como es Siri. Si bien cumple con lo básico, todavía sigue estando súper lejos de Google Assistant. La verdad es que no lo he ocupado tanto en este periodo, pero para quien si lo use regularmente funciona bien.

Sonido al máximo

Llegamos al apartado que –para muchos– es el más importante: el sonido. A mi siempre me ha gustado que mis audífonos se escuchen bien, por lo mismo me compré unos Sony WH-1000XM3 que me han rendido espectacular hasta este momento. Para mi no había nada que los superara en audio y calidad de sonido (guardando las proporciones del precio, claro está), por lo que escuchar música en los Airpods Max realmente reformuló toda mi perspectiva.

Para aclarar un poco, solo pude probarlos a través de una conexión Bluetooth, ya que para conectarlos por cable auxiliar hay que comprar un adaptador de 35 dólares directamente a Apple. No funciona el adaptador que incluían antiguamente los iPhone, para que lo tengan en cuenta si quieren escucharlos “cableados”. Ah, tampoco podemos escuchar música mientras los estamos cargando.

El fabricante logró un sonido muy equilibrado, con excelentes altos y medios, pero con unos bajos algo más “neutros”. El sonido es realmente cristalino y no sufre ningún tipo de distorsión en ningún nivel de volumen. La verdad es que escuchando cualquier tipo de música se nota de inmediato la calidad superior respecto de los Sony XM3 y pasa exactamente lo mismo cuando los evaluamos en una videollamada.

Lamentablemente no encontramos un ecualizador dentro de iOS que nos permite configurar el sonido a nuestro gusto. En este caso los Airpods Max se ecualizarán automáticamente dependiendo del contenido que estés escuchando, cómo se están acomodando los audífonos a nuestros oídos y el ambiente en que estemos. En último caso, si realmente quieren una configuración personalizada, tendrás que ecualizarlo en cada aplicación que lo permita, como Spotify, por ejemplo.

En resumen, son los mejores audífonos Bluetooth que he probado hasta la fecha. Su calidad de audio es superior y su micrófono también lo es. Lo comentamos en la sección anterior, pero su cancelación de ruido también está un pasito por encima de su competencia directa.

La batería cumple, pero no destaca

El sitio web del producto promete 20 horas continuas de batería al tener cancelación de ruido y Audio Espacial activos. En general mi experiencia estuvo muy cercano a eso. En algunas ocasiones alcanzaba 17-18 horas, mientras que en otras jornadas alcancé 20 y hasta 21. Acá quedó un pasito por debajo de los Sony XM3, donde regularmente alcanzaba entre 20 y 25 horas de batería con un uso muy similar.

Tal como les comentaba anteriormente, Apple ha decidido que el conector de carga sea Lightning en vez de USB-C (pese a que en el otro extremo sí es USB-C), así que tendrás que recurrir al clásico cable de carga de tu iPhone (o ocupar el que viene incluido en la caja). De todas formas el proceso de carga es bastante rápido, ya que conectándose unos 10 minutos ya tendrás para escuchar más de 2 horas de música sin ningún problema.

Entonces, ¿los compro?

La respuesta corta podría ser “sí, claro”, pero creo que en esta ocasión necesitamos elaborarla muchísimo más. Vamos por parte. Los Airpods Max realmente están construidos como un tanque y estoy seguro que van a marcar la pauta de acá en adelante en este aspecto. Son cómodos, no se sienten pesados y tienen un buen sistema para reemplazar las almohadillas cuando necesites hacerlo (si es que las encuentras en Chile).

Se escuchan fantástico y tienen una cancelación de ruido superior. Sí, es verdad que me gustaría poder ecualizarlos como a mi me parece mejor, pero la ecualización automática cumple bastante bien la mayoría del tiempo. Lo mismo pasa con el Audio Especial, que realmente se luce cuando estamos viendo una película o algo así.

Los Airpods Max, para ser totalmente honesto, tienen solo dos puntos bajos: el estuche para guardarlos y su precio. El primero, bueno, es algo manejable y ya están saliendo algunas opciones de terceros que también activan el modo de ahorro de batería al guardarlos. El tema final es el precio. En Chile se comercializan por nada más y nada menos que CLP $599.990. Esto es más de 200 mil pesos más caros que la competencia.

Apple ha logrado un producto único, realmente superando a Sony, Bose y compañía en esta pasada. Ahora va en cada usuario decidir si está dispuesto a pagar esa diferencia por acceder a lo mejor de la categoría. Porque sí, son lo mejor en la categoría.

Más noticias
Review Huawei FreeBuds 4i