Probamos MACH y su servicio de tarjeta de crédito prepago

Ya sea por un tema de comodidad o conveniencia, las compras a través de internet se han convertido en el estándar para cuando queremos adquirir algo que a lo mejor está más barato que en una tienda local, o bien, porque derechamente no lo encontraremos en dicha tienda.

Para ello, no obstante, lo más probable es que requiramos utilizar una tarjeta de crédito para concretar la compra, la cual no todo el mundo tiene acceso, ya sea por su situación económica, por una decisión personal y, obviamente, por la edad. La mayoría de las personas tienen acceso a la vieja confiable a la Cuenta RUT ofrecida por Banco Estado, pero ésta no es compatible en la gran mayoría de los comercios online, especialmente en los internacionales.

Debido a esto, muchos se ven obligados a probar otras soluciones, siendo la más típica, en mi caso, pedirle la TC a mi mamá o papá, debido a que por mi edad –18 al momento de escribir esto–, no puedo acceder de lleno al sistema financiero.

MACH viene con una solución

MACH es una aplicación que nació como una start-up del Banco BCI, la cual permite crearnos una cuenta digital para manejar nuestro dinero. Ya que, tal y como veremos más adelante, además de ofrecer una tarjeta de crédito prepago, también podemos cobrar y pagar a nuestros amigos que también cuenten con la aplicación.

Obviamente que nos pusimos a probar la aplicación para ver si realmente esta es la “panacea”, o al menos una buena solución para aquellos que buscamos poder comprar o pagar servicios a través de internet. Pero primero, partamos con los requisitos y cosas que debes saber sobre la app.

Algunas cosas sobre MACH

Primero que todo, es necesario que sepas que para crearse una cuenta, debes ser sí o sí mayor de edad, es decir, tener 18 o más años. Además, para poder cargar dinero a la cuenta MACH, se debe hacer con otra tarjeta de crédito, o bien, a través de una transferencia bancaria. Con la Cuenta RUT basta y sobra.

Por otra parte, MACH no cobra ningún tipo de comisión, es decir, no hay cobros “extras” asociados a la creación de la cuenta, ni tampoco para la manutención de la misma. Igualmente aplica para los cobros y pagos que realicemos, y también para cuando cargamos y retiramos dinero de la cuenta. Con respecto a esto último, lo máximo que podremos cargar a la cuenta son $500.000 pesos, nada más, mientras que el monto mínimo para hacer un retiro es de $2.000 pesos.

Si tienen más dudas con respecto a la aplicación y el servicio como tal, les recomiendo leer el Centro de Ayuda que MACH ofrece.

La aplicación

La aplicación es bastante sencilla de utilizar, pues solo contamos con cinco menúes: el de inicio, el de cobros, el de pagos, el recargas y el de opciones. Nada más.

En el menú de inicio nos encontramos con nuestro saldo disponible en la cuenta, las personas con las que recientemente realizamos algún pago o cobro, y el botón para acceder a la tarjeta. En el de cobros y pagos nos abre nuestra lista de contactos para seleccionar a la persona que queramos cobrarle o pagarle, mientras que el de recargar nos entrega las opciones para poder agregar dinero a nuestra cuenta.

El último menú nos entrega las opciones para poder configurar nuestra cuenta (incluyendo la opción de retirar dinero y también un historial de movimientos) y la seguridad dentro de la app, dentro de las cuales se incluye el uso de un PIN obligatorio, pero también podemos utilizar nuestra huella dactilar e incluso nuestra cara.

Los cobros y pagos

Una de las principales gracias de MACH es que nos permite cobrar y pagarle a nuestros amigos que también estén registrados en la aplicación. Esto es bastante útil cuando, por ejemplo, se desea poner alguna cuota para una junta, etcétera.

El procedimiento para realizar un cobro es bastante sencillo, pues basta con ir al menú correspondiente y seleccionar el contacto (el cual debe estar registrado en MACH) al cual le quieres cobrar. Posterior a eso, se le enviará una solicitud con el monto a cobrar, la cual él verá si acepta o rechaza, y si es que la acepta, automáticamente se le descontará el dinero de su saldo, y se transferirá al tuyo

El procedimiento para realizar un pago es igual o más sencillo que el anterior, ya que sólo se necesita seleccionar el contacto a quien le queremos pagar, ingresar el monto y enviarlo. El otro usuario ni siquiera necesita aceptar o rechazar el pago, puesto que automáticamente se agrega a su cuenta.

La guinda de la torta… La tarjeta prepago

Este es sin duda el gran atractivo de este servicio. La tarjeta MACH es básicamente una tarjeta de crédito Visa, pero que únicamente se maneja con el dinero que tenemos en nuestra cuenta, por lo que no hay una línea de crédito vinculada a la misma.

Con esta tarjeta podemos pagar en cualquier tienda online y servicios, como Amazon, AliExpress, Uber, Netflix, etcétera (aunque al momento de escribir esto, la tarjeta no se puede usar en PSN ni en Cabify). Para utilizarla, basta con registrarla en el respectivo servicio o tienda como si fuese una tarjeta común y corriente.

Obviamente que funciona como una TC internacional, por lo que también se puede pagar en dólares. La diferencia aquí es que no se paga con el precio del dólar que se tranza en el mercado local, sino que es un valor establecido por MACH, el cual, según me he dado cuenta, es usualmente $20 pesos más caro.

Para demostrar que funciona, registré la tarjeta en Steam, Amazon, Uber y en mi cuenta de Google (para utilizarla en la Play Store y en Play Music). A continuación adjunto algunos recibos y las configuraciones de las cuentas:

Yo esperaba que existiera alguna traba con el servicio –por ejemplo que se tarden en procesar las transacciones–, pero para mi sorpresa, todo es igual de rápido y seguro, por lo que la experiencia no difiere en nada en comparación a las tarjetas emitidas desde un banco.

Conclusiones

Vamos por partes.

Primero, me parece bastante interesante la propuesta de MACH desde un punto de vista más o menos social, si es que esa es la palabra correcta. Claramente no solo busca facilitar un método más simple para poder transferir dinero entre personas, sino que también hasta podríamos hablar de una suerte de “democratización” del sistema financiero, abriéndole las puertas a muchos quienes no tienen la posibilidad de disfrutar las ventajas de comprar a través de internet.

Segundo, y ahora refiriéndome más a la aplicación, creo que ésta cumple bastante bien con lo que promete. No hay sorpresas, todo funciona como debería. El sistema de cobros y pagos es absurdamente fácil de utilizar, mientras que la Tarjeta MACH es simplemente una maravilla. También se agradece que no exista ningún tipo comisión ni cobro extra asociado a la misma.

Obvio que no va a ser para todos, especialmente por aquel límite de $500.000 pesos por cuenta (lo que se traduce a unos $800 dólares aproximadamente), y eso de que el precio del dólar no está asignado por el valor del mercado.

Pero a la larga, para la gran mayoría de las personas, es más que suficiente para realizar compras ocasionales, pagar Spotify, y viajar de vez en cuando utilizando Uber sin tener que preocuparse por andar con efectivo.

42 Comentarios Unirse a la conversación →