Por si quedaban dudas: es oficial que el 5G no tiene que ver con el coronavirus

Probablemente a esta altura ya no tengamos que hablar de lo que es el Covid-19 o más conocido como coronavirus. El 11 de marzo del 2020, la Organización Mundial de la Salud (OMS) declara a este virus como una pandemia. Desde entonces, todas las noticias se han llenado de temas respecto a los infectados, fallecidos, recuperados, cuarentenas, e incluso efectos económicos luego del paso de la enfermedad. Pero hubo una que salió en algunas partes del mundo y que llamó especialmente la atención: El coronavirus era transmitido, o tenía relación, con el 5G.

El 8 de abril, y ante el aumento del rumor que vinculaba al 5G con el coronavirus, la OMS publicó una aclaratoria para esta situación. Según el organismo internacional “los virus no pueden viajar en ondas de radio / redes móviles. COVID-19 se está extendiendo en muchos países que no tienen redes móviles 5G”.

Si bien el anuncio anterior carecía de información de un organismo oficial, esta noticia se tomó las redes sociales. Sin saber su origen, se comenzó a replicar, especialmente en Twitter, este rumor. Las menciones al #5GCoronavirus fueron tantas que se convirtieron rápidamente en tendencia en países como Reino Unido y Estados Unidos. Todo esto significó una seguidilla de acciones tomada por los ciudadanos para “impedir la propagación del virus a través del 5G”.

Lo anterior, significó que entre el 2 y 6 de abril, individuos quemaran 20 antenas en ciudades como Birmingham y Merseyside en el país Europeo, incluso una de ellas en un hospital, lugar tan esencial durante una pandemia.

A raíz de esto, han surgido algunos estudios y opiniones de expertos que despejan los rumores de este hecho. En esta nota las abordaremos, además de explicar cómo se masificó este rumor en redes sociales.

Metodología de Investigación

Considerando todo lo que estaba generando el surgimiento de dicha información, el Dr. Wasim Ahmed, experto en negocios digitales, publicó un estudio de la información surgida en redes sociales, descubriendo el origen y expansión de este rumor.

Para llegar a obtener resultados consistentes en dicha investigación, publicada como papers en JMIR Publications, Ahmed estudio a 6.556 usuarios de la red social Twitter, quienes incluyeron en sus mensajes la palabra “5GCoronavirus” o el hashtag con la misma leyenda, entre el viernes 27 de marzo y el sábado 4 de abril. Datos que se tradujeron en 10.140 tweets, de los cuales 1.938 son menciones, 4.003 retweets, 759 menciones en retweets, 1.110 respuestas y 2.328 tweets individuales.

Una vez conocidos estos, se estudió seis estructuras y formas de interacciones en la red, que los usuarios en dicha de Twitter, suelen seguir. Estos son: las redes de difusión, multitudes polarizadas, grupos de marcas, multitudes estrechas, grupos comunitarios y redes de soporte. Una vez que se utilizó un modelamiento de datos, a través de este método, se agrupo a los diferentes tipos de usuarios, para realizar un análisis de estos.

El origen de la “teoría”

Antes de hablar de las cifras que se logró con este rumor, quiero hablarte del origen o “fuentes” de la teoría que vinculaba al Covid-19 con la pandemia. Según lo publicado en dicho estudio, la mayor fuente de referencia, para darle “veracidad” a la información provenía del mismo Twitte, es decir, de otros usuarios. En cuanto a fuentes web, el más mencionado era “InfoWars”, popular sitio online de conspiración de Estados Unidos. En este se podía apreciar varios videos en los que “los mejores científicos” revelaban la relación del 5G con el coronavirus, ya que la red debilitaba el sistema inmune.

Aparte de este, y como se puede apreciar en la tabla, la mayoría de las “referencias” para sostener dicho postulado, provenían de sitios web de noticias falsas o “alternativas”. A lo anterior se sumo un método de estudio diferente, ya que este buscaba sitios web generales que se citaban para validar la teoría, resultado ser YouTube la segunda mayor “fuente”, seguido de una serie de páginas en las que incluso existen unas creadas para la ocasión.

Los usuarios que compartían la información

Para que la supuesta “teoría” que relacionaba al Covid-19 con el despliegue del 5G tuviera masificación, se requirió que la información fuera compartida. Según sostiene este mismo estudio, la mayoría de los usuarios “influyentes” en la cadena de masificación se trataba de cuentas comunes pero que apoyaban la causa, pero que estas solían tener -en su mayoría- perfiles con descripciones con palabras como “descubrir” y “verdad”. Por lo que se entiende que estaban dedicadas a conspiraciones de este tipo.

Como puedes apreciar en la tabla anterior, los tres primeros lugares de tipo de cuentas, que masificaban el mensaje, correspondía a usuarios naturales. El cuarto puesto es ocupado por un escritor que cuenta con 1.874 seguidores.

Por su parte, la quinta cuenta que más logró masificar el mensaje es una creada el 2012, pero que se llama “5Gcoronavirus19” (cuenta ya borrada por Twitter), y que está dedicada exclusivamente a compartir noticias relacionadas a este tema. Su fecha de creación nos da a entender que fue reconvertida con fines de difusión de esta teoría, ya que en su descripción señala:  “5G hace que nuestro sistema inmunitario disminuya y nos volvemos más susceptibles a los virus. ¡Wuhan fue la PRIMERA ciudad 5G COMPLETA! #Coronavirus causado por 5G “. Esta cuenta logró publicar 303 tweets en 7 días antes de ser cerrada por la red social.

En el mismo tipo de cuentas como la anterior, se encontraron 408 usuarios del mismo modo. Llama la atención que la quinta forma de masificación mencionada sea al Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, el que si bien no se refirió al tema, es relacionado con la política y discusión respecto al 5G.

Los datos tras los mensajes

A pesar de contar con una gran masificación, y que llevo el tema incluso a ser tendencia en Twitter, el papers explica el contenido de los mensajes que por uno u otro motivo relacionan al 5G con el coronavirus.

Para llegar al análisis detallado del mensaje, se extrajo una muestra del 10% del total de tweets, analizando 233 de estos para conocer el contenido del mensaje. De estos, el 34.8% relacionaba al 5G con el Covid-19, es decir, creía en la “teoría”. Luego de eso, el 32,2% de los tweets que hablaban del tema lo hacían para atacar o burlase de la conspiración. Finalmente un 33% correspondía a “tweets generales”, es decir que no mostraban una posición a favor o contra del postulado pero sí se hacían alusión a esta.

Lo que podemos entender de las cifras anteriores, es que el 65,2% de tweets, correspondía a mensajes que se reían o criticaban la conspiración, así como otro grupo ni siquiera mostraba una posición. Considerando aquello, y como lo señalan las cifras, la mayor cantidad de personas compartiendo la “teoría” eran aquellas que no la creían, pero sí ayudaron -considerablemente- a masificarla.

¿Y qué decía la supuesta teoría?

A lo largo de esta nota hemos hablado del mensaje que compartían los usuarios y la supuesta teoría, o conspiración a estas alturas. Y para no caer en el 65% que se refería a ella pero sólo para compartirla y estar en contra de ella, es que hablaremos de la evidencia que existe para desestimarla (sí, debemos desmentirla).

Según lo sostenido por este tipo de cuentas, existen dos postulados: el primero es que el 5G inutiliza el sistema inmune haciéndote más susceptible al virus, y el segundo es que el virus se transmite a través de la red.

Ante esto, la BBC Mundo decidió indagar con evidencia y expertos. “La idea de que el 5G reduce la capacidad de tu sistema inmune no resiste al escrutinio”, señala Simón Clarke, profesor de microbiología celular de la Universidad de Reading en Reino Unido.

Las ondas de radio logran generar calor en los individuos, generando un efecto nocivo en ellos. El 5G no es lo suficientemente fuerte para producir esto. “Las ondas de radio pueden interferir en tu fisiología porque te calientan, lo cual hace que tu sistema inmunitario no pueda funcionar. Pero (los niveles de energía de) las ondas de radio 5G son diminutos y no son en lo más mínimo lo suficientemente fuertes como para afectar al sistema inmune”, explica Clarke.

En síntesis, las ondas radioeléctricas del 5G, y cualquier red de telecomunicación, son una frecuencia baja dentro del espectro. Lo que se traduce en que no son lo suficientemente potentes para dañar las células, como sí lo hace los rayos X o del sol.

El siguiente postulado tiene que ver con la transmisión a través de la red 5G, lo cual según el experto no tiene relación, ya que virus y ondas electromagnéticas son cosas diferentes, como el “agua y el aceite”. Según la misma OMS “hasta la fecha, y después de mucha investigación realizada, ningún efecto adverso para la salud se ha relacionado causalmente con la exposición a tecnologías inalámbricas”.  Además el experto explica que existe evidencia que el virus actual se pasa de persona a persona.

Las recomendaciones

El mismo estudio citado a lo largo de esta nota, entrega algunas indicaciones respecto a esta situación. Según el paper, la masificación de este mensaje se debe al hecho de que las personas comparten este mensaje incluso para reírse, por lo que se recomienda no compartirlo, ya que le da visibilidad.

Por otro lado, sugiere que no existe nadie, que con cierta autoridad en el tema -y a tiempo-, haya demostrado la poca veracidad de esta información. Dejando de esta manera que el tema se expanda por la red. Lo que ocurre hasta que las plataformas toman medidas especiales y las eliminan, acabando -de cierta forma- con el cadena.

Finalmente, de desmentirse los hechos, esto debe ser comprobado y masificado en la misma red desde donde surgió, para que la verdad sea entregado realmente. Por ejemplo, si el rumor surge en Twitter, debe ser expuesta su verificación en la misma red social, y no a través de estudios en revistas o videos en YouTube.

NOTA: Si quieres conocer más sobre este estudio puedes leerlo AQUÍ.

Más noticias
SII clarifica los servicios digitales que pagarán IVA desde mañana