fbpx

¿Son o serán legales en Chile las aplicaciones para compartir viajes en auto ?

El miércoles conocíamos de la llegada de Karpool a Chile, la aplicación que permite compartir auto, y gastos del viaje, entre personas que van en una misma dirección. Esta modalidad de viaje es conocido mundialmente como carpooling. 

Uno de los servicio más reconocidos en el mundo bajo esta modalidad, es Uber Pool. La popular aplicación tiene dicha opción activada en varios países y según la empresa durante 2017 permitió ahorrar 62 millones de galones de bencina. 

Pero Chile también han existido emprendimientos con esas características. Uno de los primeros ejemplos en el país fue “nosfuimos.cl”, la cual comenzó sus operaciones el 2012.

Partió como una comunidad reducida y cerrada a la cual se podía acceder solamente con invitación. Finalmente se abrió al público quien se podía registrar con su perfil de Facebook. A la fecha la web cuenta con más de 15 mil usuarios inscritos, de estos el 80% se mantiene activo.

El año pasado otro opción de carpooling fue anunciado: “Súbete”. Esta vez se trataba de una aplicación formada por tres empresas; SURA, VTR y Transelec. Compañías que tenían las oficinas en el mismo lugar y a través de esta opción buscaban que sus trabajadores ahorraran en el traslado a dichas instalaciones. El desarrollo contaría con la incorporación de 4.500 trabajadores de todas las empresas.

La normativa legal actual

Uno de los principales objetivos de dichas iniciativas, y del carpooling en general, es reducir la contaminación de la ciudad. Si hablamos de características, el servicio solo se busca compartir los gastos del viaje, pero no lucrar con este.

Lo anterior transforma a cualquier aplicación de este tipo como una actividad “sin fines de lucro”. A diferencia de los conductores de las compañías como Uber, Cabify, Beat o la recién llega Didi, en los cuales el chofer del vehículo presta un servicio por cual se le pagara. Lo que según la legislación chilena se entiende como “transporte privado”.

En otras palabras, al tratarse el carpooling de una iniciativa sin fines de lucro, lo deja fuera de la clasificación de transporte privado remunerado y del transporte público. Si hablamos de alguna regulación en este ámbito, en Chile no existe. Aunque eso podría cambiar.

El proyecto de ley

Ayer terminó el plazo para ingresar indicaciones al proyecto de ley conocido como “la ley Uber”. La propuesta del ejecutivo ya pasó su primera tramitación en el Senado y fue aprobado en general, ahora falta su aprobación en particular, es decir artículo por artículo.

De promulgarse tal cual se encuentra actualmente la nueva legislación, esta abordará la situación de los servicios de carpooling. Según el artículo nº9 del proyecto dicho servicio será prestado únicamente por un “taxi colectivo”:

“Los servicios de carácter compartido, esto es, aquellos en que existe una ruta o trazado preestablecido y dentro de un mismo viaje se recoge a distintos pasajeros sin relación entre sí, sólo podrán prestarse mediante taxis inscritos en el Registro Nacional de Servicios de Transporte de Pasajeros, en la modalidad de taxi colectivo.”

Entre las indicaciones ingresadas para el proyecto, la senadora Carmen Gloria Aravena y Rodrigo Galilea, proponen eliminar dicho articulo. De no aprobarse esta iniciativa el proyecto pasaría a normar todo tipo de servicio de viaje compartido, dejándolo únicamente para los colectivos. De tener efecto la indicación propuesta, los carpooling en Chile seguirían sin ser regulados.

Fuente: Emol & Senado