Si la Integración 4.0 es una solución digital industrial, ¿4.1 podría ser la de los problemas sociales en Chile?

El internet de las cosas o más conocido como IoT, no sólo llega a nuestros hogares y vidas particulares, también lo hace con la industria. A raíz de esto nace la “Integración 4.0”, la que incluso es calificada por algunos como la cuarta revolución industrial, ya que implica cambios en los ejes económicos y técnicos. Pero a esta integración también podríamos darle un aspecto social, del cual hablaremos más adelante en esta nota, pero antes de aquello debemos hablar de su eje industrial.

Si bien actualmente los procesos industriales incorporan diferentes tecnologías e innovaciones, tales como: big data, IoT, cloud, robots, automatización, entre otros, su nula vinculación entre sí impide mejores resultados y la sistematización en general del mercado.

Lo anterior lo podemos definir como la Industria 3.0, la cual se focalizaba en la automatización de los procesos de manera individual. Generalmente esto provoca que los resultados en una etapa de determinado proceso deban ser recogidos y analizados por humanos quienes llevarán dicho producto o información al siguiente nivel en una cadena de producción, intervención que termina afectando la eficiencia de los resultados.

Los cambios en la industria permitirán ir modificando aspectos internos, los cuales traerán consigo una mejora en los procesos y consigo en los resultados. Una de esas soluciones ya podría ser definida: la Integración 4.0.

¿Cómo se define Integración 4.0?

La Integración 4.0 busca incorporar diferentes procesos a través de la tecnología para lograr mejores resultados en el área que se utiliza. Para esto, integrará los procesos y los diferentes sectores en donde se le utilice, intercambiando dicha información de manera rápida y eficiente.

Esto permitirá y ayudará a gestionar de manera más rápida y eficiente los diferentes procesos del mercado. Para lograr aquello la Integración 4.0 se abastece de datos y acciones ya definidas por mecanismos existentes e implementados en los procesos industriales, sistematizando e integrando sus procesos y posteriores resultados.

Debido a la complejidad de integrar los diferentes aspectos de un ámbito en concreto que podría abarcar la Integración 4.0, nacen dos tipos: horizontal y vertical.

Horizontal

La integración horizontal permite conectar todos los sectores, junto a sus sistemas, de una cadena de producción. En este ámbito podemos distinguir la gestión de los proveedores, producción, logística, análisis de mercado, entre otros. Esto ayuda a sincronizar todo el trabajo de estos espacios.

Una integración en esta línea permite una mayor sincronización de los procesos, disminución de perdidas, lo que se transforma en ahorro de recursos. Además debemos agregarle el valor que tendrá una mayor gestión y respuesta oportuna al cliente.

Vertical

A diferencia de la horizontal que espera involucrar la gestión material de la producción, la integración vertical es la encargada de conectar los sistemas específicos de cada nivel de producción y llevarlos a los diferentes niveles jerárquicos de la compañía.

Esto se traduce en una mejora en la gestión de las decisiones provenientes de la cabeza de una determinada organización o firma, lo que finalmente termina cambiando el proceso industrial.

Como pudiste ver, la Integración 4.0 dotará a quien aplique la incorporación y sistematización de sus diferentes procesos de mayor inteligencia y precisión en los diferentes procesos de gestión durante su aplicación.

De la industria a lo social

En octubre recién pasado Chile comenzó a vivir uno de los estallidos sociales más grandes desde el retorno a la democracia. Este surge como una acumulación de desigualdades, desconexión política y social en nuestro país. Si bien existen datos y estudios que avalan la realidad nacional, estos no se encuentran integrados o no forman parte de los antecedentes para las políticas públicas.

Durante 2017, la Comisión de Modernización del Estado llevó adelante un trabajo el cual distinguió tres prioridades: “la necesidad de mejorar la eficiencia gubernamental, la necesidad de reaccionar frente a la desconfianza creciente en las instituciones y el desafío que enfrentamos de mayores restricciones fiscales en el horizonte cercano”. El fin de esta nueva iniciativa de gobierno es modernizar el Estado y facilitar los procesos de este.

Considerando los objetivos que buscan llevar adelante la integración 4.0 es que planteamos su versión 4.1, ligado a la integración de los servicios estatales en miras de soluciones sociales eficientes.

Integración 4.1

La integración de sistemas hasta ahora se mantiene enfocada en la industria y en sus resultados económicos, pero esto puede ir más allá. Uno de los aspectos menos abordados por la sistematización de los procesos, al menos en nuestro país, son los servicios sociales, los que si bien suelen contar con sistemas propios según el organismo estos no conectan entre sí.

Lo anterior se traduce en una desconexión social de parte de los organismos garantes del bienestar social, evadiendo los procesos de reflexión entorno a esto y omitiendo los sociales que se deben llevar a cabo necesariamente.

Sistematización de los datos

Antes de poder tomar acciones o medidas en beneficio de un grupo de personas o incluso de una sociedad completa, se debe conocer la realidad de estos. Una de las formas de saber dicha realidad es a través de los datos que pueden otorgar los diferentes organismos involucrados, los que podrían dotar de información a un sistema central el cual ordene, clasifique y elabore un catastro.

Esto permitiría contar con una descripción de las diferentes realidades y un ordenamiento de estas. Lo que termina traduciéndose en material para llevar a cabo una síntesis de acciones y una narración del quehacer ante ciertas circunstancias.

Sistematización de información

La sistematización de datos sólo sirve como proveedor y reflejo, a través de los antecedentes, de una realidad. Pero dichos datos y antecedentes deben transformarse en información, la cual serviría como introducción y garante de acciones sociales el miras del bien de las personas.

El traspaso de datos a información permite identificar y comprender los procesos que deben ser llevados a cabo, además de entregarle un sentido a dichas acciones. Finalmente esto ayudará a reflexionar respecto a las experiencias, compresión de los procesos, identificación de los actores involucrados y de la necesidad de acciones que estos deberán llevar en la realidad.

Sistematización de los sistemas

En síntesis, una integración de los sistemas terminará facilitando la implementación y ejecución de políticas sociales, conocer la realidad de los usuarios de los servicios, defender y promover los derechos de estos, cambiar su situación y canalizar las acciones necesarias para entregar el bienestar social que cada uno de las integrantes de una sociedad o de un Estado requiere.

Fuente: SignalsIoT, CNN Chile, Ingeniería UC

¿Qué te parece esta iniciativa?

Más noticias
Los primeros juegos gratuitos que llegarán a Netflix serán móviles