Review Samsung Gear 360 (2017)

Las cámaras y contenido en 360° ya llevan un buen tiempo en el mercado, pero hasta entonces no se había visto tan masificada como ahora.

Varios fabricantes relacionados con el mundo móvil ya se han subido a este tren, incluyendo a Samsung, quien presentó la primera generación del Gear 360 el año pasado, marcando una nueva era para este tipo de contenido, en donde el smartphone juega un rol fundamental para el consumo instantáneo de contenido en 360 grados y realidad virtual.

El Samsung Gear 360 2017 es un dispositivo que busca mejorar y cambiar algunas cosas que la versión pasada necesitaba; un diseño más fresco, un nuevo sensor, entre otras cosas. Pero a su vez, una vez más, busca ser uno de las cámaras más populares y accesibles del mercado.

Posdata: debido al tamaño de las imágenes, las fotos de prueba las iré poniendo a lo largo del review, y no sólo en el correspondiente aparado. Sin nada más que agregar, comencemos el review:

Detalles técnicos de la unidad probada

Fabricante y modelo

– Samsung
– Gear 360 (2017) — SM-R210NZWATPA
– Estado inicial: Usado
– Unboxing: Dispositivo, Funda, Correa Cable de carga (USB-C), Manuales.

Cámara 

– Doble sensor CMOS de 8,4 megapíxeles (Resultado final equivalente a 15 MP)
– Apertura f/2.2
– Grabación y fotografía en 360°
– Video en 4K (4096 x 2048) a 24 cuadros por segundo

Hardware

– Pantalla de estado
– USB-C
– Giroscopio, acelerómetro
– Batería de 1.160 mAh
– Almacenamiento mediante Micro-SD (hasta 256GB)
– Bluetooth 4.1
– Wi-Fi 802.11 a/b/g/n/ac (2.4/5GHz)
– Certificación IP53
– Compatible con dispositivos Samsung (Android 5.0 en adelante) y desde el iPhone 6S en adelante

Diseño nuevo y ergonómico

Atrás quedó aquella suerte de “bola de nieve” que era la primera generación del Gear 360. En esta oportunidad, Samsung se fue con un diseño más convencional y ergonómico, a la vez compacto (cuyas dimensiones son de 100.6 x 46.3 x 45.1 mm y una masa de tan solo 130 gramos), que a mi parecer funciona de mejor manera que la versión anterior. El dispositivo está construido en plástico, el cual se siente bastante bien en la mano.

La Gear 360 2017 no cuenta con mucho que destacar en su exterior; en el inferior nos encontramos con la rosca para poder montarlo a un trípode, mientras que por los lados tenemos ambos sensores, un botón para grabar o tomar fotos, el de encendido y apagado, un botón para poder establecer la conexión con el teléfono, la pantalla de estado, el conector para USB-C, el slot para tarjetas micro-SD un pequeño parlante y unas cuantas luces de notificación.

En general, el dispositivo mejora un poco lo que vimos en cuanto diseño en la generación pasada, dado que es algo más ergonómico y más fácil de manipular, algo que se agradece, puesto que no siempre andamos con un trípode como para poder andar llevándola a cada rato.

Cámara(s)

La Samsung Gear 360 2017 viene un doble sensor CMOS de 8 megapíxeles, ambos con una apertura focal de f/2.2, especificaciones que si bien se ven algo inferiores en comparación a los de la generación anterior –Sensores CMOS de 15 megapíxeles y apertura f/2.0–, Samsung asegura que el resultado en general entregado es mucho mejor que la anterior. Destacar que la cámara cuenta con cuatro modos principales: foto, video, timelapse y modo HDR.

Les cuento que el dispositivo entrega imágenes acorde a lo que promete. De día se comporta de muy buena manera, entregando resultados con buenos colores (aunque algo desaturados) y un nivel de definición decente, aunque el rango dinámico no es el mejor. En interiores y de noche honestamente no esperaba mucho, puesto que no cuenta con unos objetivos muy luminosos, y la verdad es que es así, por lo que recomendaría evitar tomar fotos en esas situaciones.

Por otro lado, la cámara graba en 4K a 24 cuadros por segundo cuando estamos utilizando ambos sensores, mientras que resolución baja 1080p a 30 cuadros por segundo cuando sólo utilizamos uno de los lentes. La calidad dentro de todo me parece buena, aunque creo que podría ser algo mejor (de nuevo, el rango dinámico me mata un poco). El audio se escucha decente, y captura de buena manera todo el entorno alrededor del mismo.

A continuación te dejo algunas pruebas realizadas con la cámara:


 

Aplicación y sistema

Antes que nada, mencionar que esta cámara es compatible con una gran variedad de dispositivos Samsung (mientras estén con Android 5.0 y más), y también con el iPhone 6S en adelante –incluyendo al SE– siempre y cuando cuente con iOS 10 y posteriores.

No, no es compatible con ningún otro Android, pero afortunadamente se nos ofrece la posibilidad de poder utilizar la cámara sin estar conectado a un teléfono. Para ello contamos con una pequeña pantalla de estado que nos indica el tiempo de grabación disponible, el modo en el que nos encontramos y el cantidad de batería restante.

Habiendo dicho esto, la aplicación “Samsung Gear 360” (la cual solo sirve para este modelo, no para el del año pasado) es la que utilizaremos para poder controlar la cámara y visualizar el contenido capturado a través de la misma. Es bastante simple de utilizar, pues tan solo contamos con las opciones de galería, el viewfinder de la cámara y el menú de configuraciones.

Todo el contenido capturado se guarda en dicha galería, lugar que cuenta con dos pestañas; una para ver lo que está dentro de la cámara, y la otra para ver lo que está guardado en el teléfono. Eso sí, recomiendo encarecidamente de que si contamos con videos muy largos, los traspases directamente al computador y no al teléfono, puesto que la velocidad de transferencia es un tanto lenta.

Para renderizar todo el contenido, no obstante, sí es necesaria la aplicación móvil, de lo contrario vamos a tener que recurrir a un programa propio del Gear 360 para poder unir las imágenes y crear los diversos efectos esféricos. Dicha aplicación está disponible para Mac y Windows.

Autonomía

Nuestro protagonista cuenta con una batería de 1.160 mAh que en teoría nos debería entregar lo suficiente como para estar un buen rato tomando fotos y grabando videos, y en efecto es así, pues en promedio me entregó unos 30 minutos de uso continuo, lo que equivale, aproximadamente, a un desgaste de un 3.3% de batería por cada minuto que grabamos, eso obviamente sin contar la conexión permanente que hay con el teléfono, y las veces que estamos tomando fotos.

A mi parecer entrega una autonomía más que suficiente para un día, aunque obviamente depende del uso que le dé cada uno. De todas maneras, siempre tendremos la opción de utilizarlo sin el teléfono –aunque no lo recomiendo–, además que el Gear 360 se carga mediante USB-C, y el 0 a 100 se tarda no más de 40 minutos.

Conclusión

La Samsung Gear 360 tiene un lugar especial en el todavía-naciente mercado de las cámaras que graban en 360°, puesto que es una de las más asequibles y fáciles de utilizar. El hecho de que con nuestro smartphone podamos tener todas las facultades capturar y compartir de manera instantánea un momento en este formato, hace que todo el proceso sea mucho más simple de realizar.

La Gear 360 es la cámara para las masas, la cual si bien no es la que entrega la mejor calidad, sí es la que ofrece en general una experiencia más fácil y simple de utilizar. Esta segunda versión corrige los pequeños fallos que tenía el modelo de 2016; un diseño más cómodo, nuevos sensores y una lista más amplia de dispositivos compatibles.

La cámara está bien dentro de lo que ofrece, ya que de todos modos es prácticamente un modelo de entrada para este subconjunto de la fotografía. Lo único que falta pulir son las velocidades de transferencia entre el teléfono y la cámara, la calidad general de la imagen obtenida, y obviamente que ésta sea compatible con más dispositivos con el sistema operativo del robot verde.

En general, la cámara la recomiendo totalmente para quienes quieran iniciar en este mundo, o también para aquellos que cuenten unas gafas de realidad virtual y quieran crear su propio contenido para reproducir en ellas. La decisión es de cada uno.

Honestamente, es primera vez que utilizo este tipo de cámaras, y al principio no me pareció la gran cosa, pero claro, no es una cámara para utilizar en el día día, sino que para ocasiones especiales, eventos, salidas, viajes, etcétera; es ahí donde uno puede ver y aprovechar todo el potencial que ofrece. El contenido en 360° nos da una perspectiva totalmente distinta a la convencional, y es una de las ventajas que sin duda extrañaré de todo esto.

Disponibilidad

La Samsung Gear 360 2017 la puedes encontrar en diversas Samsung Store y en otros distribuidores autorizados, como Vívelo y Tienda Smart en el país, a un precio de CLP $199.000.

AGRADECIMIENTOS
Samsung Chile
Más noticias
Fotos equipo Moto G9 Plus (22)
Review Motorola Moto G9 Plus