Review Apple MacBook Pro 16″ con procesador M1 Pro

Tras el lanzamiento de los primeros computadores de Apple con procesador propio, hubo mucha expectativa sobre cuál sería el próximo paso orientado a los usuarios profesionales. El chip M1 dejó la vara muy alta, pero la idea de tener algo aún más poderoso rodeaba las cabezas de los creadores de contenido y de todos aquellos que le dan un uso muchísimo más exigente a sus computadores.

Acá es donde apareció el nuevo Macbook, en sus configuraciones de 14 y 16 pulgadas, con los nuevos procesadores M1 Pro y M1 Max. Tuvimos la oportunidad de probar el modelo de 16 pulgadas con M1 Pro y tenemos muy claro que es una experiencia que vale la pena compartir con ustedes. ¡Vamos con el review!

Un ¿nuevo? diseño y ¿nuevos? puertos

Ya, primero lo primero. Desde hace mucho rato todos estábamos esperando un cambio en el diseño, ya que desde el 2017 veníamos viendo lo mismo, pero con pequeñas variaciones. El nuevo diseño es distinto en todo sentido, y es qué Apple acá se nota que escuchó muchísimo la opinión de los usuarios, cosa que hoy en día casi ninguna empresa hace.

Esto se tradujo en varios cambios fundamentales. Lo primero, ya no tenemos ese diseño cuadrado bien delgado de generaciones anteriores. Apple decidió hacerlo más grueso para poder incorporar más batería, más puertos y el nuevo procesador. A decir verdad, no soy un gran fan de este cambio, pero entiendo porqué se hizo el sacrificio y estoy de acuerdo con que se haya hecho. De hecho, el nuevo diseño recuerda mucho a los modelos antiguos de Apple, particularmente el Powerbook G4. Además, el computador es bastante más pesado que el modelo anterior.

Siento que la tónica fue volver un poco a los orígenes, y esto se nota de inmediato al momento de mirar el teclado. ¡Desapareció el touchbar! Sí, Apple ha decidido volver a las clásicas teclas de función después de una fallida excursión con la barra táctil que traían los modelos anteriores. ¿La verdad? Me gusta que hayamos vuelto atrás en este sentido, pero extraño la posibilidad de deslizar para aumentar o disminuir el brillo y/o el volumen.

Ah, además las teclas negras ahora están acompañadas de un fondo negro que hace que se vea hermoso. Y sobre el teclado en sí: se siente bastante bien para escribir por largos ratos. Es una pequeña evolución respecto del anterior modelo de 16 pulgadas, que ya venía siendo bastante bueno.

Hablemos de los puertos. En este modelo en particular, encontramos 3 puertos USB C (Thunderbolt 4), 1 puerto de 3.5mm para audífonos, 1 puerto HDMI 2.0 y 1 lector de tarjetas SD. ¿Lo más novedoso? El regreso del puerto MagSafe, que ahora se siente más “fuerte” al momento de conectarlo. Eso sí, cumple perfectamente con su objetivo, ya que si lo tiramos se sale de forma inmediata. Oye, y quiero destacar lo hermoso que es el cable de carga que viene incluido. Por favor que sean todos los cables así de ahora en adelante.

Una experiencia multimedia magnifica

Donde sí hubo muchos cambios, fue en la pantalla. Lo voy a decir tal cual: esta es la mejor pantalla que me tocó probar en un computador portátil. Ya, pero ahora vamos al detalle. El panel es realmente espectacular, con una calibración de color exquisita, lo cual está perfecto dado el foco que tiene este equipo. Además, la pantalla alcanza un brillo altísimo, no teniendo ningún problema en ocuparlo directamente bajo el sol.

Como si eso fuera poco, al fin tenemos ProMotion y vaya que se nota. El impacto no es tan drástico como en el iPhone 13 Pro, pero sí notamos que desde el movimiento del mouse, el scroll en páginas web y básicamente toda la experiencia de navegación es mucho más fluida.

Hasta aquí se deben estar preguntando: ¿cómo es que no ha hablado del notch? Pues sí, hay un notch, pero para ser honesto, dejé de notarlo después de una hora de usar el computador. En general comentar que el mouse para atrás de él la mayoría de las veces, salvo que la aplicación que tengas abierta determine lo contrario. De todas formas, es algo muy menor y no opaca para nada la tremenda experiencia que ofrece esta pantalla.

Cómo se podrán imaginar, los parlantes que incluye son brutales. Realmente son lo mejor que encontrarán en un notebook. De hecho, me atrevería a decir que en una junta con tus amigos, podrías poner música en el nuevo MacBook Pro y pasaría muy tranquilamente por un parlante Bluetooth de gama media. Al final, creo que la experiencia de consumir contenido multimedia en este dispositivo es extremadamente buena. Esto sin duda está pensado así para quienes usen este equipo para crear contenido en el ámbito profesional.

El rendimiento es de otra liga (con todo lo que eso conlleva)

Quiero partir diciendo que el rendimiento del nuevo MacBook Pro con M1 Pro es realmente fenomenal. Para alguien como yo que lo usa para tareas más cotidianas, es muchísimo más de lo que necesitamos. De hecho, hicimos pruebas editando video, compilando aplicaciones y editando fotografía, y constantemente arrojaba resultados muchísimo mejores que todos los computadores que teníamos a mano para comparar.

Esto sin duda nos dice una sola cosa: este computador está pensado para profesionales. Ojo, no quiero decir que nosotros o ustedes no seamos profesionales, solo quiero acotar el universo el cual creo que debería pensar en estos nuevos computadores como su primera opción. Por ejemplo, para alguien que trabaja editando video y puede bajar sus tiempos de exportación a la mitad, entonces por supuesto que sí es una buena opción.

En mi experiencia, que el trabajo más pesado que me toca hacer es trabajar en algunas cosas pequeñas en programas como Photoshop o Ilustrator, o por mi otro trabajo compilar aplicaciones móviles, noté un rendimiento muy superior a los dos computadores que tengo en la casa: un Mac Mini con M1 y un MacBook Pro con Intel Core i5. Particularmente en la compilación de la aplicación, noté entre un 30% y 40% de mejores tiempos, mientras que en Photoshop la experiencia completa se notaba muchísimo más rápida.

Algo que me llamó mucho la atención (sobretodo viniendo de la última generación de Macbook con Intel) es que literalmente no logré que el computador se calentara en ningún momento, y mucho menos que se encendieran los ventiladores. Esto sí que es un tremendo trabajo del equipo de Apple, dado que en generaciones anteriores literalmente podías terminar con las piernas quemadas si te ponías el computador encima.

Acá quiero dejar algo super en claro. El rendimiento es tan bueno, que creo que este computador no es lo que la mayoría de la gente necesita. Pensando en esto, el MacBook Pro 2020 con M1, por ejemplo, es una mucho mejor opción para aquellos que van a usarlo para navegar y consumir contenido multimedia. Recordemos que el precio de partida es súper elevado, por lo que quiero ser super específico en decir a quién se lo recomiendo a quién no.

¡Volvió Magsafe y -creo que- se justifica!

La forma corta de definir la batería de estos nuevos computadores sería: ¡es de locos! Pero bueno, sé que quieren un poco más de detalle, así que ahí vamos. Con un uso liviano, como navegar, escribir para Pisapapeles, ver videos en YouTube y escribir algunos correos, la batería me duró sin problemas entre dos y tres días. La verdad no fue una preocupación nunca ver que me quedara la mitad de la carga o menos, sabía que me iba a durar para lo que necesitaba hacer.

Ahora, cuando lo exigí un poco más, los resultados siguieron siendo super buenos. En una jornada usando mucho Photoshop y luego Pixelmator Pro (vaya que buen descubrimiento, muy recomendado en edición de fotografía), no logré agotar la batería en un solo día.

Bueno, y para quienes sí se preocupan por la batería, tenemos una carga bastante rápida a través de MagSafe. La carga completa demoró cerca de dos horas, pero con solo 20 o 30 minutos de carga, ya tenía casi el 50%. Ojo, también se pueden cargar a través de los puertos USB-C, pero esos puertos cargarán el computador a una velocidad menor.

Creo que este tema de los puertos resultará un poco confuso al principio, pero al menos justificaron el regreso de Magsafe con algo más que un bonito recuerdo. Quizás ya en las siguientes generaciones podamos estandarizar la velocidad de carga, independiente de por cual puerto se esté cargando.

Conclusión

Ya, el momento de la verdad: ¿vale o no vale la penar gastar lo que cuesta este computador? Voy a ser super cauto y responder: depende. Si trabajas con tu computador en algo muy exigente, en que notes que el MacBook Pro o MacBook Air con M1 estén quedando algo cortos, entonces sí sería una buena alternativa mirar a estos nuevos modelos. Eso sí, recuerden que el precio de entrada es sustancialmente mayor, por lo que insto a de verdad probar primero con la generación anterior antes de invertir directamente en estos.

Ahora, si lo quieres para un uso ligero, entonces creo de verdad que deberían ir por algunas de las opciones más económicas. Sí, tendrás una pantalla fenomenal, pero la pantalla del MacBook Pro con M1 también está bastante bien. Sí, tendrás unos parlantes fuera de serie, pero lo mismo con la generación anterior. Creo que la idea se entiende en general: los nuevos MacBook Pro son consistentemente mejores que la generación anterior, pero esta misma generación anterior también cumple con el 90% de las cosas que querrían hacer con él.

Por otro lado, si el presupuesto no es tema para ustedes, entonces sí o sí los recomiendo. Es una experiencia que –para mí– fue espectacular. Creo que el único “pero” que les marcaría, es que el diseño no es mi favorito y me gustaba más el del anterior MacBook Pro, pero eso es algo subjetivo y muy difícil de medir.

Recordemos que el MacBook Pro de 16 pulgadas con procesador M1 Pro ya está disponible en Chile y tiene un precio de referencia de $2.799.990, mientras que el modelo de 14 pulgadas parte en $2.299.990. Como siempre, los puedes encontrar en los premiums resellers o en grandes tiendas.