¿Qué es la radiación?

La primera de esta serie de notas consiste en ver en detalle sobre qué es la radiación, así como también las dos categorías en donde se separan las distintas radiaciones electromagnéticas.

Definición

Por lo general, el concepto de radiación está fuertemente asociado con la energía nuclear, en donde muchas veces se le otorga una connotación un tanto negativa, ya que muchos tienden a pensar en todos los efectos nocivos que implica el estar expuesto ante elementos radiactivos.

Sin embargo, el concepto de radiación es muchísimo más amplio. Varias cosas que conocemos y utilizamos en nuestro día a día emiten radiación, tal y como lo hace nuestro microondas para calentar un plato de comida. Otro ejemplo clásico es el Sol, en donde la Tierra recibe el calor emitido por nuestra estrella a través de un mecanismo que se conoce como transferencia de calor por radiación.

Siendo más técnicos, la radiación es básicamente todo tipo de emisión y distribución de energía a través de ondas electromagnéticas — esas que se pueden transportar hasta en el vacío.

En estos momentos me estoy tentando a meter de inmediato todo el tema del 5G y las antenas de telecomunicaciones, pero dejémoslo para más adelante. Por el momento, pasemos a ver los distintos tipos de radiación que existen.

Espectro Electromagnético y tipos de radiaciones

En Pisapapeles ya hemos hablado sobre el Espectro Electromagnético, particularmente más centrado en el Radioeléctrico. Si quieres saber más al respecto, te invito a leer la nota que realizamos hace un tiempo atrás.

De todas maneras, para contextualizar de mejor manera este artículo, veamos rápidamente en qué consiste todo esto.

El espectro electromagnético agrupa todos los tipos de ondas electromagnéticas que existen — como la luz visible, los infrarrojos, microondas, y un largo etcétera. Esta agrupación no es al azar, ya que se realiza a través de la cantidad de energía que tiene cada onda, tal y como podrán apreciar en la siguiente figura:

Podrán notar que, a medida que va aumentando el nivel de energía liberada, la longitud de onda va disminuyendo. A través de esta relación inversamente proporcional se pueden distinguir dos tipos de radiaciones: las ionizantes y las NO ionizantes. Veámoslas en detalle:

Radiaciones Ionizantes

La ionización es un proceso en donde un átomo o una molécula queda cargada eléctricamente, creando así a las partículas que se conocen como iones. Aquí nos encontramos con los cationes — que quedan cargados positivamente, es decir, tienen menos electrones —, y los aniones, que quedan cargados negativamente (tienen más electrones).

El tema es que la ionización puede ocurrir por varios motivos, entre las cuales, como se podrán imaginar, se encuentra la radiación de ondas electromagnéticas.

Específicamente, se conoce como Radiación Ionizante como aquel tipo de radiación que, a través de la energía transportada en forma de estas ondas, permite que se produzca el proceso de ionización. Aquí es donde, por ejemplo, nos encontramos con la energía liberada a través de reacciones nucleares (rayos gamma), así como también los rayos ultravioleta (UV) y los rayos X.

Las radiaciones ionizantes se encuentran del lado derecho del espectro electromagnético, las cuales corresponden a las ondas que tienen una menor longitud de onda, pero liberan una mayor cantidad de energía. Por lo mismo son estas las que se consideran como dañinas para la salud.

Ahora, por supuesto que la incidencia en nuestra salud depende de qué tan expuestos estemos ante esta radiación. Tal como lo describe la Organización Mundial de la Salud (OMS):

A medida que aumenta el uso de las radiaciones ionizantes también lo hacen los posibles peligros para la salud si no se utilizan o contienen adecuadamente. Cuando las dosis de radiación superan determinados niveles pueden tener efectos agudos en la salud, tales como quemaduras cutáneas o síndrome de irradiación aguda. Las dosis bajas de radiación ionizante pueden aumentar el riesgo de efectos a largo plazo, tales como el cáncer.

Dosis bajas por lo general no tienen un mayor impacto, y por lo mismo podemos realizarnos una radiografía cuando queremos ver si nos rompimos un hueso (Rayos X), y resistir día a día a los rayos UV emitidos desde el Sol; según la OMS las UV:

Las radiaciones ultravioleta (UV) son radiaciones electromagnéticas con longitudes de onda entre 100 y 400nm. En cantidades pequeñas, las radiaciones ultravioleta son beneficiosas para la salud y desempeñan una función esencial en la producción de vitamina D. Sin embargo, la exposición excesiva a ellas se relaciona con diferentes tipos de cáncer cutáneo, quemaduras de sol, envejecimiento acelerado de la piel, cataratas y otras enfermedades oculares. También se ha comprobado que estas radiaciones aminoran la eficacia del sistema inmunitario.

Quienes están más expuestos a estos tipos de radiaciones definitivamente son más propensos a sufrir las consecuencias. Estas se dan porque algunas radiaciones son incluso capaces de penetrar directamente hasta el ADN, provocando modificaciones o mutaciones, lo cual puede generar un cáncer, dejar infértil al individuo, entre otras complicaciones más, así como también derechamente causar la muerte.

Radiaciones NO Ionizantes

Como su nombre lo dice, estas corresponden a todas las ondas electromagnéticas que, por la cantidad de energía que manejan, no provocan el proceso de ionización. Estas se ubican del lado izquierdo del espectro electromagnético, es decir, tienen una mayor longitud de onda en comparación a las ionizantes.

Por lo mismo, este tipo de radiación no provoca ningún tipo de alteración a nuestra salud. Son inofensivas. Dentro de ellas, nos encontramos con los infrarrojos, las microondas, la luz visible, y en general, todas las ondas de radio que normalmente solemos relacionar con las telecomunicaciones.

No obstante, expertos enfatizan en que hay que mantener una actitud prudente ante los efectos de las radiaciones NO Ionizante debido a que:

[].. estas radiaciones inducen corrientes eléctricas a nuestro cuerpo y que producen calentamiento, el cual es más evidente cuanta más energía y más frecuencia tiene la radiación. La magnitud de estos efectos y la posible aparición de enfermedades más graves o ciertos tipos de cánceres en la población expuesta (no demostrado científicamente) es objeto de estudios continuos … []

Por lo anterior, es que en mayo de 1992, durante el Octavo Congreso Internacional de la Asociación Internacional par la Protección Contra la Radiación (IRPA), se creó un comité de expertos independientes como sucesora de IRPA, la Comisión Internacional para la Protección contra las Radiaciones No Ionizantes (ICNIRP), cuya misión es:

[]… recopilar la información existente sobre posibles efectos nocivos derivados de la exposición a RNI (Radiaciones No Ionizantes) ambientales y de proporcionar una guía de niveles de referencia y restricciones básicas cuyo cumplimiento garantizase la seguridad de los ciudadanos, tanto en lugares públicos como en su domicilio y en su trabajo.

Una de las conclusiones de la OMS es que, se cree que, si te expones a niveles de radiación o campos electromagnéticos menores a los recomendados por las indicaciones internacionales del ICNIRP, no producirían consecuencias en la salud.

Lo anterior es porque todas las radiaciones actúan sobre el tejido humano, generando calor. Si este es poco, no hay problema porque la fisiología de nuestro cuerpo lo autoregula. Sin embargo, si se supera cierto umbral de temperatura, pueden provocar efecto nocivos en la salud, como golpes de calor, quemaduras, etcétera.

Independientemente de lo anterior, el ICNIRP es categórico, se han realizado múltiples estudios y en todos está claro de que no hay evidencias sobre efectos adversos en la salud.

Round-up

Para finalizar, repasemos lo que hemos visto hasta el momento.

Las radiación es toda aquella emisión y transmisión de energía en forma de ondas electromagnéticas, y ha convivido con nosotros desde siempre, durante nuestro día a día. Esta se divide en dos tipos: las radiaciones ionizantes y NO ionizantes. La primera es dañina para nuestra salud, la segunda no lo es.

Próximamente ahondaremos aún más en el tema de las antenas y el 5G, así que estén atentos a nuestro sitio para la siguiente parte.

Más noticias
¿Qué es el valor SAR, y qué nos dice sobre las radiaciones que emite nuestro móvil?