[OPINIÓN] ¿Realmente queremos relojes inteligentes?

Primero que todo, soy un amante empedernido (pero asumido) de la tecnología en general. Como una persona nacida en la generación que vio a Internet masificarse y volverse algo fundamental en el mundo (un “nativo digital”, según algunos), dependo mucho de la vasta red en mi día a día, desde cosas tan simples como conseguir un café, hasta casos realmente complejos que pondrían en aprietos a mas de uno, como no encontrar una manera de volver a casa.

Admito que no puedo despegarme del móvil, que no existe batería que pueda resistir un día entero conmigo, y que doy vueltas en círculos cuando estoy fuera de linea. Demonios, hasta llego a ponerme nervioso cuando espero la respuesta de un mensaje. He desarrollado hábitos poco sanos gracias a mi obsesión con la tecnología. Y se que no soy el único, ya que todos hemos obtenido ciertas malas costumbres. No poder soltar el móvil al comer, mirarlo constantemente en cualquier ocasión, esperando que algo pase, procrastinar sin escrúpulos… ¿he mencionado hacer llamadas y escribir mensajes al conducir?

Entran los relojes inteligentes, o mejor llamados “smartwatches”, al juego.

Si, tengo claro que este segmento de productos aun es muy joven, y que no se tiene claro cual va a ser su utilidad para la mayoría de la gente en su vida cotidiana. Pero ese es el tema. Estos aparatos no tienen una utilidad real, o mejor dicho, no tienen una justificación para existir. De seguro mas de uno ha oído la expresión “una solución para un problema que no existe”Pues esto es peor, ya que se está creando otro problema para nuestra rutina diaria.

Otra manera de aumentar nuestra ansiedad viendo nuestro reloj a cada momento, un engorro mas al no tener conexión, un dispositivo mas del que preocuparse por la duración de la batería, hasta nuevas conductas que aun no hemos imaginado y que solo veremos si estos productos prosperan.

Además, los relojes ya no se usan como antes, ya que se han convertido en meros accesorios de belleza (puede que Apple tenga algo que decir acerca de esto) y no tienen el mismo ciclo de cambio que un teléfono o una tablet (normalmente el móvil es cambiado al año de uso). Los relojes mas costosos (y por consecuencia, mas finos) están hechos para durar años, décadas, incluso siglos. Ninguna marca podrá romper esa tradición, por muy rupturista que sea.

Estamos solo en el comienzo de algo nuevo, pero a mi, aun no me han logrado convencer. Y dudo que lo vayan a lograr en el futuro. Solo me queda decir: siguiente, por favor.

Las opiniones vertidas en este articulo son de exclusiva responsabilidad del autor, y no necesariamente representan el pensamiento del equipo de Pisapapeles.net. Si tienes un punto de vista diferente, expresala en la zona de comentarios, pero siempre y cuando sea hacia el autor.

Más noticias
WiFi, su radiación y el impacto que provoca en la salud