Certifican que la cámara del iPhone X captura fotografías con “calidad profesional”

Cuando el iPhone X llegó al mercado móvil, Apple comenzó a promocionar las prestaciones de su doble cámara.

Hasta ahí todo bien, pero dicha publicidad afirma que el dispositivo de Apple es capaz de tomar fotografías con calidad de estudio fotográfico, algo que no cayó muy bien a algunos.

¿SON REALMENTE DE UNA CALIDAD DE UN ESTUDIO FOTOGRÁFICO?

Después de ver esta publicidad, dos personas llegaron hasta la Autoridad de Estándares de Publicidad de Londres (ASA) a quejarse sobre este tipo de publicidad engañosa.

Ellos afirmaban que el anuncio resultaba engañoso, ya que el iPhone X no era capaz de tomar fotografías con calidad de estudio. Tenemos que especificar que se refieren a las fotos en modo retrato.

La ASA aceptó el reclamo, lo estudiaron y el 27 de junio dieron su veredicto, cuya inesperada respuesta fue totalmente positiva para Apple y no para los solitarios reclamantes.

La Autoridad de Estándares de Publicidad en Londres prefirió darle luz verde a Apple para que continúen afirmando que el iPhone X — junto con el iPhone 8 Plus — sí son capaces de tomar retratos con calidad de estudio.

Esto se argumenta debido a que estos equipos capturan fotografías verticales a una distancia focal de 50mm, misma distancia que se utiliza en capturas realmente profesionales.

Afirmaron también que no existe un rango definido hasta el momento para los “retratos con calidad de estudio”, por lo que Apple estaría en lo correcto en usar dichas palabras en la publicidad del iPhone X.

Todo esto aclararía de alguna manera que efectivamente el iPhone X es capaz de conseguir los resultados que podrías tener con un estudio profesional, siempre y cuando se den las condiciones.

Por supuesto lo que viene ahora es conocer tú opinión estimado lector, pero sin duda alguna sería buenísimo saber qué opinan al respecto empresas como Huawei, Xiaomi y Samsung que utilizan este tipo de captura de fotografías.

Con información de ASA

21 Comentarios Unirse a la conversación →