Review Samsung Galaxy Tab S7+

En algún momento comenzaron a pasar desapercibidas en ventas y en las noticias. Sí, te estoy hablando de las tablets. A pesar de eso, el último tiempo han comenzado a ganar protagonismo sobre todo en un segmento bastante especial, el de productos muy poderosos y que se ubican en el espacio entre el teléfono y un computador. En ese línea hay tres marcas que dan esa batalla: Apple, Samsung y Huawei. Estas dos últimas de la mano de Android.

Hoy, es el turno de hablar de un equipo que -al menos en características- promete demasiado, me refiero a la nueva Galaxy Tab S7+. Equipo que fue presentado junto a los Galaxy Note 20 siguiendo algunos lineamientos en el diseño. El dispositivo llega con prestaciones demasiado generosas: una pantalla Super AMOLED de 12,4″, Snapdragon 865+, 10.090 mAh, S Pen y un teclado que lo convierte en una especie de PC.

Tiempo atrás tuve la oportunidad de probar una S6 Lite de la marca coreana, la que me dejó con varios vacíos como lo pudiste leer en ese tiempo. Lo mismo ocurrió con el especial de trabajo y estudio con ese dispositivo. Sin embargo, y después de la presentación del tablet más potente de la empresa, debía pasar por nuestras manos y traerte este completo review.

Desde ya, agradecemos a nuestros amigos de Samsung Chile por facilitarnos la unidad de prueba.

Procesador
Qualcomm Snapdragon 732G
RAM
6 GB
Almacenamiento
64 GB

La unidad probada es una Samsung Galaxy Tab S7+ LTE

Diseño

Como es costumbre, comenzamos hablando del aspecto más general del producto: su diseño. Basta con tomar la caja para saber que estamos ante un producto imponente, ya en nuestras manos nos encontramos con un dispositivo grande pero con un diseño y calidad que derrocha elegancia y sofisticación por donde se le mire. La Galaxy Tab cuenta con medidas de 28.5 x 18.5 cm, tan sólo 5.7 milímetros de grosor y 575 gramos peso.

En cuanto a su construcción, se trata de un terminal fabricado en aluminio de un aspecto opaco y arenoso, aunque al tomarlo nos da una gran sensación y demostrando que Samsung parece no haber olvidado ningún detalle. Los bordes extremos son redondeas y los costados extremadamente rectos y metalizados, lo que genera un aspecto bastante premium. Si bien puede ser utilizado de cualquier forma, el equipo claramente viene pensado en utilizarlo de modo horizontal. Lo único que interrumpe el estilizado diseño son las antenas, quienes a pesar de eso igual entregan un valor agregado el aspecto del equipo.

En la parte superior -horizontal- encontramos el botón de subir y bajar volumen y el de bloqueo. La parte inferior sólo cuenta con los pines para conectar el teclado que viene incluido. En los dos extremos de ambos lados (4 en total) encontramos los parlantes AKG, mientras que en el costado derecho además tiene el conector USB-C. La parte trasera cuenta con un espacio que sigue la línea de la cámara e incluye otro material, mismo lugar donde se guarda el lápiz.

Desde mi experiencia , el terminal es muy grande y se nota, a pesar de eso no es un equipo pesado para el porte y materiales que tienes. Estos últimos, insisto, derrochan elegancia y más con los colores en la que se puede comprar. Cuenta con un diseño muy bien cuidado con una sólo línea y claridad en lo que quiere entregar la marca: un equipo premium. A pesar de eso, la decisión de ubicar el lápiz en la parte trasera me parece muy mala sin importar el modo que lo utilicemos, ya verás a lo largo del review que termina incomodando más que aportando. El resto, creo que no merecen aspectos cuestionables y Samsung ha hecho un gran trabajo en este apartado.

Pantalla

Ya en la parte frontal, estamos ante una imponente y luminosa pantalla, la cual es rodeada por marcos bastante acotados: no muy grandes ni tan pequeños como para incomodar al tomar el tablet. Aquí sólo nos encontramos con la cámara frontal que se ubica en el borde superior, si es que la tienes de forma horizontal.

Hablando de la pantalla en sí, se trata de un panel Super AMOLED de 12,4″ con una resolución WQXGA+ a 2800 x 1752, lo que nos da 266 pixeles por pulgada en un relación de aspecto de 16:10. En cuanto a tecnología, esta es compatible con HDR10+ además de contar con una tasa de refresco de 120 Hz, la cual incluso podemos usar en la máxima resolución de pantalla a diferencia de otros equipos que no permiten combinar ambas.

Respecto a la calidad de esta, creo que existe sólo una palabra para definir la pantalla: perfecta. El balance de colores que hace este panel es justo, con tonos muy bien saturados y con negros muy marcados. La calidad y resolución es fenomenal, perfecta para todo uso, ya que incluso sitios web comunes destacan por la resolución con la que lucen en esta pantalla, ni hablar de la experiencia que podemos tener viendo videos, jugando o en aplicaciones de streaming. Netflix, Prime Video o incluso YouTube son una autentica maravilla en la nueva Galaxy Tab S7+. A eso le sumamos los 120 Hz, los que nos entregan un fluidez excelente y que se nota por sobre todo al deslizarse por aplicaciones o páginas web, cuesta volver a pantallas con menos tasa de refresco.

Audio

Respecto a la reproducción de sonido, estamos ante un dispositivo que carece de entrada jack 3.5 para conectar audífonos, por lo que la única opción será usar audífonos Bluetooth o recurrir al audio del propio tablet. Hablando de eso, en total tenemos cuatro altavoces estéreo -dos a cada lado- los que tienen una calidad de reproducción que habla por si sola.

Los parlantes firmados por AKG, entregan un sonido bastante fuerte y lo más impresionante que a pesar de llevar el volumen al máximo, la calidad no se pierde. El sonido es claro, no forzoso, con bajos muy bien logrados y cuidados, mientras que los altos son igualmente claros sin importar lo que estén reproduciendo. Me atrevería a decir que es uno de los mejores sistema de sonido que he probado en dispositivos de este estilo. Además, tiene compatibilidad con el sistema Dolby Atmos, lo que entrega aún mejores resultados cuando está activado.

Rendimiento

Ya hablados los aspectos exteriores del equipo, hora de que te hable de todo aquello que mueve al terminal. La nueva Samsung Galaxy Tab S7+ es uno de los dispositivos de más gama alta de la compañía y al parecer los de corea no escatimaron en recursos para demostrarlo. Esto, porque incorpora el procesador Snapdragon 865+, acompañado de 8 GB de RAM (en la versión probada, aunque existe una de 6GB), 256 GB de almacenamiento (hay de 128 GB) , además de poder ampliarlo a través de microSD. Su GPU es Adreno 650.

En especificaciones ya queda un poco claro ante lo que estamos parados, se trata de un equipo que simplemente no se complica con nada de lo que quieras hacer, incluso utilizarlo como PC. Sin importar el uso que le diera, en ningún momento vi un equipo que le costara trabajo, que se calentara o que tuviera lags, sinceramente no percibí demora o complicación alguna con este terminal y eso que solía usarlo con varias aplicaciones abiertas a la vez, con pantalla divida y el modo Dex.

Creo que para un consumo corriente, incluso para uno muy superior, la nueva Galaxy Tab S7+ se defiende pero con amplia mayoría, estamos ante un dispositivo que realmente es una bestia en este apartado -quizás en gran parte-. Sin importar el uso que le estuviera dando, ya fuera para trabajar, multimedia o con recursos de estudio (Zoom) la tablet se adaptó sin problema alguno. El apartado que menos desempeñé fue el de los juegos, que si bien encontré la misma grata experiencia, no lo utilicé mucho debido al tamaño del producto. Básicamente es como jugar con el monitor de tu PC. Lo mismo para leer, si gustas de las pantallas grandes para leer te será muy cómodo, aunque tenerlo en tus manos y leer es una tanto incómodo.

Batería

Todo lo anterior, además del sistema del cual pronto hablaremos, necesita energía. Ante eso, la Galaxy Tab S7+ incorpora una batería con capacidad de 10.090 mAh, además de contar con la carga rápida de hasta 45W. Sin embargo, en la caja no viene incorporado y sólo lo hace con uno tipo estándar de 15W. Producto de esto último, alcanzar la carga completa le puede tomar más de tres horas.

En cuanto a la autonomía, esta es bien variable respecto al uso, obviamente. Para probar en todo sentido este equipo, lo transformé en el que utilizaría para todos mis tareas diarias, dejando de lado cualquier computador. Ante eso, utilicé aplicaciones como Zoom, Word, Instagram, Docs, Meet, OneNote, sin olvidar las de streaming como HBO GO, Netflix, Prime Video, YouTube, Spotify entre muchas otras. Con un uso más de trabajo el tiempo de pantalla bajó considerablemente: 5-6 horas (ver capturas). Mientras que cuando prioricé las actividades multimedia ese tiempo llegó a las 8-9 horas.

Si bien no es una autonomía mala, sí podría ser mucho mejor. Esto, considerando que estamos ante un equipo multifuncional y muy portable, por lo que su uso tiende a ser bastante alejado del cargador. Lo otro, el cargador que incluye el terminal no lo carga para nada rápido considerando la gran capacidad de la batería, además al tratarse del típico cargador de Samsung este está pensando en ser para un teléfono y muchas veces me pasó que debía pegar la mesa al enchufe adonde lo estaba usando, demasiado corto el cable.

Seguridad

A la hora de hablar de seguridad, nos encontramos ante unos métodos ya conocidos. Aparte de los predeterminados dentro de Android del patrón y el PIN, la nueva Galaxy Tab incorpora un sensor de huella dactilar bajo pantalla y un desbloque facial a través de software.

El método de desbloqueo facial, si bien no es el más seguro -como ya sabemos-, es bastante rápido y suele ser el primero al que recurre el equipo para desbloquearse a penas abres el teclado que está conectado. En un modo tablet, ocurre exactamente lo mismo aunque a veces uno tapa la cámara al tenerlo en las manos. En cuanto a la huella, aparte de no recurrir mucho en su uso, es bastante rápida pero tiende a tener fallas, por lo que la experiencia igual no es suficientemente grata. Aunque insisto, nunca alcanzas a usarla mucho.

Software

El sistema operativo que incorpora la nueva Galaxy Tab S7+ es Android 10 con la capa de personalización de Samsung: One UI 2.5. Aparte de eso, Samsung incorpora su función Dex la que permite convertir su sistema operativo en uno de escritorio. Además de aplicaciones especiales incluidas en el equipo, como Canva, ClipStudio y varias otras pensadas en la productividad, arte y edición.

Probablemente estamos comenzando a hablar de uno de los apartados, francamente, más decepcionantes de este terminal. Si encendimos y utilizamos tal cual la Galaxy S7+, probablemente no encontremos muchas diferencias respecto a cualquier equipo de la marca: aplicaciones repetidas, un cerro de aplicaciones preinstaladas, más de una cuenta que activar y un sistema que te ahoga al comienzo. A pesar de todo esto, la capa de Samsung que siempre me ha gustado, sin embargo todo lo anterior es muy incómodo.

Siguiendo con la experiencia, antes de recurrir a Dex, tenemos un tablet que no tiene nada más que ofrecer a diferencia de otros teléfonos, aparte de las pocas aplicaciones que incluye y que están pensadas en llevar más allá la experiencia. Claramente Android no es el mejor aliado para este producto, sólo le resta experiencia, sobre todo porque las aplicaciones (como Twitter) ni siquiera se adaptan a una pantalla tan grande. Obviamente, podríamos decir que esto es culpa de los desarrolladores, ya que sí lo hacen para los iPad’s, por ejemplo. Pero siento que Google debe dar e impulsar el desarrollo en tablets.

Samsung Dex: ¿El gran salvador?

Como hablábamos más arriba, el sistema Android en este equipo no tiene ninguna diferencia, aparte de ciertas configuraciones y aplicaciones de terceros, con el sistema clásico que vemos en todo teléfono. Para eso, y para entregar una experiencia más hibrida y versátil, Samsung creó Dex. Esta plataforma permite convertir el sistema en uno de escritorio.

Al contar con el teclado y un touchpad, la Galaxy Tab S7+ resultado ser esa compañera ideal a la hora de desligarnos del computador. Activado el modo Dex, estamos ante un escritorio y una forma de gestión correcta de las aplicaciones, entregando una gran experiencia. En mi tiempo utilizando este equipo lo utilicé gran parte en este modo a excepción de cuando quería usar aplicaciones de streaming.

Lamentablemente, a pesar de ser Dex un gran compañero y aliado a la hora de trabajar o simplemente de sacarle más partido al equipo, sigue quedándose corto con las aplicaciones. Esto, porque Chrome funciona bastante bien, lo mismo hace Word, Docs y cualquier aplicación que te imagines. Sin embargo, todas lo hacen en su versión móvil, por lo que -por ejemplo- habían sitios web en Chrome que me abrían en la versión de teléfono, Word carece de algunas funciones y Docs simplemente no sirve como podríamos esperar. Para ciertos usos al final recurría a los sitios web de las app, ya que las aplicaciones a pesar de estar en Dex sólo se estiraban y no se ponen a tono con dicho modo, como Twitter.

Sin embargo, mi experiencia general utilizando Samsung Dex fue bastante satisfactoria, aunque siento que le falta pulir un poco. Cuenta con un apartado de DexLabs -algo así como una beta- que te entrega más funciones, como la de escalar aplicaciones y no dejarlas como una pequeña ventana, en la gran mayoría funciona, aunque en otras terminan como una pantalla muy pequeña. ¿Existe un efecto diferenciador respecto al sistema Android común? Sí, al menos en la usabilidad aunque falta mucho en el desarrollo de aplicaciones.

Para que veas esta función en acción te dejo un video de su uso:

Complementos

Una de las cosas más valorables de Samsung en este tipo de productos es que agrega los productos, complementarios, en la caja del producto. La Galaxy Tab S7+ incorpora un S Pen y un teclado “Book Cover” como lo llaman en la firma.

Primero, hablaremos de este teclado que a la vez funciona como funda. La parte central es el teclado mismo, el que además cuenta con un touchpad que sirve para manejar Samsung Dex. Este se conecta a través de un pin en la zona inferior y es imantizado para mantenerse adosado al equipo, lo mismo que la funda trasera, la que se abre y genera el soporte para la pantalla y para poder utilizarlo al más puro estilo de un notebook.

Mi experiencia con estos complementos es bastante positiva, sin duda son los que terminan dándole un valor a Dex y al tablet completo, se agradece que lo incluyan y no deban ser adquiridos por seperados, al menos en esta versión. A pesar de que significan un mayor grosor y peso en el equipo, este sigue quedando más móvil que un notebook, tiene un peso similar a un Macbook Air. El teclado en si es bastante cómodo, te genera la sensación de estar utilizando un teclado típico y permite un trabajo muy fluido, lo que es destacable. No así el touchpad, este resulta muy incómodo de usar ya que su uso no es fluido y tiendes a caer en imprecisiones. Quizás es costumbre, pero nunca llegué al punto de sentirme cómodo utilizando ya que es de un uso forzado, prefería tocar la pantalla y desplazarme de esa forma por el sistema.

S Pen

El “lápiz” que incluye la Galaxy Tab S7+, incorpora una serie de funciones que lo dotan de trabajo ya conocido en esta área. Para su funcionamiento requiere de carga para lo cual se debe “pegar” en la zona posterior del tablet, quedando cubierto en una especie de estuche en el cover trasero. Sin embargo, sigue siendo una posición incómoda para sacarlo, guardarlo y por si queremos poner la tablet en una superficie plana.

Al igual que el S Pen que hemos visto en los teléfonos Note de Samsung, en este equipo también podemos realizar funciones y contralar el tablet desde distancia y a través de movimientos. Aquello resulta ideal a la hora de utilizarlo para ver alguna película o video, ya que sirve como control remoto. El punto negativo se lo llevan las funciones de escritura del lápiz, si bien nos sirve para una variedad de cosas para escribir o seleccionar, siento que la forma de escribir es muy estándar y que la variación en la forma que este raya se limita a la configuración de la aplicación que usemos. El lápiz no distingue presión o forma de trazados, lo que no diferencia la experiencia.

Cámara

Probablemente este no sea el apartado más impresionante de un tablet, a pesar de eso vamos con las impresiones. El dispositivo incorpora dos cámaras en la parte posterior, la principal de 13 MP con una apertura f/ 2.0, acompañado de un gran angular de 5 MP a f/ 2.0. En cuanto a la cámara delantera, esta es de 8 MP, f/2.0 y permite grabar en 4K a 30 fps.

Si hablamos de lineamientos generales, los resultados de la cámara de la Galaxy Tab S7+ son bastante buenos, aunque no estamos ante fotografías tan bien logradas como con un teléfono. A pesar de aquello, existe un importante nivel de detalles, un HDR que genera un balance óptimo de colores a una saturación bien común en equipos Samsung. La cámara es óptima para usos típicos de este tipo de terminales.

Por su parte, el gran angular también tiene fotos bastante buenas aunque siempre y cuando estén las condiciones. Con este sensor, el nivel de detalles se disminuye bastante, aunque la proporción de colores y luminosidad se mantiene.

Cámara delantera

En tiempos de teletrabajo contar con una buena cámara delantera es fundamental. El sensor de 8 MP cumple muy bien esa función siempre y cuando las condiciones sean óptimas, ya que bajo alta luminosidad tenemos fotografías o videollamadas muy bien logradas, con sombras y luces ajustadas aunque con HDR un poco sobrepasado.

Conclusión y disponibilidad

Cuando utilicé la Galaxy Tab S6 Lite, quedé con un sabor amargo, por lo que con la Tab S7+ tenía altas expectativas. No me cabe duda que estas se cumplieron, primero nos encontramos ante un equipo que en su totalidad es una autentica maravilla, lleva su poder más allá de lo que podríamos esperar para un tablet. El diseño del terminal ya nos da luces de la experiencia de usuario que tendremos, a lo que le sumamos la inclusión del teclado y el S Pen, lo que entrega aún mejores resultados a la hora de utilizar este tablet.

Como ya te contaba, desde la llegada de la Galaxy Tab S7+, quería convertir esta en mi equipo principal y durante todo el tiempo que estuvo conmigo la utilicé para trabajar y estudiar, pudiendo realizar todas mis funciones sin ningún problema, incluso facilitado muchas de ellas. No debí recurrir en ningún momento al computador para resolver algo que desde ese dispositivo no podía, incluso la redacción de las notas que saqué durante ese tiempo fueron hechas en la Tab S7+.

El mayor problema lo encontré en su sistema, el que a veces me hacía sentir -insisto- como estar trabajando desde un teléfono grande, ya que las aplicaciones siguen siendo sus versiones móviles, creo que el sistema operativo a pesar de los esfuerzos de Samsung se sigue quedando corto. Android claramente no está a la altura de las características técnicas de este equipo y de lo que una gama como esa requiere, quizás no sería loco pensar que la compañía vaya pensando en otro aliado para estos productos (Alo, Windows?). Por otro lado, la batería no me dejó del todo conforme, o mejor dicho la experiencia de carga en general. Si ya sentía que la autonomía no era la mejor, aunque tampoco es mala, la forma y tiempo de cargar es incómodo, no se puede pensar incluir el mismo cargador que tus teléfonos cuando el equipo mide varias veces más que ellos.

No me cabe duda que la nueva Samsung Galaxy Tab S7+ es uno de los mejores equipos que he probado este año, sinceramente mi experiencia con ella fue muy satisfactoria y de tener que elegir un equipo con Android probablemente esta sería la indicada.

La Tab S7+ está disponible en tiendas Samsung a partir de $1.299.990 y puedes encontrarla en colores negro, bronce y silver. Agradecemos una vez más a nuestros amigos de Samsung Chile por facilitarnos esta unidad para poder realizar este review.

¿Qué te pareció este equipo?

Más noticias
TSMC logo portada
TSMC comenzará pronto la producción de chips de 3 nanómetros