Review iPad Air de 4ª generación

A estas alturas describir lo que es un iPad no tiene mucho sentido. El tablet de Apple se ha ganado su espacio en muchísimos hogar como centro de entretenimiento, tanto para los más grandes como para los más pequeños. Eso sí, se había creado una brecha muy grande precios entre las versiones más básicas y las más profesionales. Para suerte de todos, el nuevo iPad Air es el nexo perfecto entre ambos mundos.

La cuarta generación de este dispositivo ha renovado por completo su look, acercándose muchísimo a las versiones Pro. Estas novedades no solo son en la estética, ya que también incorpora nuevas entrañas para un paso más allá en su potencia. Todo esto lo hace una opción totalmente recomendada a la hora de elegir un dispositivo multimedia.

¡Vamos con el review!

Nuevo diseño, nuevas entrañas

El nuevo iPad Air ha cambiado totalmente su aspecto respecto de la generación anterior, dando paso a un estilo mucho más cuadrado en sus bordes y logrando una pantalla que cubre casi toda la parte frontal. En resumidas cuentas, luce de forma muy similar al iPad Pro, y quizás las únicas diferencias a la vista serán los módulos traseros de cámara.

El diseño en general se ve muy moderno y acorde al 2020. Por alguna parte leí que estos bordes todavía se veían muy gruesos, pero a mi juicio entran en el tamaño perfecto. Recordemos que en el caso de los tablets se suele ocupar más superficie al momento de tomarlos con ambas manos, por lo que si fueran más delgado sería un caos de toques no intencionales.

Los parlantes están ubicados en la parte lateral del iPad, y pese a que no tienen la tecnología de ubicación especial que introdujo el iPad Pro, es muy difícil taparlos por completo al tomarlo con una o dos manos. También en la parte lateral encontraremos un lector de Touch ID en el botón de encendido. Este funciona muy bien, aunque mi única recomendación es que guarden los dedos de ambas manos, ya que no siempre lo tendremos en la misma posición.

Sobre el resto, poco para decir, pero para bien. El iPad Air de 4ª generación es una muy buena pieza de ingeniería y se siente muy bien construido, siendo una sola pieza de aluminio, con un peso considerable pero no incomodo y unas 11 pulgadas —a mi parecer— exactas para este tipo de dispositivos. Si lo que están buscando es algo que se sienta “premium”, entonces van. por el camino indicado.

Ah, sí, no me olvido: ahora tiene USB-C, así que podemos andar con un cargador prácticamente para todo, excepto para el iPhone. Además tiene la parte superior con imanes para que podamos unir nuestro Apple Pencil en caso de que hayamos comprado uno. Y, finalmente, en la parte posterior, tiene unos pines magnéticos para conectar accesorios, como el Magic Keyboard, por ejemplo.

No quiero hacer de este review una comparación con el iPad Pro, pero ya que estamos en estas instancias, es necesario recalcar que acá encontramos el último procesador de Apple: el A14 Bionic. En el papel es el mejor procesador que podemos encontrar para un dispositivo móvil y, bueno, en la práctica también.

Un centro multimedia para todas las edades

Primer día con el iPad Air y comencé, casi por inercia, a consumir muchísimo contenido en YouTube en él. Después de un par de días me pregunté a qué se debía y la respuesta fue bastante obvia: su pantalla. Encontramos un panel IPS con resolución de 2360 x 1640 pixeles en 10.9 pulgadas que realmente se ve espectacular. Sin duda que Apple se ha graduado con honores calibrando estos paneles, y sube las expectativas al máximo de ver un panel OLED de este tamaño en futuras generaciones.

Pese a que no vemos el panel de 120Hz que vemos en el iPad Pro, creo que para el común de la gente no será un problema. Sin duda que los que notarán la diferencia serán aquellos que exijan el dispositivo a nivel profesional o aquellos que tengan algunos juegos optimizados para esta tasa de refresco.

Segundo, tiene unos parlantes que sobresalen sobre cualquier otro tablet en este segmento de precios. Su sonido estéreo cumple con creces cuando estamos viendo contenido en YouTube o Netflix, por ejemplo. En un momento me puse un poco más crítico y encontré que los bajos no suenan tan potente, pero creo que eso es porque el resto suena tan bien que lo exigí mucho más de lo que correspondía.

En general, el dispositivo cumple con todas las casillas para ser el centro multimedia para toda la familia, siendo totalmente intuitivo para adultos y pequeños. De hecho, me llevó a usarlo por sobre el computador —o muchas veces la TV— por razones que aún no descubro. Como les digo, esto está bien diseñado y pensado de frentón.

Todo fluye al son de iPadOS 14

Pese a que todavía queda espacio para mejorar, iPadOS funciona de mil maravillas. La optimización del hardware de Apple y su propio software llega a un nivel muy superior respecto de su competencia. Los gestos que iOS popularizó funcionan de manera totalmente intuitiva y te toma —literalmente— 10 segundos acostumbrarte. Todavía quedan un par de detallitos estéticos en algunas actualizaciones, pero me imagino que se irán solucionando con el pasar de las semanas.

El iPad Air está avanzando pasito a pasito a postularse formalmente como un reemplazo a tu computador, y es por eso que ahora tenemos compatibilidad para conectar un mouse y un teclado Bluetooth, lo que aumenta la productividad en este dispositivo de forma radical. Imaginen que hasta pude comenzar a manejar planillas Excel livianas. Voy a detallar más esta experiencia en un artículo aparte en las próximas semanas, pero quiero dejar en claro que dejar el notebook en casa para tareas cotidianas ya no parece una idea tan descabellada.

Ah, sí, esperen, tengo una crítica. Me ha ido faltando un poco más por parte de las principales apps en optimizar el espacio que da el iPad. Al ya conocido caso de Instagram, se suman varias aplicaciones que solo estiran el contenido que vemos en iOS. Vamos, chicos, hay mucho espacio para sacar provecho acá.

El ejemplo más claro de lo bien que se puede ocupar el dispositivo es que todo este review está escrito en el mismo iPad Air con el Magic Keyboard y me acomodó incluso más que escribirlo en el computador de escritorio o en el notebook. Junto con esto, gestionar mi correo, navegar, ver YouTube y un montón de cosas más. Creo que lo único que extrañé de verdad fue tener la posibilidad de utilizar WhatsApp de alguna forma en el dispositivo para así no tener que recurrir a mi teléfono cada vez que me hablaban.

¿Y la batería? Vaya que batería. Realmente no es una preocupación que deban tener en mente. Después de usar el iPad por un par de horas al día, al día siguiente todavía estaba en 80%. Luego, al comenzar a utilizarlo de forma más intensa, al menos unas 4 o 5 horas al día, obtuve consistentemente dos días de uso. En los días en que se usó de forma más ligera, una media hora o una hora al día, ya perdí la cuenta de cuantos días llevo sin cargarlo. Vuelvo a repetirlo: ¡vaya batería!

Sin LiDAR, pero con buenas cámaras

No quiero enfocar esta sección en la cámara trasera, porque siempre he pensado que uno termina viéndose medio ridículo al sacar fotos con un tablet. Sí, se que hay casos en que podremos ocuparla para digitalizar documentos o algo por el estilo, y para eso cumple con creces. De hecho, con buena luz logramos unas fotos bastante buenas.

De noche sí nos encontraremos con algunos problemillas y tampoco tendremos la opción de recurrir al modo nocturno para solucionarlos. De todas formas, ¿por qué querríamos estar tomando fotos de noche con un iPad?

La cámara frontal, que es —con toda seguridad— la que más utilizaremos, se comporta súper bien. FaceTime se ve muy bien, sobretodo ahora que podemos acceder a este sistema en 1080p. La experiencia es muy buena en otros sistemas de videollamadas también, y sin ningún problema al tomar una selfie de vez en cuando. Para grabar video también está bien. En resumidas cuentas, cumple totalmente para realizar todas estas funciones, aunque sería ilógico pensar que está al nivel de las cámaras de los actuales iPhone.

Conclusión

No nos alarguemos más de lo necesario, vamos directo al grano: ¿Vale la pena comprar el nuevo iPad Air? La respuesta va a ir dependiendo de que sea lo que necesites, pero mi primera impresión es que si estabas pensando en gastar casi un millón de pesos en un iPad Pro, no deberías hacerlo. En el general, el iPad Air es una mejor opción en relación precio-calidad.

Sin duda que Apple dio un gran salto este año pasando a este formato de diseño, renovando las entrañas de este dispositivo y llevando iPadOS donde está actualmente. Con toda esta combinación el iPad Air se está convirtiendo en el estándar para su propia competencia, marcando la pauta de como hacer las cosas bien.

El precio puede parecer un poco alto, pero si en realidad necesitas un dispositivo para consumir contenido multimedia, creo que vale la pena pagar cada peso. El iPad Air de cuarta generación ya está disponible en Chile por un precio que parte en los CLP $649.990 y podremos encontrarlo hasta en 5 colores: plata, gris, oro rosa, azul y verde.

Más noticias
MediaTek Dimensity 1200 portada
MediaTek presentará su nuevo procesador Dimensity 1200 muy pronto