Review Fitbit Ionic

Durante el último mes te hemos traído los análisis de toda la gama de medidores que ofrece Fitbit en nuestro país, hemos vito el Flex 2, el Alta HR, el Charge 2 y recientemente el Blaze, dispositivo que se asemeja más a un reloj inteligente, pero que se aleja un poco de ese concepto debido a su sistema operativo y métodos de navegación.

El año pasado, Fitbit compró la empresa conocida como Pebble, famosa por sus relojes inteligentes, y gracias a esa compra han lanzado su primer smartwatch, llamado Fitbit Ionic, el cual es el protagonista de este análisis.

El Ionic cuenta con un exquisito diseño en metal pensado en deportistas, con una pantalla táctil de 1.42 pulgadas con una resolución de 348 x 250 pixeles, que se aleja del clásico diseño cuadrado o circular de los relojes inteligentes de otras empresas y con especificaciones que prometen estar ante el mejor medidor de actividad física del mundo.

Detalles técnicos

Fabricante y modelo

– Fitbit
– Ionic
– Estado inicial: Nuevo
– Unboxing: Fitbit Ionic, Cable magnético de carga, Pulsera clásica, Manuales.

Hardware

– Acelerómetro de tres ejes.
– Altímetro.
– Monitor óptico de ritmo cardíaco
– GPS integrado.
– Pantalla táctil LCD de 1.42 pulgadas
– Motor de vibración.
– Batería de litio con capacidad no especificada de hasta 4 días de duración o 10 horas con GPS activado y en uso.

Diseño

De lo primero que tenemos que hablar es del diseño de este smartwatch, Fitbit se ha querido alejar un poco del diseño que vemos en la mayoría de smartwatch de pantallas circulares y en esta ocasión han optado por un reloj de forma cuadrada, con pantalla rectangular y tres botones ubicados en sus laterales que le dan un aspecto deportivo, tal como sucede con el Blaze.

Está construido en aluminio nanomoldeado de una sola pieza, lo que les ha permitido ser uno de los dispositivos con más sensores en su interior para favorecer la medición de actividad física y a su vez, ser resistente al agua, pudiéndose sumergirse hasta 50 metros. Está disponible en tres colores, Gris Carbón, Gris Plateado y Naranjo Fuego.

 

En los laterales nos encontramos tres botones texturizados, el de la izquierda enciende la pantalla y sirve para volver atrás por los menús y los otros dos sirven para navegar por la interfaz, lo cual comentaré en profundidad más adelante. En la parte trasera tenemos el sensor de ritmo cardíaco, que funciona 24/7, y los pin de carga magnéticos. En el frontal, además de su pantalla con grandes marcos y el logo de Fitbit, tenemos un sensor de luz ambiental para subir o bajar el brillo.

Por supuesto que si hablamos de si es bonito o no, entramos a un aspecto plenamente subjetivo, pero a mi gusto y habiéndolo usado durante dos semanas, me ha parecido agradable a la vista y muy cómodo en la muñeca, siendo uno de los pocos relojes que he podido utilizar incluso mientras duermo y sin ninguna molestia. ¿Cómo metieron tal cantidad de sensores en un cuerpo tan liviano?

Otro aspecto muy positivo de su diseño, son sus correas intercambiables, que tal y como ocurre con el Apple Watch, hacen uso de un sistema propio para quitarlas y, como no, funciona muy bien, siendo fáciles de remover y colocar las nuevas. Fitbit tiene a disposición correas de cuero, deportivas y la clásica que se incluye con el Ionic en dos tamaños, y existen infinidad de correas disponibles a través de terceros.

Pantalla

Claramente no estamos ante el primer reloj de Fitbit, pero si que el Ionic es el primer smartwatch de la empresa. ¿Qué significa esto? que por primera vez podemos utilizar aplicaciones o navegar a través de la interfaz con una pantalla táctil, como si se tratase de un Android Wear o un Apple Watch.

La pantalla del Fitbit Ionic es rectangular, tiene un tamaño de 1.42 pulgadas con tecnología LCD y cuenta con una resolución 348 x 250 pixeles, estando además, protegido por Corning Gorilla Glass 3.

La pantalla se ve muy bien en cualquier condición de luz, llegando a superar los 1000 nits y su sensor de luz ambiental actúa de las mil maravillas, por lo que nunca fue un problema ver la pantalla, incluso utilizando gafas de sol.

Medición de actividad

Si hay algo en que todos los medidores de Fitbit nos han sorprendido, es en la calidad de la medición de actividad física y deporte que hacen, y el Ionic no es la excepción, es más, te aseguro que es el mejor.

En su interior cuenta con prácticamente todo lo que se necesita para esta tarea, acelerómetro y giroscopio de 3 ejes, sensor óptico de ritmo cardíaco, altímetro y GPS, por lo que la medición de la actividad se realiza durante todo el día y noche de forma continua, sin que tengamos que indicarle al reloj que empezaremos alguna rutina. Esta tecnología es la misma que ya se utiliza en los otros medidores de la empresa y que recibe el nombre de SmartTrack.

Con esta función y gracias a sus sensores, el Ionic determina automáticamente la cantidad de pasos que damos, los KM recorridos, los minutos activos, las calorías que hemos quemado y la cantidad de pisos que hemos subido durante un día. También precisa durante las 24 horas del día el ritmo cardíaco que llevamos, otorgando información en reposo y en actividad, y gracias a ese sensor, también nos permite llevar un seguimiento de la calidad y duración de nuestras horas de sueño.

Bueno, pero todo eso ya lo hacen los dispositivos más económicos de Fitbit ¿Qué diferencia al Ionic? Hay dos puntos importantes a favor del Ionic, primero, este smartwatch es resistente al agua, más específicamente, podremos sumergirlo hasta 50 metros, por lo que no habrá problemas al llevarlo a nadar y es precisamente esa una de sus ventajas, el Fitbit Ionic permite medir la cantidad de distancia nadada y los braceos (o largos) de forma completamente automática.

Por si eso fuera poco, incorpora un chip GPS , por lo que podremos salir a realizar actividad física y rastrearla, sin necesidad de llevar el smartphone.

Pero y ¿qué pasa si quiero llevar seguimiento en vivo de las estadísticas que llevo mientras realizo actividad física? El reloj permite con solo presionar un botón iniciar una actividad, las cuales pueden ser: Ciclismo, Correr, Natación, Entrenamiento, Entrenamiento de intervalos, pesas o carrera en cinta; y en la pantalla se nos irá mostrando nuestro progreso, pero si queremos ver detalles como el mapa del recorrido, o gráficos de nuestra actividad cardíaca, debemos recurrir a la aplicación del teléfono.

El reloj almacena durante 7 días el registro completo de nuestras actividades, y durante 30 días nuestro resumen diario, en caso de que no tengamos a mano el smartphone para sincronizar la información en la aplicación, de la cual hablaré a continuación.

Aplicación y Coach

Como ya saben, hemos analizado toda la gama de dispositivos de Fitbit, que llegarán a Chile, durante el último mes, y en el review del Flex 2 hemos hablado algunos detalles de lo que puede hacer la aplicación que controla estos relojes, pero por supuesto que en Ionic tenemos alguna diferencias.

Lo primero es que en la pantalla principal de la aplicación podemos hacer seguimiento de todas nuestras estadísticas, registradas tanto de forma manual como automática, separándolas por día y es aquí en donde en cada apartado se nos ofrece gráficos completos de como hemos progresado. También tenemos la posibilidades de establecer metas u objetivos de actividad física diaria o de peso corporal. La aplicación también grafica de forma completa nuestro registro de ritmo cardíaco, ofreciéndonos la posibilidad de saber nuestras pulsaciones en estado de reposo o de como hemos evolucionado a lo largo de una actividad deportiva.

Por supuesto que toda vida activa y saludable debe ir acompañado de una buen alimentación, es por eso que Fitbit también incorpora en su app la posibilidad de registrar la cantidad de agua y los alimentos que hemos consumido durante el día, determinando los macronutrientes que contiene cada alimento, ya sea grasas, carbohidratos o proteínas y grafica ese contenido para informarnos si nos estamos alimentando bien y mal. Bien por Fitbit en este sentido.

Fitbit Coach

Pero y, ¿Qué pasa si queremos entrenar y no sabemos como? Fitbit nos trae la solución a través de Couch, un servicio de suscripción, con una opción gratuita, que nos permite llevar un entrenador -o entrenadora- a nuestra muñeca y smartphone. Maravilloso, ¿no?

Con Fitbit Coach tendremos acceso a miles de rutinas y programas de entrenamiento dirigidos a través de voz por un entrenador. Pudiendo seguir rutinas guiadas a través de audífonos Bluetooth en el Ionic.

Fitbit sabe que no todos los humanos reciben el mismo entrenamiento y es por esto que al iniciar la aplicación se realiza una prueba diagnostico en la que determinará el nivel de exigencia que tendrán tus rutinas. Puedes elegir los objetivos que quieras y Coach se adaptará. Existe opciones para bajar peso, ganar fuerza o incluso para prepararnos para una corrida y cada una de ellas posee diferentes rutinas que se adaptan a tus posibilidades, por ejemplo, si posees una cinta corredora en tu casa, Coach utilizará dicho elemento para preparar tu rutina.

Por otra parte, Coach se adapta con los datos que entrega el Ionic, por lo que si SmartTrack detecta que hemos estado nadando por muchos días seguidos, la aplicación nos recomendará que hagamos otro tipo de actividades, como podría ser salidas a correr o un trabajo de fuerza utilizando nuestro propio peso corporal.

Además, cuando inicias una rutina, el reloj o smartphone te mostrará imágenes o videos, de como realizar cada ejercicio de la forma correcta.

Con Coach no hay excusas para quedarse acostados, así que solo hace falta motivarse. Coach tiene un precio similar a una suscripción a Netflix o Spotify.

Sistema operativo y uso

Lamentablemente no todo podía ser perfecto y la parte fea del Fitbit Ionic viene por parte del sistema operativo fabricado en casa por la empresa.

Fitbit OS es el encargado de dar vida a este smartwatch que sale a competir con Android Wear y watchOS, pero que en la practica y en aplicaciones se queda a años de ellos.

Primero hablemos de su interfaz de usuario, tenemos una página principal personalizable con 17 watchfaces, algunos clásicos y otros más deportivos, pero todos ellos centrados a actividad física, mostrando datos de nuestra actividad diaria o ritmo cardíaco de momento, actualizándose en tiempo real. Estos fondos no son personalizables. Si deslizamos a la derecha tenemos un par de ajustes rápidos para desactivar notificaciones y encender la pantalla automáticamente; deslizando hacia abajo tenemos un acceso rápido al control de la música y si deslizamos hacia arriba tenemos fácil acceso a las notificaciones, las cuales solo podemos observar y no se pueden contestar, además, estas notificaciones no se agrupan por notificaciones y no se descartan si las vemos o descartamos en el teléfono.

Por otra parte, si deslizamos hacia la izquierda tendremos acceso a las aplicaciones instaladas, que son 11: Hoy, Ejercicio, Música, Coach, Relax, Wallet, Temporizadores, Alarmas, Strava, El tiempo y Configuración. ¿Y donde está Spotify? Aquí empiezan los problemas, el servicio de streaming asociado a Fitbit es Pandora, y éste no está disponible en América Latina ni Europa, por lo que no está instalada y por supuesto, no tendremos la posibilidad de escuchar nuestras listas de reproducción directamente desde el reloj. Por otra parte, tampoco he podido controlar la música que se está reproduciendo desde el teléfono asociado, por lo que la única opción es almacenar música (hasta 300 archivos MP3) en la memoria interna del Ionic utilizando un programa disponible en Windows y macOS. Para escuchar esta música, por supuesto que necesitaremos unos audífonos Bluetooth. La reproducción de música es parte esencial de un smartwatch y espero que Fitbit mejore en este apartado.

[ACTUALIZACIÓN] Fitbit ha señalado que, debido a un error, no he podido controlar la música del teléfono desde el Ionic, pero que si debería poder, tal y como sucede con el Blaze)

A la lista limitada de aplicaciones se le suma el mal rendimiento general del equipo. el cual se mueve lejos de la fluidez que nos tiene acostumbrados Android Wear o un Apple Watch y presentando lag por toda la interfaz de usuario en ocasiones.

Eso sí, no todo es malo, las aplicaciones disponibles están bien diseñadas, y todas hacen uso de los dos botones del lateral derecho para navegar sin tocar la pantalla, y hablando de navegación, el botón lateral izquierdo funciona para volver al inicio o apagar/encender la pantalla y los del lateral derecho abren las aplicaciones Hoy (información de tu actividad física diaria) y Ejercicio (que permite iniciar una actividad de forma manual, como una salida en bicicleta).

Cabe destacar que si dejamos mantenido el botón de encendido tendremos acceso a Fitbit Pay, un método de pagos de la empresa en que podremos añadir un tarjeta de crédito para hacer pagos con el chip NFC que incorpora, pero esta función sólo está disponible en Estados Unidos

Batería

Fitbit nos promete en su sitio web hasta 4 días de duración y 10 horas de batería utilizando el GPS (sin llevar el teléfono), y en la prueba que he realizado puedo comprobar que esto es mejor de lo que ellos dicen.

La batería del Fitbit Ionic me ha durado al rededor de 5 días y medio, del 100% hasta que se agotó, utilizando el GPS en un par de ocasiones. Esta duración ha sido demostrada en dos ciclos de carga, por lo que la duración del Ionic es espectacular y muy alejado de lo que ofrece la competencia, que con suerte, ofrece 1 día y medio. Esto resulta en que el Ionic es el primer smartwatch que no necesito quitarme por las noches, que ni siquiera es una necesidad debido a su comodidad.

Eso sí, el método de carga es a través pins ubicados en la parte trasera, y para cargarlo, el cable y el Ionic incorporan un imán que me ha parecido algo sensible y fácil de desconectar, pero nada grave, solo se debe coloca en la posición correcta. Al rededor de 1 hora y 30 minutos ha demorado en cargar hasta el 100%, conectado a un cargador convencional de teléfono, aunque Fitbit recomienda cargarlo con un computador.

Conclusión

¿Estamos ante un buen medidor de actividad física? Probablemente el mejor. ¿Estamos ante un buen smartwatch? Tengo mis dudas.

El diseño del Fitbit Ionic es realmente muy bueno, se siente muy cómodo y es muy liviano pese a que su tamaño te pueda hacer pensar otra cosa. Sus correas poseen un sistema rápido y fácil para intercambiar, y todos los datos que te otorga son muy precisos.

Punto aparte para la sobresaliente batería y la aplicación Coach, que llevará un entrenador personal a nuestra muñeca.

El real problema es su software, que simplemente no está a la altura de Android Wear ni watchOS, ya sean en aplicaciones o la fluidez general del sistema y en este sentido hay mucho por mejorar por parte de la empresa, lo bueno es que Fitbit está constantemente actualizando el sistema operativo y de forma directa. Su precio lo vale completamente.

✅ Diseño, calidad de los materiales y comodidad.
✅ La medición de actividad física es muy precisa.
✅ Batería de 5 días.
✅ La aplicación de Fitbit es muy completa.
✅ Fitbit Coach te lleva un entrenador personal a tu muñeca.
✅ Resistencia al agua hasta 50 metros, perfecto para ir a nadar.

❌ Su software aún está en pañales.
❌ Algunos errores de sincronización y notificaciones perdidas.
❌ La pantalla podría haber ocupado más parte del frontal.

Disponibilidad

El Fitbit Ionic estará disponible a partir de la primera semana de noviembre en tiendas Falabella, Ripley, Paris y Sparta a un precio de CLP $279.990 y las correas deportivas se venderán por separado.

8.5 10
8.5
Review Fitbit Ionic Uno de los mejores medidores de actividad física que podrás encontrar con un diseño llamativo pero que cuenta con un sistema operativo en pañales que tiene mucho por mejorar.
Diseño 9.5
Pantalla 9.0
Medición de actividad 10
Aplicación y Coach 9.0
Sistema operativo y uso 6.0

1 Comentario Unirse a la conversación →


  • JuanHx

    Excelente review. Se ve bastante bueno la verdad, pero su OS me hace dudar…