[Opinión] Así sería mi smartphone ideal para este 2019

En los últimos años la tecnología avanzó — y avanza — a pasos agigantados. Uno de los mayores campos en donde vemos reflejado esto es en el del smartphone. En lo personal, me parece que ya estamos en condiciones de decir que portamos verdaderas computadoras de bolsillo.

Pero como el tiempo no se detiene, las innovaciones tampoco deben hacerlo. Es así como a cada instante vemos novedades por parte de los fabricantes aplicadas a los móviles — entre otra innumerable cantidad de productos más — para generar esa necesidad de adquirir lo nuevo, de renovar lo viejo.

2019 aparenta ser un gran año, con propuestas singulares y hasta arriesgadas.

Publicidad

Ahora bien, ante tanta variedad de opciones, uno se puede preguntar: ¿Qué escojo? ¿Cuál será la mejor opción?

En esta columna de opinión mi idea e intención es (auto)responderme esas inquietudes formando mi propio teléfono ideal basado en las tecnologías que ya están presentes… o en última instancia de aquellas que se perciben como algo alcanzable a lo largo de este mismo año. En otras palabras, voy a “construir” mi smartphone conceptual, irreal y, al mismo tiempo, perfecto desde mi apreciación personal.

“Construyendo” mi smartphone ideal: pantalla

Primero que nada quiero tener una pantalla no demasiado grande, adaptada a esta tendencia de esos bordes bien reducidos. Me parece que 5 pulgadas con esos biseles ínfimos sería lo mejor. Para mí, el tamaño es algo que sí importa.

Me parece que soy de las pocas personas a las que un notch les es algo indiferente. Peeero, ya que tengo capacidad de elección, entonces opto por la ausencia del mismo. Me inclinaría por una propuesta como la de un Galaxy S9, por dar un ejemplo. Con esas esquinas redondeadas y unas terminaciones bien acabadas y delicadas.

La tecnología de ese display que sea Super AMOLED, por favor. Samsung es quien mejores paneles está haciendo desde hace rato, así que aquí no lo pienso ni dos segundos.

Hardware

Aquí mi elección puede sonar algo contradictoria cuando pasemos al apartado del software. Por lo pronto, elijo el nuevo procesador que Apple vaya a presentarnos este año con sus nuevos iPhone.

Ojo, que la calidad de su potencia también va muy de la mano con la optimización que logran con el sistema operativo propio. Pero bueno, supongamos que ese rendimiento se equipara con mi elección personal a pesar de las diferencias en compatibilidad.

La GPU va a ir muy de la mano con el SoC. No soy de los que se fijan en este ítem. No obstante, le colocaría la Adreno 640 propia del Qualcomm Snapdragon 855.

Pasando al almacenamiento interno, no suelo exigirle la misma cantidad a un teléfono que a un computador. Sin embargo, no se puede ignorar que cada vez van ofreciendo mayor cantidad.

Dicho y aclarado eso, con 128GB está más que bien. Eso sí, POR FAVOR, quiero mi slot para tarjeta MicroSD. A pesar de que me dieran un móvil con 1TB de almacenamiento interno, igualmente quiero mi ranura para esa tarjeta. Es una vieja costumbre que me gusta, y ya que invertí en su momento por una de gran capacidad y calidad, la deseo mantener.

Después de todo, este es MI smartphone, es lo que yo “construyo”. La imaginación no debe por qué tener límites.

Para la memoria RAM intuyo que con 8GB voy más que sobrado. Sí, hay opciones con más, pero no veo como algo primordial tanto si uno no le llega a sacar el verdadero provecho.

Cámaras (y diseño del móvil)

Supongo que con el subtítulo y la imagen que le acompaña pueden darse una idea de por qué las cámaras van relacionadas con el diseño del aparato.

La propuesta que trajo Oppo con su Find X simplemente me enamoró. Ese desliz automático parece algo futurista y da un aspecto sobrio, elegante y diferencial.

¿Qué mejor manera de tener bordes bien reducidos y no sacrificar una cámara de calidad? Hasta ahora no vi una propuesta más atractiva.

Para la cámara frontal no soy de sacarme selfies ni nada de ello, de hecho prácticamente ni la uso. No tengo una en particular a la cual referirme, aunque ya que estamos, con que sea una sola lente de gran calidad listo.

Para la cámara posterior, bueno aquí se viene una fusión un tanto extraña. La triple cámara del Huawei Mate 20 Pro demostró ser de gran jerarquía, pero lo que ha logrado Google su Pixel 3 — y 3 XL — con una sola lente es digno de admirar. Por lo tanto, que al lente principal de esa triple cámara le pongan la calidad de efecto bokeh y el modo Night Sight del terminal de la gran G.

Y además, que la presentación de esas tres lentes no sea en un cuadrado como en el Mate 20 Pro. No, que se ajuste de manera horizontal junto con el flash LED en la abertura que me daría una tecnología como la del Oppo Find X.

Para el video, en donde mejor estabilización he visto en lo personal es en los iPhone. Ahora bien, a ello por favor súmenle la calidad de sonido que capturan los de Samsung.

Conectividad

Aquí solicito Wi-Fi 6 — ya que estamos, no escatimemos en conectividad –, Wi-Fi de doble banda y Wi-Fi Direct, Bluetooth 5, radio FM (no la uso, pero igual que esté habilitada, si todos portan radio), NFC, GPS, conector jack de 3.5 mm para auriculares y conector USB tipo C.

Si bien la tecnología del 5G todavía no está del todo desarrollada y desplegada… igualmente codicio por que me coloquen el módem Qualcomm Snapdragon X50 para esta conexión. Prefiero tener por si acaso.

Desbloqueo

Más allá de las típicas opciones de patrón, contraseña, etc… también deseo un lector de huellas debajo de la pantalla.

Un sistema de reconocimiento facial como el de Apple sería muy bueno. La cuestión es que opté por un diseño como el Oppo Find X, así que la cámara no estaría siempre al pendiente en este caso. Por lo tanto, me quedo únicamente con que me reconozcan mi dedo. Después de todo, esta última opción funciona muy bien hasta en la oscuridad, no debo de preocuparme en ello.

Batería

Prácticamente el único campo en el cual no han habido avances, el de la batería. Ahora bien, como el resto de componentes sí evolucionaron/evolucionan, esto trae como consecuencia algún que otro beneficio hacia la pila.

El procesador que venga con mi teléfono será potente, pero también eficiente. Esos son los dos pilares en los cuales vienen dando énfasis los fabricantes.

Teniendo en cuenta eso, más el tamaño y tipo de pantalla, con 3.000 mAh llegaría bien a una jornada entera. Si pidiera más, simplemente sería mejor. Aunque las compañías en la mayoría de sus terminales tratan de hacer que duren un día, de ahí mi elección. Eso, aparte del espesor y peso que lleva consigo.

Sistema operativo

Llegamos al último apartado técnico. Si mal no recuerdan, les anticipé que el procesador sería algo contradictorio. Es decir, aspiro al chipset de Apple pero optimizado para Android (como dije, la imaginación no tiene límites).

Soy usuario de Android de toda la vida. Tuve en mis manos en algún par de ocasiones algunos iPhone. Y si bien son teléfonos muy lindos, no me puedo acostumbrar a su interfaz. El software de la gran G lo tengo como algo incorporado y natural a estas alturas.

Con todo lo bueno y lo malo que ello implique, con las ventajas y desventajas en seguridad y actualizaciones, yo voy por los de Mountain View. Y sí, como mínimo que sea Android 9 Pie SIN capa de personalización.

Precio, ¿realmente importa en este caso?

Luego de haber creado mi smartphone ideal, no me parece que el precio deba ser algo a preocuparme o hasta sorprenderme. O sea, de la famosa frase la calidad tiene su precio, como aquí opté por componentes de última generación es bastante obvio esperar un costo final considerable.

Como mínimo ojalá que no me pidas esas cifras exuberantes como por los iPhone XS Max. Y ni que hablar de ese supuesto valor que tendría el móvil plegable de Samsung. Pero bueno, sé que barato no sería.

Por cierto, no escogí la tecnología plegable puesto que no le encuentro sentido. Menos aún si considero lo del Royole FlexPai. Al doblarse queda un sector muy tosco, la propuesta en sí no me convence y no lo veo como una tecnología revolucionaria como cabría de esperarme. No me genera esa necesidad de consumir algo así.

Ahora te toca a ti

Habiendo presentado mi propuesta, con las justificaciones de por medio, ahora es tiempo de que seas tú quien “arme y presente” su smartphone ideal para este 2019.

Te invito a que en la sección de comentarios coloques cómo sería tu teléfono perfecto, siempre considerando las tecnologías presentes o que vayan a ser prácticamente un hecho a lo largo de este año.

Así que dime, ¿cómo sería tu móvil ideal en este ciclo?

11 Comentarios Unirse a la conversación →