Buses ByD Transantiago

Los proyectos en Chile para impulsar la electromovilidad

El transporte en Chile, tiene 35% de consumo energético. De este porcentaje, el 98% corresponde a derivados del petróleo. Esto provoca que cerca del 20% de emisiones de gases efecto invernadero (GEI), sean atribuibles a este combustible.

Por dicha razón, Chile espera reducir considerablemente estas emisiones, y a su vez la dependencia por el petróleo importado. Además, que de aquí a 2040 el parque automotriz llegue a un 40% de vehículos eléctricos y un 100% en el transporte público.

En 2018, el uso de estos vehículos tomó connotación social. Durante los dos últimos años -al igual que el próximo- se ha recibido a la Fórmula E, la competencia de autos eléctricos.

Hace poco el gobierno presentó una red de electrolineras, y una app que indica a los conductores donde están ubicadas estas. Por último, se espera que en abril esté disponible una plataforma de información respecto a la electromovilidad.

Tanto el actual gobierno así como el anterior, han tenido sus propuestas para esta materia. Y en esta nota te las contamos. ¿Bastarán para impulsar la electromovilidad en Chile? ¿Qué otros proyectos en esta materia veremos en el futuro?

La ruta energética

La ministra de Energía, Susana Jiménez, lanzó el pasado 28 de mayo el programa de gobierno en materia de energía para el periodo 2018-2022. Esta “carta de navegación” cuenta con diez puntos a desarrollar en materia energética. Uno de ellos, electromovilidad.

En este punto, el gobierno busca promover un transporte más eficiente, con énfasis en la electricidad.  Para esto, cuenta con algunos objetivos, uno es crea una plataforma, la cual otorgará datos de eficiencia energética para vehículos livianos y pesados. Además, se espera avanzar en la incorporación de tecnologías de bajas y cero emisiones que permitan reemplazar el diesel. Para lograr esto, se espera que el ministerio de Transporte y Telecomunicaciones elimine las restricciones para el uso de gas en vehículos particulares.

Para lograr los objetivos planteados, el ministerio busca impulsar algunos ejes programáticos para el apartado de la electromovilidad. El primero de ellos es disponer de regulaciones que favorezcan el desarrollo seguro, sostenible y eficiente. En este apartado, sólo se habla de fijación y regulación de la instalación de los cargadores para los vehículos. Además de trabajar en conjunto con otros ministerios para incorporar dicha tecnología en normativas. En ningún momento se plantea reducir los impuestos para los vehículos eléctricos, y ante esto la ministra señaló: “tenemos otro tipo de incentivos”.

Otro punto señalado en dicho programa es promover el uso de vehículos eléctricos en el transporte público. Para esto, impulsará la incorporación de estándares de eficiencia energética para la renovación de buses del Transantiago y el transporte público en regiones. Es por eso que el gobierno busca incentivar la incorporación de vehículos eléctricos, a hidrógeno o gas natural. Lo mismo se espera hacer para taxis, taxis colectivos y flotas comerciales.

Llegando al final de la Ruta Energética, se indican dos puntos. El primero de ellos es el impulso a proyectos de investigación y desarrollo de la electromovilidad. Por último, aumentar la difusión e información de esta tecnología.

Si quieres conocer el programa completo, haz click AQUÍ

Compromiso público-privado

El 5 de diciembre de 2018, el gobierno a través de sus ministerios de Transporte, Energía y Medio Ambiente, firmaron en conjunto con la CORFO, un compromiso público-privado con 38 empresas. La instancia busca desarrollar acciones y proyectos que fomenten e impulsen la electromovilidad en Chile.

Las empresas e instituciones deberán llevar a cabo seis puntos acordados, según correspondan sus funciones, estos son:

  1. Aumentar la oferta de autos eléctricos.
  2. Aumentar la disponibilidad de electrolineras a lo largo del país.
  3. Impulsar proyectos de investigación en electromovilidad.
  4. Impulsar el desarrollo de capital humano capacitado para desempeñarse en dicha área.
  5. Aportar información a la plataforma dispuesta por el ministerio.
  6. Participar en instancias de colaboración público-privado.

De los puntos anteriores, cada empresa o institución dispone de sus metas y compromisos. En el listado existen empresas, asociaciones, casas de estudios, entre otras. Algunas de estas son:  Universidad Técnico Federico Santa María, Copec, Turbus, Duoc UC, Enel X, ANAC, Centros de Energía de la Universidad de Chile y Universidad Católica, Engie, ByD, Volvo, Chilquinta, Europcar, Nissan, Universidad de Santiago de Chile, Banco Estado, BMW i, Universidad Austral, Automóvil Club Chile, INACAP, Siemens, Universidad San Sebastián, Corfo, entre otros.

Conoce este compromiso completo, el listado de quienes lo componen y sus compromisos AQUÍ

Estrategia Nacional de Electromovilidad

Fue la primera propuesta presentada por algún gobierno en Chile, durante el gobierno anterior, y proponía las metas señaladas en un comienzo. Contaba principalmente con cinco ejes programáticos: regulaciones, transporte público, investigación y desarrollo, impulso, y transferencia de conocimiento.

Las propuestas aquí señalas, fueron abordadas posteriormente en La Ruta Energética, el programa de gobierno del actual presidente. En ambas, se señalan formas de regular la instalación de cargadores, incentivar el transporte público eléctrico, fomentar la investigación, y masificar la información de la electromovilidad.

Consulta AQUÍ la pasada Estrategia Nacional de Electromovilidad. 

Síntesis

En 2017 se lanzó la primera estrategia gubernamental para impulsar la electromovilidad. Un año después, fue otro gobierno quien recogió esta y le dio otro impulso. Todos los proyectos y acciones señalados a lo largo de esta nota, van por el camino de impulsar el uso público de vehículos eléctricos, ya sea en buses o taxis.

Por otro lado, se busca dotar a la gente con todas las condiciones necesarias para tener un vehículo eléctrico. Esto, desarrollando un capital humano en Chile que pueda hacerse cargo de cubrir las necesidades del impulso de esta tecnología, así como de su mantención. Se fijan estándares para la implementación de más cargadores, se crea una plataforma que le entregará a la gente toda la información que requiera respecto a la electromovilidad y se llega a alianzas privadas para que de la misma forma impulsen dicha tecnología.

¿El problema? El precio de los vehículos. Probablemente sea difícil para una persona común y corriente acceder a un auto que en promedio cuesta tres veces más que un auto convencional, sí, tres veces más. Mientras estos precios no se reduzcan, ya sea por competencia o por eliminación de impuestos, la gente seguirá comprando el vehículo más accesible. Mientras las políticas públicas no apunten e incentiven de manera concreta la adquisición de estos autos, la electromovilidad seguirá siendo un lujo para las empresas y para el Estado, y no para los ciudadanos.

¿Crees que esto es suficiente para impulsar la electromovilidad en Chile? 

 

 

Más noticias
Motorola One Hyper se está actualizando a Android 11