fbpx

Análisis de la cámara del Huawei Mate 30 Pro

Introducción

Durante los últimos años, Huawei ha logrado posicionarse como un referente dentro del mundo de la fotografía móvil. Este 2019, a pesar de ser bastante turbulento para la compañía, vimos varias novedades en este apartado, y obtuvimos dos equipos bastante buenos.

En primer lugar, el Huawei P30 Pro, que llegó con un revolucionario sistema de cuatro cámaras, entre las cuales se destaca el objetivo tipo periscopio, el cual permite obtener un zoom óptico de 5 aumentos. En segundo lugar, llegó el Mate 30 Pro, dispositivo que nos convoca el día de hoy, y que viene a mantener el legado fotográfico de Huawei hasta que sea presentado el P40 Pro en un par de meses más.

Antes de comenzar, debo recordarles que el completo review de este equipo ya lleva un tiempo publicado en nuestro sitio, por lo que quedan totalmente invitados a leerlo. Comencemos:

Especificaciones de la cámara

El Huawei Mate 30 Pro llega al mercado con un sistema de cuatro cámaras en la parte posterior. En realidad, al igual que en el P30 Pro, la cuarta cámara es más bien un sensor de profundidad (ToF), que permite mejorar el uso del modo retrato.

El sensor principal corresponde a la óptica cuya distancia focal es equivalente a unos 27mm (normal), es de 40 megapíxeles y su apertura es un f/1.6. La gracia de todo esto, es que se trata del mismo sensor SuperSensing que fue presentado junto al P30 Pro, que básicamente captura mucha más luz que un sensor RGB de teléfono convencional, esto gracias a su “gran” tamaño y formato RYYB, que reemplaza el subpixel verde por un par amarillo.

Por otro lado, se sacrifica el objetivo periscopio por uno más convencional que entrega un zoom óptico de 3 aumentos. Este sensor es de 8 megapíxeles, y su apertura se queda en un f/2.4.

El gran angular es quien recibe una importante mejora en tema de especificaciones, ya que en esta oportunidad tenemos un sensor de 40 megapíxeles, apertura f/1.8 y una distancia focal de 18 milímetros. Huawei denomina este sensor como Ultra-Wide Cine, y al igual que la cámara principal, es un sensor pensado en capturar mucha luz.

Las fotografías

Ahora toca ver el cómo funciona el combinado de cámaras que trae el Mate 30 Pro, por lo mismo, partamos viendo cómo se comporta utilizando los distintos niveles de zoom que ofrece.

Las tres cámaras principales (sin contar el sensor ToF) nos proveen de tres distintos niveles de zoom de manera óptica: 0.6x (gran angular), 1x (lente normal) y 3x (teleobjetivo). De manera híbrida (óptica + digital) podremos alcanzar los 5 aumentos de zoom, mientras que el alcance digital máximo se da en los 30x, tal y como podrán ver a continuación:

Como pueden apreciar, la calidad de las fotos es bastante buena en prácticamente todos los rangos de zoom que este teléfono ofrece. El aumento híbrido que tiene es bastante decente, eso sí, con ligeras aberraciones en los colores, pero podrá salvarnos en más de una ocasión en la que necesitemos una foto de algo que esté a lo lejos (por ejemplo, para capturar el detalle de una pizarra en algún auditorio).

Ya en 30x se nota demasiado el suavizado y el ruido que se produce, aunque ya es obvio dada la naturaleza del zoom digital. Sin embargo, dudo que alguien realmente necesite tanto aumento en un teléfono móvil, por lo que no es algo relevante, pero se agradece su inclusión de todas maneras.

Pasando a la calidad de las fotos en general, con el Mate 30 Pro me llevo el mismo sabor de boca que con el P30 Pro, es decir, uno bastante bueno.

Y es que el equipo logra capturar fotografías muy buenas, en el sentido de que la mayoría de las veces quedan bien expuestas (salvo en excepciones en donde tiende a sobreexponer), con colores bastante vívidos y certeros, sin caer en lo saturado como sí lo hacen otros fabricantes. El rango dinámico de igual forma es bastante bueno, ya que los detalles tanto en las sombras como en las altas luces se aprecian de buena manera.

El equipo no abusa del HDR ni del postprocesado, es decir, las fotos no salen con un exceso de nitidez o con apariencias falsas. En general, son fotos que tienden a lo neutro, lo cual es bueno para quienes les gustan editar sus fotos. A continuación podrán ver más ejemplos:

En cuanto a las fotografías con poca luz (o de noche), el Huawei Mate 30 Pro se posiciona como uno de los mejores de su categoría en este aspecto. Gracias al tipo de sensor que cuenta, el equipo es capaz de tomar fotografías con muy poco ruido (en modo automático, en formato .jpg), y muy bien expuestas a pesar de la falta de luz, aunque los colores tienden a desteñirse un poco.

El modo automático es bastante bueno, y nos servirá para prácticamente todas las fotos que queramos tomar durante la noche.

Ahora, el Mate 30 Pro también cuenta con un modo nocturno para apoyarnos en las tomas más complicadas de luz. Con este modo lograremos capturar más detalle y reducir la cantidad de ruido en la foto, ya que éste recurre a exposiciones más largas; no más de 6 a 7 segundos, dependiendo de la situación.

Eso sí, el costo de utilizar este modo es que los colores se tornan un tanto extraños (como podrán ver en el segundo ejemplo a continuación, en donde los verdes adoptan un tinte azul), además de que, como utiliza tiempos de exposición más largos, existe la posibilidad de que nuestras fotos salgan ligeramente movidas — aunque es bastante notable el trabajo de corrección que hace el teléfono para minimizar esto.

En general, recomiendo el uso del modo automático para casi todas las situaciones, salvo en donde la luz se nos complique demasiado. El modo nocturno es una función bastante útil y sorprendente de utilizar, pero si lo podemos apoyar junto a un trípode, podremos conseguir fotos de noche bastante buenas.

Como podrán ver, Huawei Mate 30 Pro es un equipo polivalente en temas de fotografía: se desempeña bien tanto de día, como de noche. Estamos frente a una cámara bastante buena, y amigable de utilizar, que permitirá hasta a la persona menos experimentada en la fotografía obtener una muy buena imagen.

Archivos RAW, modo retrato y rendimiento

Al igual que en muchos teléfonos, tenemos la opción de habilitar la captura en formato RAW una vez que accedemos al modo Pro de la cámara. Estos RAW los devuelve en formato .dng, por lo cual podrá ser reconocido en casi cualquier programa de edición que utilicemos.

Y bueno, como en todo teléfono, los archivos RAW del Mate 30 Pro no están al nivel de lo que podríamos obtener en una DSLR convencional. Estos son un tanto difíciles de trabajar, principalmente por la cantidad de correcciones que hay que realizar antes poder realizar una buena edición (mucho efecto viñeta, distorsión de colores, ruido, etcétera).

Debo destacar que el peso de estos archivos es bastante alto. Dado que la cámara principal y el gran angular captan en 40 megapíxeles (en modo automático se reducen a 10 MP), los RAW fácilmente pueden alcanzar los 70 a 80 megabytes de peso, lo cual podríamos decir que sí está al nivel de una cámara profesional. Mi recomendación: dejen que el equipo haga las correcciones, y ustedes mismos editen el .jpg con lo que puedan.

Como mencioné anteriormente, el Huawei Mate 30 Pro incluye un sensor ToF para apoyar el modo retrato. En general, estos sensores de profundidad ayudan bastante a mejorar la calidad de las fotos, ya que permiten que el software aplique de forma correcta el efecto de desenfoque, sin que parezca tan falso. Aquí funciona bastante bien, salvo en situaciones con mucho contraste o poca luz.

Ahora, el Mate 30 Pro incluye unos sensores fotográficos mucho más grandes que la competencia (el principal es de 1/1.7 pulgadas, mientras que el teleobjetivo es de 1/4″) . Esto permite dos cosas: captura más luz, y reduce la profundidad de campo cuando se utilizan aperturas amplias. Por tanto, este equipo es capaz de generar un bokeh bastante decente de manera natural. Es una buena opción para cuando no queramos utilizar el modo retrato.

En temas de rendimiento, el equipo es bastante rápido en todo: enfoque, captura y procesamiento de imágenes. No tengo nada más que decir en este aspecto, todo funciona como debe, no hay lag, ni nada que pueda provocar “inconveniencias” como si me ha ocurrido con otros equipos.

Conclusiones

El Huawei Mate 30 Pro por el momento sigue contando con la corona de DxOMark como la mejor cámara en un teléfono móvil, y la verdad es que tiendo a concordar con ellos.

Las imágenes que este dispositivo entrega son espectaculares, sin duda una de las mejores en el mercado. Con resultados constantes; bien expuestos y con colores bastante vivos, hacen que la cámara del Mate 30 Pro sea una bastante confiable para todo tipo de situaciones, incluso en muy baja luz. Eso sí, creo que no está al nivel de calidad de las fotos que obtuve con el Nokia 9 PureView, especialmente en temas de detalle. Pero eso es más de nicho, no es tan relevante.

Cuando probé el P30 Pro, mencioné que uno de mis aspectos favoritos era el hecho de que era una cámara bastante dinámica, en el sentido de que contábamos con un gran angular y un teleobjetivo que permitía hasta 5 aumentos de zoom óptico. Una combinación bastante útil, que lo convertían en un real todoterreno.

Esa misma idea tengo del Mate 30 Pro.

Incluso creo que es mejor que su hermano menor por dos motivos. En primer lugar, el gran angular recibe una mejora considerable, que permite que funcione mucho mejor en situaciones de baja luminosidad. En segundo lugar, el hecho de que el zoom óptico sea de 3 en vez de 5 aumentos.

Un zoom de 5 aumentos es equivalente a una distancia focal de 125mm, y considerando que el zoom óptico de un smartphone promedio es de dos aumentos (50mm), el salto que hay entre pasar del lente normal al teleobjetivo es bastante grande, lo que puede resultar algo molesto a la hora de querer hacer un ligero aumento a nuestra imagen. El zoom de 3x (80mm) es un punto medio bastante agradable: ni tan aburrido como el 2x, ni tanto zoom como el de 5x.

En general, la cámara del Huawei Mate 30 Pro me deja con un buen sabor de boca — es exactamente lo que esperaba. Esto me deja curioso, y porqué no, ansioso, por saber lo que están preparando para el P40 Pro, dispositivo que será presentado durante marzo de este año, y que sin duda traerá un par de novedades en este apartado.